Rumbo a Fortuna

Una cabra montés corre en dirección al área arbolada./Javier Carrión
Una cabra montés corre en dirección al área arbolada. / Javier Carrión
La ruta con un par

Peña Zafra de Arriba abre el programa con el que el municipio da a conocer su patrimonio cultural y natural y su gastronomía

PEPA GARCÍA

Bajo el nombre 'Caminos con Fortuna', el Ayuntamiento pone en marcha este domingo una serie de rutas con las que quiere dar a conocer su patrimonio natural y cultural, así como su gastronomía, para exhibir su potencial turístico. En doce rutas, una al mes, propone conocer a lo largo de todo 2018 algunos de los rincones más interesantes del municipio. Unos itinerarios que los participantes podrán coleccionar con 12 monedas distintas, acuñadas para conmemorar cada una de las propuestas. Así, la primera de las rutas, este domingo 4 de febrero (el fin de semana pasado se pospuso por las intensas lluvias), partirá de la pedanía Peña Zafra de Arriba, separada de Peña Zafra de Abajo por los Puntales de Sánchez, una elevación montañosa de 735 metros que reesculpe día a día la extracción de mármol de sus canteras.

Nada más entrar en esta pequeña aldea, situada entre las sierras de La Pila y Quibas, se encuentra la antigua escuela unitaria, construida a mediados del pasado siglo, que educó a los niños que, como Herminia, la pedánea, crecieron en estas tierras. Hoy abandonada, recuerda Herminia, que nos acompaña, que fue una experiencia genial estudiar hasta octavo de EGB junto a niños de todas las edades. Hoy, su ruina solo es un síntoma más del evidente despoblamiento rural que algunos habitantes tratan de atajar con propuestas ecoturísticas.

La ruta, que estará guiada por la propia Herminia y técnicos de Turismo de Fortuna, parte del pueblo, en dirección a Zuque, una antigua cortijada abandonada hace ya varias décadas, pasando junto a una enorme y «centenaria», recalca nuestra anfitriona, saludable encina.

Siguiendo el antiguo camino que los vecinos de la zona recorrían con sus bestias para surtirse de agua en la Fuente de El Peralejo y de la Higuera, la ruta discurre paralela al nacimiento de lo que aguas abajo se convierte en el Barranco del Infierno.

Romeros y tomillos

Transitan por tierras agrícolas de secano, en las que predominan los almendros (aquí todavía no ha estallado la floración, aunque no tardará mucho), pero también abundan los olivos. Unas parcelas de cultivos que se alternan con otras de monte sin solución de continuidad. Enebros, romeros y tomillos sirven de refugio a las perdices y los conejos, que se prodigan por esta zona de cotos de caza, en la que también hay jabalíes y sobre la que campean águilas y búhos reales. Y el esparto, fuente de riqueza de Peña Zafra hasta que la aparición del plástico hizo decaer su explotación, también sigue formando parte del paisaje.

Recorriendo el pie de monte del cerro de las Carboneras (otra de las actividades que practicaron las gentes de estas tierras) pasarán junto a Zuque y verán, a lo lejos, Las Casicas de Zafra, otra de las diminutas aldeas abandonadas que salpican esta zona nororiental de la Sierra de la Pila.

La guía

Cómo llegar
Desde Murcia, para hacer el camino más corto, cojan la A-7 en dirección a Alicante y tomen la salida 559 en dirección a Fortuna. Sigan por la RM-423, continúen por la RM-422 y, a la altura del restaurante La Alegría del Salado, giren a la izquierda dejando la carretera. Continúen por esta vía hasta que lleguen al cruce con una pista que da acceso a las canteras. La pista atravesará esa zona para llegar por medio de Peña Zafra de Abajo a la carretera MU-17-A, que, hacia la derecha, le lleva en poco más de un kilómetro a Peña Zafra de Arriba.
Próximas salidas
Caminos con Fortuna realizará cada mes una salida. Las próximas son: 25 de febrero, recorrerá los campos de almendros en dirección al Parque de La Pila desde la iglesia de Fuente Blanca y degustarán una olla de Fuente Blanca y en la pedanía fortunera; 18 de marzo, ruta por la rambla Cerborosa desde la iglesia de La Garapacha; y 29 de abril, ruta por el Cortao de las Peñas, poblado íbero, sierra de Lúgar y vía ferrata opcional, con arroz y conejo final y salida desde el centro social de Las Casicas. Se pueden consultar todas en www.aytofortuna.es/caminos/
Dónde dormir
El Caño. Peña Zafra de Arriba. Fortuna. 608 655 129. Precio: 60 euros por habitación doble y día. Capacidad: 6 habitaciones dobles, más camas supletorias para niños. Chimenea, aire acondicionado, salón comedor, cocina totalmente equipada, lavabo y barbacoa exterior, y terraza. info@casariralelcano.es. Más información en www.casaruralelcano.es

El itinerario da la vuelta al cerro sobre el que se levantó Peña Zafra de Arriba y se dirige, paralela al Barranco del Peralejo, hacia la casa del mismo nombre. A la sombra de la pinada que crece saludable junto al barranco, la senda bordea por el este la Umbría de las Monjas y sale a la carretera, que deben coger (recto) para llegar a la Fuente de El Peralejo.

Con una pequeña olmeda ahora pelada, posee un abrevadero que da fe de la frecuente actividad ganadera de la zona, no en vano, este itinerario de unos 9 km. recorre tramos de dos cordeles de la red de vías pecuarias regional, primero el de la rambla a Fuente de la Higuera y luego el importante Cordel de los Valencianos.

Desde este punto, el recorrido continúa en dirección a la pinada y la atraviesa, para llegar al primero de estos cordeles. Enseguida, a la derecha, verán la balsa que acumula el agua del nacimiento de Fuente de la Higuera y que usan los propietarios cercanos para el riego. Unos cientos de metros más adelante pasarán junto al abrevadero tallado en piedra. Están ya sobre la vía pecuaria y en el Parque Regional de La Pila, cuya dirección, junto a voluntarios de Caramucel, ha intervenido en estos puntos de agua para favorecer las poblaciones de anfibios del espacio natural.

Siguiendo la canaleta que conduce el agua de la fuente al abrevadero, llegarán, primero, al manantial y, después, al área recreativa, dotada de mesas, barbacoas y hasta un punto de información, eso sí, cerrado a cal y canto desde hace mucho tiempo.

De los pinos, cuelgan cajas nido con los que se pretende favorecer el establecimiento y cría de la avifauna.

De nuevo por el arcén de la carretera, que coincide con el trazado del cordel, remontarán el barranco de la Fuente de la Higuera, dejando a su izquierda la Umbría de las Monjas. Precisamente en este punto se aprecia en lo alto una enorme cueva, una de tantas que servía de refugio a ganado y pastores durante la trashumancia.

Un grupo de seis majestuosos machos de cabra montés cruza el barranco, atraviesa unos cultivos y se oculta en la masa forestal, con lentiscos y carrascas abriéndose paso en el sotobosque. Las cabras corren en dirección al corazón del parque.

Cuando vean los carteles indicadores de dirección, deben girar a la izquierda, siguiendo la indicación Cueva de las Monjas, que luego le hace dejar el asfalto y coger una pista a la izquierda. Pasarán entonces junto a las casas cueva, restauradas en su día por el Ayuntamiento y adjudicada su gestión, pero que no han llegado a ser estrenadas como alojamiento turístico. Precisamente este tipo de viviendas son características de la zona, aunque buena parte de ellas se mantienen en precario por su estado ruinoso.

Ya solo queda descender en dirección a la antigua cantera, por Los Lisos, para, otra vez por asfalto, llegar al pueblo por la replaceta del Toro. Allí, una carpa será la que reciba a los senderistas, que degustarán las gachasmigas blandas o migas tortilleras, y podrán pasar un rato de convivencia con los vecinos en el que no faltará la música.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos