La Verdad
Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

Alimentación en la enfermedad de Crohn

Alimentación en la enfermedad de Crohn?

  • Rosa (La Rioja)

  • ¿Influye el tipo de dieta en las personas con enfermedad de Crohn?

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

No. Muchos pacientes tratan de relacionar lo que comen con el devenir de la enfermedad, pero se trata, en realidad, de una falsa creencia que lleva a muchos enfermos a realizar dietas restrictivas que no tienen justificación y que pueden llegar a acarrear carencias nutricionales. En general, la dieta de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal debe ser completa y equilibrada.

La realidad es que el proceso inflamatorio propio de la enfermedad de Crohn es muy importante y complejo, y los síntomas no suponen más que la punta del iceberg. Además, la enfermedad crónicamente mantenida da lugar a situaciones escasamente sintomáticas, o mejor aún, síntomas tolerables y habituales a las que muchos pacientes se llegan a acostumbrar. Es por eso que muchos pacientes se ven desconcertados por síntomas erráticos, unas veces más llamativos que otras, que aparecen de forma aparentemente inopinada, que tratan de relacionar con lo que comen o lo que hacen e interpretan, posiblemente de manera equivocada, con “pequeños brotes” de su enfermedad. Muchas veces el problema es que pensamos que la enfermedad está controlada y en realidad no lo está, y es que hoy sabemos que la mera ausencia de síntomas claros no es sinónimo de un adecuado control de la enfermedad. Hoy los médicos procuramos ser más objetivos a la hora de evaluar la enfermedad, la situación de nuestros pacientes y el resultado de los tratamientos, de tal forma que utilizamos diferentes exploraciones, muchas de ellas endoscópicas como la colonoscopia, para estar seguros de que la enfermedad de Crohn está bien controlada y de que el tratamiento que hace nuestro paciente es el correcto. Si conseguimos que se resuelvan las lesiones propias de la enfermedad de Crohn, como las úlceras del intestino, aseguramos un control fiable de la enfermedad a todos los niveles.