Un paraíso para los 'pajareros'

Unos turistas recorren la pasarela sobre la laguna de El Rincón./Javier Carrión.
Unos turistas recorren la pasarela sobre la laguna de El Rincón. / Javier Carrión.

Recorran a pie o en bici el humedal del Parque Natural de El Hondo para observar hasta 200 especies de aves diferentes

Pepa García
PEPA GARCÍA

Escuchar a los ánades friso, silbón y real comunicarse con sus congéneres; observar cómo el pato cuchara y el tarro blanco se sumergen en busca de alimento; reconocer a la focha común por su característica mancha blanca sobre el pico; otear en la lejanía una enorme bandada de flamencos sobre las aguas someras de La Montcada; tratar de seguir con la mirada el inquieto vuelo del mosquitero; admirar el majestuoso planeo del águila lagunera y, con suerte, verla pescar. Son solo algunas de las posibilidades que el Parque Natural de El Hondo (humedal Ramsar) ofrece a los amantes de la naturaleza y, en especial de las aves, de las que se cuentan hasta 200 especies distintas durante el año. No obstante, reconoce Ismael Gallardo, que atiende desde el centro de información, las verdaderas estrellas de este paraíso para la avifauna son la malvasía cabeciblanca (habitante perenne en estas lagunas; 80 ejemplares, según el censo del año pasado) y la cerceta pardilla (también en peligro), que regresará a El Hondo a principios de abril para el cortejo nupcial y la cría.

La obsesión del cardenal

Situado al sur de la comarca del Bajo Vinalopó, sobre la depresión tectónica conocida como la Plana de Elche, el Parque Natural de El Hondo es un humedal de 2.387 hectáreas rodeado de campos de cultivo de forraje y hortalizas, palmeras y las tierras en las que nacen las jugosas granadas de la Denominación de Origen Protegida Mollar. «Los granados aguantan bien estas tierras salobres», apunta Ismael.

La guía

Cómo llegar
Desde Murcia, hay que coger la A-7 a Alicante y tomar la salida 529 (Catral/Torrevieja). Continúen en dirección Catral/Torrevieja y tomen la CV-904. Giren hacia la izquierda, siguiendo la señal de dirección de El Realengo y, en el siguiente cruce, otra vez a la izquierda hasta el aparcamiento del Parque Natural de El Hondo.
Recomendaciones
Llevar protección solar, gafas de sol y gorra, calzado para caminar, prismáticos para las aves y cámara. Con el calor, es recomendable es ir a primera hora y llevar repelente de mosquitos.
Cómo visitarlo
El Parque Natural de El Hondo. Finca El Rincón. Azarbe de Afuera, s/n. San Felipe Neri (Crevillente). 966 678 515. El centro de interpretación está abierto de lunes a viernes y domingos (de 10 a 14 horas) y los sábados (de 12 a 14 horas). Tiene varias rutas señalizadas: la amarilla (1 km. y adaptada a personas con movilidad reducida); la verde, por la laguna de El Rincón y El Saladar (4 km.); la azul, para hacerla en bicicleta, por los azarbes de Dalt y Convenio (16 km.); y la roja o itinerario ornitológico, para la que hay que inscribirse previamente (5 km.); al discurrir por terrenos de la Comunidad de Riegos de Levante, solo se puede hacer los sábados, de 8.30 a 11.30 h.
Dónde comer
Bar El Lugarico. Plaza Cardenal Belluga, 17. San Felipe Neri (Crevillente). 670 651 345. Cierra lunes; cenas, solo viernes y sábados. Especialidades: paellas a la leña (por encargo), carne a la brasa y manitas de cerdo. Precio medio: 15 euros.

Antigua zona pantanosa integrada en la que fue la Albufera de Elche, su desecación fue fruto, como la del valle del Segura en Murcia, de la obsesión del cardenal Belluga por combatir la insalubridad de la que eran fuente estas tierras inundabas. De hecho, prueba de ello es la fundación de la Real Villa de San Felipe Neri, en 1732, bajo el reinado de Felipe V y a instancias del eminente cardenal murciano. Hoy, dependiente de Crevillente, es la localidad en la que se ubica este maravilloso humedal, que pervive en torno a los dos grandes embalses de agua dulce, el de Poniente y el de Levante, propiedad de las comunidades de regantes de la zona.

Ahora que todavía no ha apretado el calor y los mosquitos están casi desaparecidos, pueden ir a cualquier hora del día a disfrutar de este relajante paseo y dedicarle toda la mañana.

Cojan los prismáticos, la cámara, el agua, la gorra, las gafas de sol y las ganas de contemplar y recorran los itinerarios que les llevan sobre la laguna de El Rincón, un mirador en primera línea; y los que bordean el parque y la red de azarbes y canales. Relájense descansado la vista de los brillantes verdes de los cultivos, transpórtense a otro continente a la sombra de alguna de las casetas que dan descanso y refugio al caminante, entrenen su visión panorámica desde el observatorio de La Torre o siéntense en el Volcán para asistir, como vulgares mirones, al diálogo que entablan con sus voces «todas las variedades de pato que se ven en España».

También existe la opción de recorrer este espacio protegido en bicicleta, solo tienen que seguir la ruta azul (16 km.). Además, desde San Isidro y Catral hay señalizados itinerarios cicloturísticos, si deciden acudir sobre dos ruedas.

No dejen de pasar por el centro de información, en el que, además de poder conocer curiosidades sobre los habitantes de este rincón de alto valor ecológico, tienen una ventana abierta a una de las charcas, para asistir a las idas y venidas de las aves sin ser vistos.

Si es aficionado a la botánica, también puede aprovechar para descubrir las espacies características del saladar, propias del sureste español y considerado hábitat prioritario por la UE.

Cuando dé por concluido el paseo, puede acercarse hasta el pueblo de San Felipe Neri para reponer fuerzas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos