«Lo próximo de Kracauer es lo mismo, pero mejor»

Kracauer. /
Kracauer.

El nuevo gran descubrimiento musical nacido en Murcia presenta '...en la era de la reproducción digital', un debut por encima del notable

A. FRUTOS

Aparecieron el pasado mes de diciembre con los puntos suspensivos por bandera y, en cuestión de once canciones, los murcianos Kracauer resolvieron la incógnita de la mejor manera posible. Efectivamente, el entusiasmo estaba justificado. Con un prólogo doméstico, todo empezó a coger forma en el salón de Juanfra Cerdá, exbatería de Screw Coco y líder de una banda en la que también encontramos a Daniel Cano (bajo), Marcelino Navarro (batería) y Pablo Cerdá (teclados). '...en la era de la reproducción digital' expande su poder hipnótico desde una línea Lo-fi en la que canciones como 'Stendhal', 'Lo mejor' o 'Equipaje', por citar tres ejemplos sobresalientes, mutan hasta convertirse en algo muy cercano a un pequeño y oscuro diamante. Estamos ante algo más que un aviso: Kracauer han llegado para quedarse. Y punto final. Charlamos con Juanfra.

Neon Lights + Kracauer

Cuándo:
Viernes 16, a las 22.30 horas
Dónde:
Sala 12&Medio
Cuánto:
5€/7€

-¿Cuánto porcentaje tiene este disco de teórico y cuanto de práctico?

-(Risas) A mí una de las cosas que me flipa de la música es que se escapa del lenguaje, de las palabras. Podemos hablar todo lo que quieras de nuestro disco, o de cualquier otro, pero al final son acercamientos; no es más que intentar referirte a una cosa que realmente funciona en otro orden totalmente distinto. La música se entiende escuchándola, y en cuanto te pones a hablar de ella ya te has ido a otra parte, que realmente ya no es música. Otra cosa serían las letras, pero la música de este disco se ha hecho desde la práctica, cogiendo instrumentos y componiendo con ellos, y no desde la reflexión teórica. Y con las letras igual. En ningún caso han partido de una idea anterior, en plan «voy a escribir sobre esto». Lo que pasa es que como tanto en las letras, en el título del disco y en el nombre del grupo hay un montón de guiños y homenajes a otras cosas, pues parece que todo es intelectual y sesudo. Aunque, ahora que lo pienso, puede que haya algo de eso también (risas). Pero, ¿ves?, siempre se piensa a posteriori.

-¿Hasta qué punto cree que puede definir un debut la personalidad y esencia de una banda como Kracauer?

-No lo sé, la verdad. Imagino que mucho. El primer disco es la primera impresión, y quien te escuche va a partir de eso. Pero es verdad que luego uno puede hacer lo que quiera y cambiar dentro de su potencial como músico o de su versatilidad como compositor. Pero la idea de la banda estaba muy clara desde el principio. Guitarreo y sintetizadores. Melodías y cajas de ritmo. Analógico y digital. Y sigo creyendo que la línea es esa. De hecho, ya está terminada más de la mitad del siguiente disco y creo que lo próximo de Kracauer es lo mismo, pero mejor.

-¿Uno de los retos que se propusieron en el estudio fue tratar de convertir la atmósfera oscura y fría que recorre el disco en un discurso lo más accesible posible?

-Pues no lo había pensado, pero creo que sí. Nuestros temas son a veces oscuros en cuanto a letras, y los sintetizadores tienden a darle a las cosas a veces un aire muy frío, efectivamente. Pero, en el fondo, las canciones están compuestas siguiendo la lógica de la música accesible. En Kracauer hay mucho de estrofa-estribillo-estrofa-estribillo. Salvo en el tratamiento de algunos sintetizadores concretos, no somos nada progresivos. O, por lo menos, de momento.

-¿Tiene la sensación de que el futuro de la música mira cada vez más al pasado?

-Bueno, eso es lo que dice Simon Reynolds en su libro 'Retromanía', ¿no? (Caja Negra Editora, 2012). Bandas tributo, grupos que se vuelven a reunir, museos musicales, sampling por todos lados... parece que sí hay un interés innegable por la música del pasado. Nostalgia, dice él. Y yo estoy en parte de acuerdo, claro. Pero como compositor, creo que el pasado y el presente están siempre dialogando. ¿Ahora pasa más que antes? Puede ser, pero, si es así, tampoco creo que sea algo malo. Que la música del futuro no olvide la del pasado puede ser doblemente interesante.

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos