«Amo la música en la calle»

Rulo.

Raúl Gutiérrez, líder de Rulo y la Contrabanda, pondrá punto y final a la quinta edición del Big Up! con un concierto rendido a la intimidad

ALBERTO FRUTOS

En tiempos tan confusos y nublados, tan ruidosos y apagados, subrayados en sangre y banderas, derrotas generales y victorias ausentes, da la sensación de que ni siquiera la música podrá salvarnos. Pero no podemos, ni debemos, dejar de intentarlo. En una melodía cabe todo un océano de oxígeno, un paisaje repleto de belleza y, por supuesto, una tabla de acero inoxidable a la que agarrarse cuando las olas no cesen en su empeño de arrasar con todo. Y ese paréntesis dorado, esa válvula de escape de la realidad, esa forma de mirar hacia dentro aprendiendo el sonido del eco, puede estar al otro lado de la calle, al cruzar la siguiente esquina o en medio de una acera por la que dejarse caer para levantarse de nuevo. Desde ayer, Murcia es esta práctica y esta teoría gracias a la quinta edición del Big Up! Dividido en numerosas actividades de carácter formativo, encuentros con distintos artistas y periodistas especializados para conocer sus experiencias y vivencias dentro de la industria y, por supuesto, varios conciertos en algunas de las principales salas de la ciudad, Big Up! 2017 reafirma su naturaleza de proyecto esencial y comprometido capaz de regenerar la esperanza perdida en el arte como elemento diferenciador y unitario al mismo tiempo. Una misión que finalizará con un concierto acústico de Rulo y la Contrabanda, la banda con la que Raúl Gutiérrez se ha consolidado como uno de los talentos más completos del rock patrio a base de combinar las guitarras más contundentes con el verso más enamoradizo. A continuación, charlamos con él para hablar sobre su carrera y su último disco, 'El doble de tu mitad', y con Atrezo, Rey Lobo, Jamones con Tacones, Galleta Piluda, Moody Sake y El Nuevo Acelerador, las seis propuestas murcianas protagonistas de los Recorridos Big Up! En sus manos está el poner banda sonora a unas calles que necesitan a la música más que nunca. O tanto como siempre.

Cuándo
Sábado 7, a las 22.30 horas
Dónde:
Sala REM
Cuánto:
10/ 15 euros

-¿Es el formato acústico una manera de regresar al punto de inicio de las canciones o volver a esas primeras sensaciones es algo imposible?

-Es la manera de que el público escuche la canción casi como el día, o la noche, en que nació. También es un formato en el que el ritmo del show permite que puedas hablarle al público y explicarle dónde surgió, o por qué, dicho tema. Aunque no todas las canciones tienen explicación.

-¿Tiene el rock cierto miedo a mostrarse abiertamente romántico?

-Más que el rock, ciertos rockeros. A mí, por ejemplo, Los Suaves me enseñaron cuando solo tenía 10 años que el rock podía hablar de sentimientos, que no solamente hablaba de coches, chicas o política. Yo nunca he tenido reparo en mostrarme como soy y en cantar lo que me sale cuando estoy frente a un folio en blanco. Se trata de ser tú y disfrutar con ello. Lo que digan unos u otros, bueno o malo, es algo que no puede condicionar tu manera de hacer y ser.

-En su último disco, 'El doble de tu mitad', tengo la sensación de que ha permitido una mayor flexibilidad a la hora de recoger sonidos y melodías de un rock más británico y americano que español. ¿Me equivoco?

-No hay una premeditación. Aunque está claro que con la Contrabanda hay una mezcla entre el rock ibérico y el anglosajón, ya que Pati, el guitarrista, tiene mucho de eso. Y me encanta esa riqueza que le aporta a lo que me sale a mí, que tiene un carácter más de aquí. También tiene mucho que ver que Carlos Raya haya producido el disco.

-Precisamente sobre eso le quería preguntar, ¿cómo ha sido trabajar con él? ¿Cuál es la aportación más importante que ha hecho al sonido de Rulo y la Contrabanda?

-La mayor aportación es la calidez de la grabación. Y también lo que aprendes al cambiar de productor. Cada uno tiene su sabiduría y de eso te nutres. Me gustaría trabajar con muchos productores diferentes para seguir aprendiendo. Carlos es un crack, un talento que jamás vi antes.

-¿Sigue manteniendo esa relación de amor y odio con los singles que ha confesado en alguna ocasión?

-La verdad es que sí (risas). Aunque, por otra parte, sigo intentando conseguir el estribillo perfecto. Me encantó una frase que le leí a Paul McCartney: «Todo lo que no se pueda silbar no me interesa». Amén.

-¿Cuánto duele escribir una canción como 'Noviembre'? En mi opinión, es el tema más redondo del disco.

-Gracias. Es mi canción preferida. En todos los discos hay alguna canción que llega más allá que las demás. En este disco para mí es 'Noviembre'. Al final, las canciones brotan. Están ahí dentro de ti buscando cómo salir, y cuando lo hacen, sientes alivio. Y si te gusta mucho el tema sientes subidón también, porque la mayoría de las canciones que hago no me gustan y no las grabo.

-¿Lo único bueno de los recuerdos negativos y el dolor del pasado son las opciones que tienen de convertirse en canción?

-Componer es algo muy, muy visceral. Es un bálsamo. Un alivio. Y un sufrimiento cuando no salen canciones que te gustan a ti mismo durante una temporada. Es algo de locura. Y tras 22 años componiendo sigue siendo para mí algo difícil de explicar, pero es necesidad.

-Ha hablado en alguna ocasión de la cara B de la música, pero ¿cuál es la cara B del éxito?

-Hay dos tipos de éxito para mí. El que dice la gente, relacionado con el dinero, la popularidad y el público, y el éxito al que me refiero yo, que es el de tocar con la gente a la que aprecias. Dirigir tú el 100% de tu carrera. Ser feliz con lo que haces. Amar tu oficio. Conozco a gente muy feliz tocando en sitios para 300 personas, pero también conozco personas que tocan para muchos miles y no lo es tanto.

-¿Echa en falta más música en la calle? Iniciativas como Big Up! apuestan fuertemente por ello.

-Big Up! es maravilloso. Me propusieron estar y me flipa. Yo hice una canción cuando estaba en La Fuga para la gente que toca en la calle: 'Miguel'. Ojalá muchas regiones tengan su propio Big Up! Amo la música en la calle. La mañana es menos hostil si paseando por la calle un músico te regala su melodía.

Temas

Murcia

Fotos

Vídeos