La Verdad

Salud RevistaCanal SaludCiencia y SaludiSalud

Suspenso para la atención a los problemas de salud más inmediatos

Urgencias de un hospital.
Urgencias de un hospital. / Archivo
  • Un estudio de Fedea señala que el peso de los recién nacidos ha empeorado por la crisis, al igual que la pobreza o la obesidad

  • La afectación del tabaco, los accidentes viales o labores han disminuido

Las administraciones públicas decidieron tirar la casa por la ventana durante la primera década del siglo XXI, cuando la crisis era solo una palabra y no un marco en el que vivir o, en muchos casos, sobrevivir. En ese tiempo, la tasa interanual del gasto público en sanidad se situaba entre el 8 y el 9%, lo que es una barbaridad. "Nada puede crecer tanto durante tantos años", explica Ángel de la Fuente, director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). pero todo cambió a partir de 2009. Las gráficas dejaron de crecer y pasaron a ser negativas. En el periodo 2009-2012, la media del recorte se sitúa en el 2%

No obstante, esta caída producida en España, según el Observatorio de la Sanidad presentado por Fedea esta mañana, refleja que es inferior a la observada en Grecia (30%), Irlanda (11%) o Portugal (5%), los países que han sido parcial o totalmente rescatados por las autoridades económicas mundiales. El informe, según señala su coordinador Sergi Jiménez, profesor de la Universidad Pompeu Fabra, sugiere que el Sistema Nacional de Salud (SNS) ha soportado bien el golpe de la crisis, pero que se encuentra en franco deterioro y "sin contabilizar el impacto que puedan haber tenido los recortes (de gasto sanitario, derecho a asistencia y dependencia) introducidos en 2012 y profundizados en 2013 y 2014".

En este informe, Fedea alerta que los indicadores de salud más inmediatos, los que exigen una respuesta más rápida por parte de las administraciones. Por ejemplo, aunque la mortalidad infantil está prácticamente estancada desde 2009, el peso al nacer ha empeorado durante los años de crisis, que supera ya el 7%. También han destacado, como otras organizaciones sociales como Unicef o Cáritas, el nivel de pobreza en el que ha sucumbido una cuarta parte de la población española.

El profesor Jiménez ha destacado la prevalencia de las enfermedades crónicas han aumentado en los últimos tres años y ha alertado del aumento de las hospitalizaciones por diabetes, depresión, ansiedad y otros trastornos mentales , que roza el 30% de los mayores de 75 años. En cuanto a la "epidemia del siglo XXI", la obesidad, ha crecido 1,6 puntos hasta situarse en el 17% en 2011.

Por el contrario, los accidentes laborales, los casos de tabaquismo y la mortalidad a causa de los accidentes de tráfico han disminuido. El primero está relacionado con la disminución de la actividad productiva en sectores como la construcción. Los otros dos apartados, según el estudio, por la "concienciación de la población y las políticas en esta materia". "Tal vez se debería hacer lo mismo con la obesidad", ha reflexionado el profesor Jiménez.