Varry Brava: «La gente cree que somos peores porque somos divertidos»

Varry Brava: «La gente cree que somos peores porque somos divertidos»

La banda oriolana llega a Murcia con 'Furor', un nuevo disco donde nos encontramos con su esencia más pura y disfrutable

ALBERTO FRUTOS

Celebrar la primavera es un acto que tiene un poco, o un mucho, dependiendo de los versos con lo que lo mires, de acto poético. Y, por supuesto, también de bailable, sudoroso, lúdico y festivo. Confeti cayendo de las nubes y los techos, margaritas en los rifles que atesoran más pesadillas que veranos, suelas de zapatos arruinadas por el desgaste, machacadas por la intrusión a plena voz de armonías radiantes y estribillos que se cuentan de coro en coro. Cada estación tiene lo suyo y se planta frente a nosotros dispuesta a desafiar a la memoria y el paso del tiempo, a machacar a las expectativas, a lubricar, también hablamos de esto, la distancia entre los polos opuestos. La primavera se siente, se abraza, se arrincona, se devora, se hace y se deshace. Eso sí, siempre al antojo de una sombra con final inesperado. Por todo esto, que los elegidos para inaugurar los conciertos bautizados con el eslogan #enelTCMsebaila hayan sido Varry Brava se antoja una decisión tan acertada como coherente. La banda oriolana lleva casi una década centrada en descentrar al personal con canciones que llegan de casa vestidas de hit indiscutible.

Desde su primera maqueta, 'Ídolo', que corría de mano en mano por las calles de una Murcia tan lejana que parece que fue ayer, hasta el reciente 'Furor', su última demostración de infalibilidad, el grupo ha convertido cada uno de sus trabajos en pequeñas grandes obras de champagne y gafas de plástico, miles de ojos que disparaban guiños a Raffaella Carrà y OBK o Tino Casal y Pet Shop Boys, entre muchos otros, y, por encima de todo, canciones cuyas melodías no aceptaban la presencia de ninguna duda a su alrededor. Así son las joyas, muy suyas. Y muy nuestras. En esta nueva entrega discográfica, la banda reincide en el triunfo, buen lugar al que regresar con la mirada renovada, gracias a '400 bailes', 'Adiós', 'El sitio perfecto' o 'Satánica', temas que suenan cien por cien a Varry Brava. Auténticos, respetuosos con los referentes, elegantes, atrevidos, seductores, tan románticos como salvajes, tan delicados como rupturistas. La banda sonora perfecta para un teatro puesto sillas arriba. Hablamos con sus miembros, Óscar Ferrer, Aarön Sáez y Vicente Illescas y, en las siguientes páginas, con los dos grupos que los acompañarán: Estúpido Flanders y Adiós Nicole.

Dónde
Teatro Circo.
Cuándo
Lunes 2, a las 21.00 horas
Entradas
12 euros/15 euros

-Y si les digo que 'Furor' me parece el disco más maduro de Varry Brava, ¿se sorprenden mucho?

-Óscar: Vaya, para mí es el más inmaduro. La experiencia de todos está ahí, y cuenta, pero siempre hay una parte desconocida ante un nuevo disco. En 'Furor' nos hemos centrado en disfrutar de esa parte desconocida con inmadurez y con muchas risas, si un arreglo o un sonido nos sacaba una sonrisa nos lo quedábamos. Ese ha sido nuestro termómetro en cada momento.

-Madurar en una fiesta constante como la que se plantean desde sus comienzos, ¿es especialmente complicado? Es decir, ¿cómo se hace uno mayor en Varry Brava?

-Aarön: ¿Perdona? Estamos cada día más jóvenes. Madurar es pagar las cosas que compras, el resto del concepto no me interesa. Quién eres y lo que eres se transmite en las canciones si eres sincero y compones como te apetece. Así que seremos lo que cuenten las canciones en cada momento, no nos hacemos cruces ni se nos caen los anillos por ser como somos en cada momento.

-Este trabajo llega un año después de 'Safari emocional', su estupendo predecesor; ¿urgencia, inconsciencia o una mezcla de ambas?

-Vicente: Voto por inconsciencia. Creo que nos pega más. Te diría que realmente fue una necesidad creativa. Había canciones, había ideas, había un equipo de producción dispuesto a todo. Digamos que nos lo pusieron en bandeja y era muy difícil pensárselo dos veces.

-¿Cómo fue la creación del disco? Tengo entendido que la composición y la grabación de los temas en el estudio fueron prácticamente simultáneos.

-Óscar: Sí, bueno, al final del verano teníamos unas veinte canciones, así que organizamos todo para grabar el próximo disco, pero cuando entramos al estudio solo nos quedamos con cuatro o cinco ideas. Sin pretenderlo nos metimos en un proceso de composición y grabación súper emocionante. Han sido tres meses juntos casi veinticuatro horas al día, quedábamos para componer y siempre terminábamos a las mil en cualquier bar. Al día siguiente llegábamos al estudio con varias ideas nuevas, nos sentábamos en un rincón con una guitarra para terminarlas y las maquetábamos con Raúl cuando llegaba por la tarde.

-El disco se abre con 'Un nuevo giro', un tema en el que podemos encontrar ecos que van desde Tino Casal a Radio Futura pasando por el Charly García de 'Parte de la religión'. ¿Cómo trabajan con esa coctelera de influencias y sonidos que siempre les ha acompañado para conseguir un sonido tan personal como el que tiene Varry Brava?

-Aarön: Creo que el secreto es simplemente dejarte llevar a la hora de componer y producir. Las referencias que comentas son prácticamente la santísima trinidad de lo que puede ser el sonido Varry Brava, pero Raúl de Lar, productor de este disco y de 'Demasié', es una persona que nos conoce, nos valora, nos amplifica y nos da libertad para disfrutar con los sonidos que nos gustan, que nos emocionan. Y da igual que sea ochenta, noventa o año 3000, queremos gozar y poner en cada momento una sonrisa en nuestra cara cuando escuchamos lo que estamos haciendo. Ponerle etiqueta o año es lo de menos para nosotros.

-Uno de los temas más emocionantes del disco es '12&Medio', precioso homenaje a una de esas salas de conciertos que han sido claves en la construcción de la escena musical de la Región. ¿Cómo surge este tema? ¿Puede que tenga algo de 'cualquier tiempo pasado es mejor'?

-Óscar: No, cualquier tiempo pasado es pasado pero a nosotros nos gusta contar historias y 12&Medio era una fábrica de historias. Muchas noches infinitas, muchas mañanas en El Bar de Moda... Le debíamos una canción, qué menos. Para nosotros también es una manera de decir gracias a toda la escena murciana: público, bandas, salas, técnicos, programadores, medios de comunicación, etc.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos