La Verdad

Salud RevistaCanal SaludCiencia y SaludiSalud

Un estudio científico desmitifica la maldad del café y la bondad del té

Un estudio científico desmitifica la maldad del café y la bondad del té
  • Sin embargo, la creencia popular esconde algo de cierto, no por las sustancias que cada una de estas bebidas lleva en su ADN, sino por los hábitos de vida que van asociados a cada una de ellas

Ni el café es el diablo, ni el té un angelito inocuo. Un estudio realizado por la Sociedad Española de Cardiología (SEC) echa por tierra el mito que asegura que el café resulta perjudicial para el corazón y entierra la creencia de que el té es más saludable para este órgano.

Se trata de una leyenda urbana, aunque la creencia popular esconde algo de cierto, no por las sustancias que cada una de estas bebidas lleva en su ADN, sino por los hábitos de vida que van asociados a cada una de ellas. Así, por ejemplo, según las conclusiones de la cardióloga del Hospital de La Paz de Madrid, Almudena Castro, los consumidores de la popular bebida británica de las cinco de la tarde suelen estar más delgados y acostumbran a hacer más deporte. Mientras, los seguidores del fruto del cafetal son fumadores y beben más alcohol, sobre todo al ingerir un carajillo.

Según se desprende del estudio de la SEC, los consumidores de café «tienden a tener un peor perfil» de riesgo cardiovascular en comparación con los de té. Así, más de la mitad de las personas encuestadas para el trabajo científico que beben café también fuman. Y el tabaco sí que es el enemigo público número uno para el sistema cardiovascular. Según Enrique Galve, presidente de la sección de riesgo vascular y rehabilitación cardiaca de la SEC, fumar puede provocar insuficiencia cardíaca, una enfermedad que calificó de «terminal» y que es «la más grave» de todas las relacionadas con el corazón. En cambio, según el estudio, los que toman té practican más deporte en comparación con los primeros y por esta razón surge la idea de que es un producto saludable.

Alerta por las bebidas energéticas

Al margen de cafés y tés, sobre lo que no tienen dudas los expertos en el cuidado del corazón es de la eficacia de la fruta para la vida saludable. Según un estudio elaborado por la Universidad de Oxford, las personas que consumen de manera regular fruta reducen entre un 25% y un 40% el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Mientras, otro estudio presentado durante el congreso que se celebra en Barcelona pone el toque de atención sobre las bebidas energéticas, que para nada son inocuas, según el cardiólogo de la Policlínica Gipuzkoa de San Sebastián, Eduardo Alegría. Así, un trabajo científico firmado por la Agencia Francesa de Seguridad Alimentaria alerta de los efectos negativos de estas bebidas, que los jóvenes toman como sustituto o complemento del alcohol, ya que pueden provocar, en un consumo de grandes cantidades, taquicardias, temblores, ansiedad, palpitaciones o dolor de cabeza.