Lentes trifocales y tecnología láser de última generación para eliminar la presbicia de forma más segura

Lentes trifocales y tecnología láser de última generación para eliminar la presbicia de forma más segura
Una operación de gran precisión puede resolver la vista cansada en pocos minutos, lo que podrá hacerse con las cataratas en el futuro
PUBLIRREPORTAJE

El ojo es el primer órgano del cuerpo en envejecer y la primera señal de alerta es la aparición inevitable de la vista cansada o presbicia. Un defecto visual que se caracteriza por la dificultad que tiene el paciente de enfocar los objetos cercanos, es decir, de ver correctamente de cerca. Por lo tanto, empezamos a forzar la visión para actividades cotidianas como leer un libro o la carta de un restaurante, escribir en el móvil, coser, realizar trabajos de bricolaje o conducir, lo que hace imprescindible el uso de gafas. Esto se produce porque con el paso de los años, el cristalino, que es la lente natural del ojo, va perdiendo su elasticidad y con ello su capacidad para enfocar las imágenes.

Se trata de una de las patologías visuales más frecuentes y afecta al 100% de la población española mayor de 50 años. Es parte del proceso natural del envejecimiento del ojo pero, afortunadamente, hoy en día se puede operar precozmente de forma más segura.

Los directores médicos José María Marín y Christian García Elskamp de la clínica oftalmológica de Oftalvist en Murcia, responsable además del servicio médico-quirúrgico de oftalmología del Hospital La Vega, indican que “la operación de vista cansada consiste en la sustitución del cristalino o lente natural del ojo que ha perdido su capacidad de enfoque por una lente multifocal artificial de última generación que hace la misma función”. Gracias a esta intervención el paciente recuperaría su capacidad de ver a todas las distancias. “Lo más novedoso en este campo es la aparición de la lente trifocal con la que el paciente puede enfocar tanto de cerca, de lejos e incluso en media distancia”, explica el Dr. Marín de este centro oftalmológico. Una alternativa en la que al grado de satisfacción es muy alto ya que permite eliminar la necesidad de gafas de forma definitiva sin evolución posterior de las cataratas y que “aunque el paciente es muy probable que necesitara de una breve neuro-adaptación para este tipo de lente implantada es lo más similar hoy en día al cristalino del ojo”.

Los doctores José María Marín y Christian García Elskamp.
Los doctores José María Marín y Christian García Elskamp. / Alfonso Durán

Ante las necesidades cada vez más exigentes del paciente por seguir manteniendo un estilo de vida en el que importa mucho la calidad de visión, será clave que el especialista realice un completo examen oftalmológico previo a la operación para valorar y escoger la lente más adecuada. Entre las diferentes pruebas a realizar, también será muy importante conocer las actividades cotidianas del paciente, así como la profesión ya que no es lo mismo trabajar en una oficina en la que se requiere fijar muchas horas la vista a la pantalla de un ordenador o conducir en horario nocturno. En este sentido es cierto que aunque algunas lentes multifocales pueden producir visión de halos por la noche, es decir, un círculo de luz al mirar por ejemplo a una farola, con las lentes de última generación este efecto secundario se minimiza cada vez más ya que son capaces de disminuir el efecto de los deslumbramientos o la pérdida de sensibilidad al contraste: “Hace unos años producían halos alrededor de la luz artificial y necesitaban un periodo de adaptación más largo, pero ahora se consigue ver bastante bien en poco tiempo”, aclara el doctor Marín. Lo normal es que tras realizar con éxito la operación, el paciente tras un periodo de adaptación entre dos días y una semana, notará que aquellas labores que antes le producían dolores de cabeza ocasionales o fatiga visual ya no lo hacen, además de una visión en alta resolución sin el uso de gafas o lentillas. Se trata de una intervención que “mejora la calidad de vida puesto que elimina la dependencia de las gafas para los quehaceres diarios y es extremadamente segura, además de uno resultados espectaculares”, subraya el Dr. García Elskamp

Operación con Láser

Según la Sociedad Española de Oftalmología, es posible realizar una corrección quirúrgica de la presbicia en casi todos los casos, aunque será el oftalmólogo quien, de forma personalizada, ofrecerá las mejores alternativas. Para el implante de estas lentes esta cirugía ocular, que no requiere ingreso hospitalario, ha avanzado mucho y, además del tratamiento manual por ultrasonidos, actualmente también se pueden aplicar los llamados láseres de femtosegundo que ayudan a mejorar el centrado en el implante de la lente. “Somos de los pocos que tenemos la tecnología más avanzada que hay en el mercado”, destaca el Dr. Marín sobre Oftalvist. “El láser de femtosegundo nos permite hacer una cirugía más exacta y segura. Además, gracias a nuestra tecnología ORA contamos con información en tiempo real durante la cirugía para ser más precisos en el cálculo de la potencia esférica de la lente a fin de obtener mejores resultados”, concreta.

Una cirugía que dura entre 15 y 20 minutos en la que gracias al láser de femtosegundo en Oftalvist sustituyen por completo al bisturí. Además, “el traumatismo ocular se reduce, ya que se aplica menor energía en el ojo. Por muy expertas que sean las manos del cirujano, el láser de femtosegundo nos aporta una precisión de máxima exactitud”, matiza el Dr. García Elskamp

En Oftalvist este tipo de intervenciones es cada vez más habitual gracias al adelanto que suponen con respecto hace unos años y en apenas un año el grupo oftalmológico ha realizado en toda España más de 5.000 cirugías de este tipo.

Si desea más información puede llamar al centro de oftalmología de Oftalvist ubicado en C/Ronda Norte, 21 en el 968281060 o en la web: www.oftalvist.es/es/clinicas/oftalvist-murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos