La Verdad
Resumen 2014

La peor pobreza

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Si hace diez años, en plena abundancia y sin la palabra ‘crisis’ automatizada en cada una de nuestras conversaciones, nos llegan a decir o insinuar que íbamos a tener que hablar de la pobreza infantil como uno de los problemas más preocupantes que acechan hoy día a la Región, seguramente le habríamos restado importancia poniendo cara de incrédulos. ¿Menores de edad en serio riesgo de exclusión por falta de recursos? Impensable imaginarlo siquiera por aquellas fechas, cuando andábamos inmersos en un plácido espejismo en el que había que reservar restaurante con una semana de antelación para poder encontrar mesa, en el que se compraban y vendían viviendas y solares como churros, los bancos prestaban alegremente el dinero y las administraciones públicas tiraban con pólvora del rey. «¿Pobreza infantil? Esas cosas solo pasan en el Tercer Mundo, ¿no?», habría razonado cualquiera sin ser consciente de la simpleza.

La losa de la recesión, de la que ahora parece que empezamos tímidamente a despojarnos -unos más que otros, claro-, ha aplastado el presente y, si las autoridades políticas y la sociedad en su conjunto no lo remedian, también el futuro de miles de niños murcianos que malviven sin poder acceder a una alimentación básica, a un techo bajo el que cobijarse junto a su familia, a una educación que les forme como personas y ciudadanos... En definitiva, a toda una serie de derechos elementales y necesarios para una integración social propia de la segunda década del siglo XXI.

Las cifras de pobreza infantil en la Región producen sonrojo. Informes de instituciones tan prestigiosas como Unicef, Save the Children, Cruz Roja Española y Educo sitúan la tasa de incidencia de este fenómeno en la Comunidad murciana en torno al 40%, una de las tres más altas del país, en clara consonancia con las últimas estadísticas de penuria y necesidad en el global de la población, que otorgan a la Región el triste honor de encabezar el ranking de autonomías con mayor índice de pobreza (44,5%), según un estudio de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español. Cuatro de cada diez niños murcianos están en apuros. Urge tomar medidas contundentes.