Realismo, naturaleza y sentimientos

Los pintores Jesús Lorente y Jesús Inglés, en la galería Gigarpe ante una obra del primero./LV
Los pintores Jesús Lorente y Jesús Inglés, en la galería Gigarpe ante una obra del primero. / LV

Dos pintores realistas que apuestan por temas muy diferentes en sus obras

PEDRO SOLER

Jesús Inglés (Cartagena. 1988) evoca cuando pudo centrarse «en algo en lo que encontré la inspiración. Estaba muy atascado y no se me ocurría nada. De repente, recordé a Félix Rodríguez de la Fuente, y diría que ha sido mi mayor maestro, porque me ha inspirado muchísimo. Desde entonces, estoy pintando y luchando siempre por la naturaleza; o mejor, por unir al hombre con la naturaleza. Rodríguez de la Fuente me abrió los ojos, en este sentido y, desde entonces, me sobran las ideas y me falta tiempo para pintar. Yo quiero que la gente, detrás del hiperrealismo de mi pintura, encuentre ese mensaje, que busco que llegue, para que nos demos cuenta del daño que estamos haciendo a la naturaleza; que la gente advierta que cuanto de malo hagamos a nuestro planeta repercutirá en el futuro de nuestros hijos». Para que llegue ese mensaje, «pinto mucho a niños con animales, en medio de paisajes naturales, incluso de forma pesimista, porque quiero hacer entender a quien ve mis cuadros que esos niños están pidiendo cuidado a la naturaleza, que es el legado que les vamos a dejar. Deseo llegar a lo más profundo de las personas, para que se sientan cómplices de lo que está sucediendo en el planeta en que vivimos, porque parece que nadie toma nota del daño que se hace a la Tierra». Inglés pinta «escuchando viejos programas de radio de Rodríguez de la Fuente. Y creo que la energía que transmite, su amor a la naturaleza, se plasma en el cuadro».

Con más de veinte exposiciones a sus espaldas, afirma que la que ahora presenta con Jesús Lorente «no es para ver quién lo hace mejor; simplemente, el director de la galería quiso contar, según su criterio, con buenos cultivadores del realismo en Cartagena, y cada uno llevamos realismo e hiperrealismo, pero siguiendo una temática muy personal». ¿Hiperrealismo, a estas alturas?

Dónde
Galería Gigarpe (C/Jiménez de la España, 7. Cartagena).
Horario:
lunes a viernes, de 10.00 a 13.30 y de 17.00 a 20.30. Sábados: de 10.00 a 13.30.
Cuándo:
Hasta el 2 de mayo.

«Yo tuve como maestro a Marcos Amorós, y él no quería que me decidiese por el hiperrealismo; pero es que a mí me gustaba mucho; y, cuando acabé con Marcos, ya en la soledad de mi estudio, me decidí por esta técnica, porque es la que me emociona, pero sin despreciar cualquier otra. Yo quería desarrollarla y por ella he luchado. He sufrido decepciones, y me he equivocado mucho. Hay quien la menosprecia, acaso porque no está de moda o por su dificultad; pero a mí me gusta este estilo y quiero llevarlo hacia delante. Estoy contento con lo que hago, pero me he castigado mucho, pasándolo mal».

Agua

Por su parte, Jesús Lorente (Murcia 1972) afirma que su obra «está basada en el movimiento del agua, pero recogiendo los sentimientos de las personas, lo que uno lleva dentro. Por esto, he intentado reflejar en cada obra la personalidad de un ser humano. Me he fijado en una determinada persona para pintar cada cuadro. y lo que he intentado ha sido expresar sus sentimientos».

Pese a sus preferencias, durante muchos años, por el retrato, en las olas no aparece reflejado rostro alguno, «porque ahora no me apetecía pintar retratos, sino transmitir en un paisaje o en un movimiento del agua lo mismo que hacía con los retratos. O sea, que deseaba hacer el retrato de una persona, pero mostrando sus expresiones a través de otras formas».

Asegura que «nunca había pintado agua. Para mí ha sido un reto meterme en esas transparencias y en esos colores verdeazulados o amarillos, y en reflejos de luces y sombras. Esto me fascinaba, pero lo más importante era transmitir el sentimiento de una personalidad concreta. La mayoría de las obras llevan detrás algo de simbología, como la constelación y el horóscopo de cada cual. He buscado el alma de las personas pero a través del movimiento del agua».

Lorente ha recogido en sus cuadros los sentimientos de «personas cercanas a mí, porque las conozco mejor; y pienso que, cuando uno está pintando, lo que piensas en ese momento quedará transmitido en el cuadro. Si estás escuchando una determinada música, de algún modo tiene que quedar reflejada en la obra. Cuanto percibes se expresa en el cuadro, aunque el propio pintor sea inconsciente de ello».

¿Por qué hiperrealismo? «El retrato era lo que más me fascinaba. Estuve tres años sin pintar, pero, cuando volví, me volqué de nuevo en el retrato. Vi varias pinturas realistas e hiperrealistas, que me llamaron la atención, hasta tal punto que me dije que yo debía ser capaz de pintar semejantes obras. Es que me lo propongo todo como un reto. Y si nunca he pintado una cosa, me planteo hacerlo para ver qué consigo. Para mí es muy importante, porque me realizo yo mismo, y disfruto mucho con los retos que me proyecto. Busco mejorarme, no para demostrar algo a la gente, sino para mostrarme a mí mismo que soy capaz de hacer determinados paisajes, una arquitectura, un retrato o expresar un sentimiento».

¿Quién es mejor?

¿Cuál de los dos es mejor? «Mejor que Jesús Lorente, ni de broma», asegura Jesús Inglés. «Yo no soy mejor que nadie, aunque intento cada día mejorar». Para Lorente, Inglés «es mejor. Posee una técnica espectacular. Me recuerda a esos pintores hiperrealistas considerados los mejores de España, como José Luis Corella, Modesto Trigo, Carlos Muro...; sobre todo, a Corella».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos