La Verdad
Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

Prótesis dentales sin controles de calidad

Salud bucal

Prótesis

Vista del trabajo de fabricación de una de estas protesis / A. FERRERAS

  • El Colprodecam advierte de un posible fraude en la importación e implante en pacientes de los materiales usados en las prótesis dentales. Algunos dentistas podrían estar fomentando estas prácticas

El Ilustre Colegio Profesional de Protésicos Dentales de la Comunidad de Madrid (Colprodecam) está haciendo una campaña de advertencia a los usuarios de prótesis dentales, informando de posibles irregularidades en los materiales utilizados en su fabricación (concretamente en aquellos que contienen cadmio, plomo, benceno y berilio), cuyas consecuencias para la salud pueden ser graves, desembocando incluso (y siempre según este Colegio Profesional) en cáncer.

En una nota publicada recientemente, el Colprodecam advierte de que se viene detectando la importación extracomunitaria y en concreto de China y algún otro país fuera de la Unión Europea de prótesis dentales cuya composición podría no estar suficientemente acreditada, dado que en dichos países, la regulación sobre la seguridad de los materiales es diferente a la europea.

Por seguridad de los pacientes, el Colprodecam aconseja que se exija en todos los casos la documentación que acredite el lugar de fabricación de la prótesis dental y la composición de la misma, solicitando en todo caso la licencia previa de funcionamiento del fabricante y declaración de conformidad de la prótesis.

Joaquín Madrueño, protésico dental y vocal de Colprodecam, recibe encargos directamente de los clínicos, de los cuales recibe sus prescripciones y los modelos que han tomado del paciente. La fabricación de una prótesis comienza usando, primero, escayola, y después, los materiales que sean requeridos para implantar la prótesis personalizada.

Según Madrueño, 'los materiales que van a estar en boca se compran a fabricantes reconocidos con todos los certificados de normativa europea, lotes correspondientes y trazabilidad comprobada, es decir, que se conoce cual es el origen de los materiales empleados. Posteriormente se hace una guía de fabricación que se guarda durante cinco años, en la que se indica los tipos de materiales, lotes, etc, por si hay que retirar la prótesis de la boca y hay que hacer el seguimiento correspondiente. Tenemos prohibido usar materiales no certificados en la Unión Europea para uso en fabricación de productos sanitarios. A continuación, se entrega al paciente una declaración de conformidad y unas instrucciones de uso'.

Joaquín Madrueño incide en que aquí está una de las claves de cómo se puede evitar el fraude: 'el paciente tiene derecho a pedir el certificado que indica quién, dónde se ha fabricado la prótesis y el profesional que se la ha implantado en la boca, con lo que los responsables finales ante cualquier problema son el protésico y el facultativo. Así, la posibilidad de engaño es prácticamente nula. Pero por desgracia, prácticamente nadie lo solicita'.

GALERÍA: El trabajo de crear una prótesis dental (por A. Ferreras)