Versos para disputar las mejores batallas

José Luis Gil se mete en la piel de Cyrano de Bergerac./Moisés Fernández
José Luis Gil se mete en la piel de Cyrano de Bergerac. / Moisés Fernández

El clásico teatral, un hombre valiente pero acobardado ante una mujer, toma forma de la mano de José Luis Gil

NATALIA BENITO

Desde los 12 años, cuando ya ponía en segundo plano las actividades más comunes de los niños de su edad frente a la interpretación escénica, soñaba José Luis Gil con interpretar algún día a Cyrano de Bergerac.

Unos cuantos Segismundos, Romeos, Hamlets y demás clásicos representados después, su anhelo se hizo realidad. Lejos de sus cómicos papeles en la pequeña pantalla, como Juan Cuesta en 'Aquí no hay quien viva' o Enrique Pastor en 'La que se avecina', interpretaciones con las que se metió al público en el bolsillo, por aquel entonces en su mayoría desconocedor de su faceta como actor de doblaje, y de las que difícilmente podrá desvincularse -en el caso de que quisiera hacerlo-, el actor se sube de nuevo al escenario para mimetizarse con el poeta y dramaturgo francés Cyrano de Bergerac, con su protuberante nariz incluida.

Cuándo
Viernes 2 de marzo a las 21.00 horas y sábado 3 de marzo a las 21.30 horas.
Dónde
Teatro Romea y Nuevo Teatro Circo.
Entradas
Desde 15 euros.

Cyrano es algo más que un personaje, el coetáneo de Molière forma parte ya de la cultura teatral gala. Su personalidad retratada por primera vez con gran éxito en un teatro parisino por Edmond Rostand, que ha dado lugar a diversas versiones -como la cinematográfica en la que Gerard Depardieu firma el que para muchos es su mejor papel- es la de un soldado Gascón, lunático y poeta -su obra más conocida es 'Viaje a la luna'-, envalentonado y fanfarrón. Noble y orgulloso, es capaz de luchar contra aquellos que se interpongan en su camino y, sin embargo, se amedrenta ante Roxanne, la mujer que ama. Y son sus complejos y rasgos de fragilidad los que trasladan al personaje al mundo terrenal y lo hacen conectar con el espectador.

El héroe romántico de esta historia, atemorizado por su miedo a hacer el ridículo, vive el amor a su manera, ayudando en secreto al apuesto Christian, por quien se siente atraída Roxanne y a quien escribirá versos para conquistarla.

José Luis Gil no estará solo en este apasionante reto. El papel de su querida Roxanne es interpretado por Ana Ruiz -que vuelve a compartir escenario con el actor tras coincidir en 'Si la cosa funciona', un texto de Woody Allen también dirgido por Alberto Castrillo-Ferrer-, mientras que el papel del apuesto galán Christian recae en Álex Gadea -'El secreto de Puente Viejo'-.

El montaje, en verso, se ha realizado «a la europea», como explica el director. Sin grandes aparatajes escénicos, se cede todo el protagonismo a lo que de verdad importa en esta obra: el texto y los actores. Ellos serán los encargados de envolver el patio de butacas en la magia del teatro a través de un montaje donde habrá pasión, amor, desamor, aventura, tensión, humor y una exhibición de esgrima.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos