La Verdad
Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

La ingesta insuficiente de productos lácteos y derivados puede influir en la aparición de osteoporosis en los niños.
La ingesta insuficiente de productos lácteos y derivados puede influir en la aparición de osteoporosis en los niños.

Aumentan los casos de osteoporosis infantil

  • reumatología

  • La inmovilización prolongada, los hábitos poco saludables y los tratamientos contra el cáncer o la epilepsia son algunas de las causas del debilitamiento de los huesos en los jóvenes

Cada vez se diagnostican más casos de osteoporosis infantil y aunque los niños mayores y adolescentes tienen fracturas con cierta frecuencia y, por lo general, no se deben a osteoporosis, se debe elevar la alerta cuando las lesiones se producen por traumatismos mínimos o incluso espontáneamente.

«La frecuencia de osteoporosis infantil no está establecida, pero cada vez se diagnostican más casos debido a que muchas enfermedades, como las tumorales de los niños, tienden a convertirse en patologías crónicas con repercusión en el esqueleto por los tratamientos y la inmovilización que han presentado», afirma el doctor Juan Carlos López Robledillo, reumatólogo del Hospital Niño Jesús de Madrid. «La inflamación crónica también favorece la osteoporosis y ésta se presenta en las enfermedades reumáticas (artritis idiopática juvenil) y las que afectan al aparato digestivo (enfermedad inflamatoria intestinal). También en las enfermedades neuromusculares como consecuencia, entre otros factores, de la inmovilización prolongada».

Factores que influyen en la salud ósea

Entre los jóvenes existen factores que predisponen a una mala salud ósea con riesgo de fragilidad: el sedentarismo, la falta de exposición solar y la ingesta insuficiente de productos lácteos y derivados. «En muchas ocasiones, la osteoporosis es una enfermedad geriátrica que comienza en la edad pediátrica», alerta el doctor López Robledillo, durante su intervención en el IV Curso de Reumatología Pediátrica, organizado por la Sociedad Española de Reumatología con la colaboración de Gebro Pharma y Roche. «La adolescencia es la época de la vida en la que se adquiere el pico de masa ósea que supondrá el capital óseo para el futuro. Además, para reforzar los hábitos saludables, se debe evitar el consumo de alcohol, tabaco y productos ricos en cafeína, y consumir una dieta con niveles de calcio adecuados, para prevenir el desarrollo de la osteoporosis y mejorar la salud ósea».

Las causas de la osteoporosis infantil están en enfermedades genéticas; enfermedades crónicas como las enfermedades reumáticas, enfermedades tumorales, digestivas, endocrinológicas, neuromusculares; y determinados tratamientos antiepilépticos, con corticoides y quimioterapias. «Por lo general la osteoporosis se asocia a enfermedades inflamatorias crónicas como las reumatológicas, por ejemplo, la artritis idiopática juvenil y el lupus eritematoso sistémico, ya sea por la propia enfermedad en sí, por sus tratamientos o por ambas cosas. También los niños supervivientes de cáncer y los grandes inmovilizados por enfermedades neuromusculares pueden sufrir osteoporosis», asegura el doctor López Robledillo.

Actualmente existen tratamientos para las osteoporosis graves, ya sean genéticas o secundarias, que «han demostrado ser seguros y también eficaces en muchos casos pero que deben prescribirse en centros especializados y en casos seleccionados», concluye el doctor López Robledillo, quien hace hincapié en la prevención.