La Verdad

Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

El aire que nos envenena

Transformar el aire contaminado que envuelve nuestras ciudades depende de todos.
Transformar el aire contaminado que envuelve nuestras ciudades depende de todos. / Cordón Press
  • La mitad de la población mundial respira aire contaminado, porque las urbes se han convertido en contenedores de millones de partículas tóxicas. Cambiar la situación depende de nosotros

Si vives en Las Palmas de Gran Canaria, Arrecife de Lanzarote o Marbella tienes suerte. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha catalogado el aire de 46 ciudades españolas, esas son -y en ese orden-, las que tienen el aire más limpio. En cambio, no eres tan afortunada si resides en La Línea de la Concepción, la ciudad más contaminada de España, seguida de Toledo, Málaga y Barcelona.

Resulta llamativo que, de las urbes analizadas, solo nueve presentaran niveles aceptables de partículas en suspensión (PM), que es lo que se ha medido. Se trata de una mezcla tóxica de polvo, cenizas, hollín, metal, cemento y polen muy perjudicial.

Y lo es aún más si proliferan las PM 2,5, que son 100 veces más finas que un cabello humano y tienen mayor capacidad para penetrar en los pulmones. Pero ¿cómo se generan? El tráfico, las centrales térmicas, las calefacciones, el refinado del petróleo, las incineradoras, los aviones, el tráfi co marítimo y cualquier otra actividad humana que implique la combustión de carburantes de origen fósil son los principales culpables de estas emisiones contaminantes. (Más información en MujerHoy.com)