«Con nosotros siempre debes esperar lo inesperado»

El dúo Monarchy
El dúo Monarchy

El dúo londinense aspira a reinar en la nueva edición del B-Side Festival con un repaso por los temas más significativos de su estimulante trayectoria

ALBERTO FRUTOS

No intentéis anticiparos al siguiente paso de Monarchy, no conseguiréis acertar. Y mejor así. En los años que van del pasado 2009, su nacimiento, al reciente 2017, el dúo londinense formado por Andrew Armstrong y Ra Black ha cambiado más de tres veces de discográfica, ha roto contratos y expectativas, ha trabajado con artistas como Lady Gaga, Marina and the Diamonds, Kylie Minogue o Jamiroquai, ha muerto y resucitado y, encima, le ha dado tiempo a facturar hits de primer nivel para retar a cualquier aspirante de baile que se coloque medallas por anticipado. No cantes victoria antes de enfrentarte a temas tan redondos como su reciente 'Hula Hoop 8000' o pequeñas joyas de la talla de 'Living Without You', 'The Phoenix Alive' o 'Love Get Out Of My Way', irresistibles piezas en las que Jeff Lynne y Daft Punk se abrazan con Stevie Wonder de testigo. Valor seguro a la hora de convertir un escenario en una ceremonia de sudor, nervio y lágrimas, las baladas de presión en el pecho también son especialidad de la casa, Monarchy se ha convertido además en una banda sonora casi familiar, debido a su presencia constante en la mayoría de festivales celebrados en nuestro país. En esta edición del B-Side Festival los acogeremos con los brazos abiertos para volver a disfrutar con nuestros propios ojos, y sufrir con nuestras propias piernas, un directo incapaz de bajar del notable. Hablamos con ellos para ir preparando la convocatoria.

-¿Es el synth-pop la mejor medicina para combatir la melancolía que desprende de manera inevitable el final del verano?

Cuándo
9 de septiembre, a las 23.35Dónde: Polideportivo El Romeral (B-Side Festival)Cuánto: 25 euro

-Ra: La música es la mejor medicina para cualquier dolor.

-Andrew: El synth-pop es la mejor medicina para todo. Desde para romper con el amor de tu vida, a conducir salvajemente por una calle de Los Ángeles con las ventanillas bajadas. El synth pop te protege.

-En vuestro último single, 'Hula Hoop 8000', se condensan géneros tan dispares como el pop y el R&B, o el soul más elegante y la música disco, ¿de qué manera conseguís filtrar y controlar tantas influencias? ¿Cuál es la clave para que siga sonando cien por cien Monarchy?

-R: No puedes controlar las influencias. Estás influenciado por todo lo que ves y escuchas. Normalmente, las cosas que te gustan te calan de una manera más profunda y se convierten en parte de tu personalidad. En ese sentido, el sonido de Monarchy es una combinación entre lo que Andrew y yo escuchamos.

-A: No sabemos realmente qué es lo que crea el sonido de Monarchy, lo sentimos solamente cuando lo escuchamos. Nos miramos el uno al otro y decimos «este es nuestro sonido». Toda la música que escuchamos se concentra ahí, por eso cubrimos un montón de estímulos musicales distintos.

-En un sonido tan característico como el de Monarchy, repleto de detalles de producción y con un cuidado tan extremo, ¿de qué manera os enfrentáis a la búsqueda de la melodía inicial? ¿Qué papel termina jugando en el resultado final?

-R: Todos los instrumentos pueden crear melodías. Se entrelazan y dan forma a una canción.

-A: La melodía inicial normalmente lidera la escritura de la canción y después escribimos el resto de la música que le rodea. Solo en unas pocas canciones hemos escrito primero la base y los detalles de producción.

-Y, más allá de los hits con los que quemar los zapatos, ¿no va tocando ya defender las baladas de mechero al aire con mayor fuerza? En vuestra carrera siempre han tenido una presencia más que significativa.

-R: Me encantan las baladas que tengan un latido especial. Por ejemplo, 'Love get out of my way' inicialmente era una balada hasta que Andrew creó esa atmósfera que podéis escuchar en el disco.

-A: A nosotros también nos encantan las baladas. Realmente, esos hits de los que hablas son baladas con beats más duros, como 'Living without you'.

-Esto nos llevaría a reflexionar sobre ese concepto maravilloso de letras tristes y ritmos bailables. ¿De qué manera se consigue el equilibrio entre estos elementos? ¿Hasta qué punto un mensaje más oscuro puede limitar la ruta melódica de una canción?

-R: Me encanta cuando se yuxtapone la letra de forma opuesta a la música.

-A:A mí, por ejemplo, siempre me han encantado Eurythmics por tener letras tristes y ritmos bailables. Y otras bandas lo hacen muy bien también: Everything but the girl o Robyn. Quizás deberíamos tener un club nocturno donde solo se tocasen canciones tristes con ritmo como 'Tearsdrop' de Whomack and Whomack. Un clásico. Creo que la música puede ser un solo elemento y las letras pueden ser subversivas en cierto modo, para transmitir mensajes diferentes. Gente como Stevie Wonder lo hacía realmente bien, estás bailando y de repente te das cuenta de que la canción contiene un mensaje potente sobre el racismo.

-En numerosas entrevistas habéis admitido que el disco como concepto está acabado, que el EP os parece una manera mucho más efectiva de publicar vuestras canciones. ¿Ha variado algo vuestro punto de vista en este sentido?

-R: Me gustan los EPs para probar cosas y los LP cuando tienes suficientes ideas para crear más de 50 minutos de música consistente.

-A: Después de decir eso hemos publicado dos LP, así que quizás no. Lanzamos un EP y todos nuestros fans quisieron un álbum, aunque las canciones ya se habían lanzado, así que creamos 'Abnocto'. No nos importa equivocarnos a veces.

-Desde el principio, la banda ha vivido siempre pegada a lo imprevisible, a la sorpresa, ¿qué podemos esperar de Monarchy en el futuro?

-R: ¿Cuál sería la sorpresa si te lo contamos? (Risas)

-A: Esperar lo inesperado. Si te lo decimos, perderíamos todos los elementos de sorpresa.

-Hablemos entonces de vuestros temas originales. ¿Cómo es el viaje que realizan de la demo al resultado final?

-R: Hay diferentes maneras. A veces es una especie de partido de ping pong. Y otras veces es una entrega rápida a domicilio.

-A: Depende de la canción. En ocasiones hay es un proceso corto creando la música alrededor de la demo. Otras veces cambia la esencia, el tempo, o el estribillo se convierte en puente... Lleve el tiempo que lleve, solamente sabemos que tenemos que sacar la mejor canción posible que habita en la idea original.

-En ese sentido, ¿cómo es el método de trabajo de Monarchy en el estudio?

-R: Muchas horas, café y locura.

-A: Depende de la canción, pero normalmente Ra empieza con la primera semilla, una estrofa estribillo y entonces, me lo lanza y nos ponemos a trabajar desde ahí. En cualquier caso, tenemos muchas ideas que nunca han pasado de los primeros pasos.

-Durante toda vuestra carrera habéis realizado numerosos conciertos en nuestro país, destacando siempre una conexión especial con el público español. ¿A qué creéis que se debe?

-R: ¡Es verdad! La gente en España tiene una alegría de vivir que hace que sea un placer tocar aquí.

-A: No lo sabemos, pero estamos muy felices con ello. Estamos aprendiendo español ahora y pasamos mucho tiempo en vuestro país.

Fotos

Vídeos