Los hombres que recurren al semen de un donante sufren más desajuste emocional

Los hombres que recurren al semen de un donante sufren más desajuste emocional

La Sociedad Española de Fertilidad propone evaluar al hombre en tratamiento de fertilidad para detectar la necesidad de acompañamiento emocional en el proceso

EUROPA PRESSMadrid

Los hombres en tratamiento de reproducción asistida que recurren a semen de un donante sufren más desajuste emocional que aquellos que realizan el proceso con su propio material genético, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por el Grupo Eugin y que ha sido presentado en el 32 Congreso nacional de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), que estos días se celebra en Madrid.

El trabajo se ha realizado con una muestra de más de 40 hombres que estaban realizando un tratamiento de fecundación in vitro o de inseminación artificial con sus parejas. En diez de los casos, se utilizó semen de donante, mientras que los óvulos eran de la mujer.

Asimismo, para detectar y evaluar el impacto emocional que sufrían, así como su capacidad de hacer frente al mismo, los participantes realizaron el cuestionario 'Distrés Emocional y Recursos Adaptativos' ('DERA'), uno de los instrumentos estandarizados en Psicología aplicable tanto a mujeres como a hombres.

Entre los desajustes emocionales encontrados en el trabajo se incluye un mayor nivel de ansiedad, depresión o trastornos del estado de ánimo. Asimismo, estos mismos hombres mostraban tener menos recursos para afrontar un tratamiento de reproducción asistida. «Nuestro estudio muestra que es recomendable evaluar al hombre en tratamiento de fertilidad con herramientas como el cuestionario DERA para detectar aquellos casos en los que el paciente podría beneficiarse más de un acompañamiento emocional durante el proceso», ha comentado la coordinadora científica de Eugin y coautora del estudio, Desirée García.

En este sentido, la psicóloga Cristina Rico ha explicado que los hombres que se ven afectados por esta situación entran en una suerte de estado de shock, se sienten menos partícipes del tratamiento y, en algunos casos, pueden presentar sentimientos de culpabilidad. «Necesitan elaborar el duelo por la transmisión genética y aceptar la ayuda de una tercera persona para ser padres. Estudios como éste demuestran que hay que poner más énfasis en el apoyo psicológico al hombre en las parejas que se someten a tratamientos de reproducción asistida», ha enfatizado Rico.

Técnica para evitar biopsias testiculares

Por otra parte, investigadores del centro CIRH del grupo Eugin van a presentar también en el Congreso de la SEF otra investigación relacionada con los problemas de infertilidad masculina. Se trata de un estudio que concluye que las molestas e invasivas biopsias testiculares podrían ser innecesarias para diagnosticar las alteraciones en el proceso de meiosis (un tipo de división celular), que son causa de infertilidad.

«La investigación ha demostrado que existe una correlación entre los niveles altos de diploidía en los espermatozoides, una alteración de su número de cromosomas, y las disfunciones en la meiosis que tiene lugar en los testículos», ha explicado el director del Laboratorio de Andrología del CIRH, Rafael Lafuente.

Los investigadores trabajaron con 65 pacientes, de los cuales se obtuvieron 65 eyaculados que se analizaron mediante una citometría de flujo, para detectar las diploidías, y 65 biopsias testiculares. Las pruebas demostraron que si un paciente tiene un nivel incrementado de diploidía (en más de un 3% de sus espermatozoides), éste tiene altas probabilidades de presentar alteraciones meióticas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos