La Verdad
Resumen 2014

Las uvas y el AVE

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Hay una canción inolvidable de Rocío Dúrcal que nos sienta bien a los nostálgicos del sureste. Dice así: «Cómo han pasado los años... cómo han cambiado las cosas, y aquí estamos lado a lado, como dos enamorados, como la primera vez...». Dios, qué emoción. Inmediatamente me hace recordar acontecimientos vividos en 2015. Yo no sé ustedes, pero en lugar de verlo cerca, este año he tenido la sensación de que el AVE estaba cada vez más lejos de Murcia. Que se escapaba sabiendo cómo y por qué... Es, con diferencia, una de las necesidades peor gestionadas de los murcianos, un ejemplo de lo dañino que resulta para el interés general el pérfido ejercicio de la política. Ahora que lo pienso, me cuesta encontrar un solo ejemplo de infraestructuras demandadas por esta región que hayan sido pan comido, que no hayan costado la vida. Por el amor de Dios, ¿merecemos esto los murcianos? Lo del AVE a Murcia no tiene nombre, y todos lo sabemos, aunque los hacedores no admitan sus resbalones. Hilar la actualidad en este asunto concreto de la integración de la alta velocidad en Murcia, y en Cartagena y Lorca -ciudades que igualmente no pueden ver por más tiempo retrasada su conexión ferroviaria en condiciones con el resto de la Península-, ha requerido más de una ocasión poner un marcapáginas entre medias para seguir el dramón. La maraña no ha podido ser mayor: cabreos y ninguneos entre administraciones, cambios de criterio -puente sí, puente no-; sospechas de ilegalidad y peticiones de paralización de las obras por motivos ambientales, denuncia de la Plataforma en la Fiscalía que ha acabado en la Audiencia Nacional, alianzas partidistas para mover ficha -ahí está el acuerdo de plazos y financiación con el objetivo del soterramiento total en 2020- y promesas de mercader camueso que no tenían ni pies ni cabeza. El caso es que nos hemos plantado en Nochevieja y no hemos podido ir a la Puerta del Sol a tomarnos las uvas a más de 200 kilómetros por hora. ¿Tal vez en 2016?