Trazados para recordar el horror

José Luis García-Perez y Blanca Portillo./
José Luis García-Perez y Blanca Portillo.

NATALIA BENITO

Un mapa es un recurso al que acudimos para obtener respuestas. Esa misma función tiene el teatro: contestar a algo. Blanca Portillo se lanza en 'El cartógrafo' a la búsqueda de un viejo mapa, de cuya posible existencia solo se tiene constancia por una leyenda. El camino que emprende es, sin saberlo, una búsqueda de sí misma y lleva, queríendolo o no, al espectador a construir su propio camino.

'El cartógrafo' es una obra pensada para doce personajes e interpretada por tan solo dos actores. Blanca Portillo da vida a tres mientras que J. L. García-Pérez -'Amar en tiempos revueltos' y 'Bajo sospecha'- se encarga de los otros nueve.

Dónde
Teatro Guerra de Lorca
Cuándo
Sábado a las 21.00 horas.
Entradas
12, 18 y 20 euros.

La función adentra al público en Varsovia a raíz de una leyenda sobre el cartógrafo del gueto. Según esa historia, habría un anciano cartógrafo dispuesto a hacer perpetuar en un mapa un mundo en peligro que moría a su alrededor, donde los polacos se encontraban encerrados en su propia tierra, asfixiados por el holocausto nazi que arrasó con todo y dejó a una nación hecha añicos.

El anciano, convaleciente, incapaz de caminar, tuvo la ayuda de una niña que hizo de sus piernas, sus ojos y sus oídos y salió a buscar los datos que necesitaba. Blanca, que acaba de llegar a la ciudad, tomará por verdad la leyenda y se involucrará firmemente en la búsqueda de ese mapa y de aquella niña que ayudó a construirlo, emprendiendo así un enriquecedor camino sobre el sentido de su vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos