Pámpanos, 'janglones' y fuentes de la Venta

Estribaciones septentrionales de la Sierra de Lavia, con la anaranjada Hoya los Hermanos en primer plano, en la que los melocotoneros están ya otoñando./Guillermo Carrión
Estribaciones septentrionales de la Sierra de Lavia, con la anaranjada Hoya los Hermanos en primer plano, en la que los melocotoneros están ya otoñando. / Guillermo Carrión

Por los dominios de Lavia, entre cabezos, morras y seculares cepas de monastrell de la D. O. Bullas

PEPA GARCÍA

Enclavada en la umbría del Lomillo; refugiada en los límites de un denso pinar este otoño huérfano de su abundante variedad micológica; entre las sierras de Lavia y Burete; y sobre el privilegiado altiplano que es el valle de la Venta del Pino se encuentra Bodegas Lavia. Una pequeña cava en la que se mima la crianza del vino de la D. O. Bullas, apegada al terreno y a sus singularidades.

Territorio de Cehegín, este valle es uno de los dos altiplanos de la D. O. Bullas, junto al de El Aceniche, donde las condiciones para la viticultura son inmejorables, tanto por su altitud (750 m.) como por la temperatura reinante, sus reservas hídricas y su alta pluviometría. Lo cuenta Sebastien Boudon, enólogo de origen francés y artífice de los caldos Lavia, para los que las uvas se vendimian a mano, la cosecha se selecciona, primero, en la vid y, luego, antes de caer por gravedad (para evitar los bombeos) en la despalilladora; y, finalmente, se cría en barriles de roble bajo tierra.

En esta cava se cuidan todos los detalles. «No hay que olvidar que no hay un buen vino si no hay una buena uva», afirma para recordarnos que tras los caldos hay viticultores; y que, tras los 'lavia', hay una producción ecológica, «por respeto al medio ambiente y, por supuesto, al consumidor». Y también a la tradición, por eso, pese a que esta bodega embotelló su primera cosecha en 2005 y pasó a manos de su actual propietario en 2015, los viñedos -24 hectáreas- que les surten de «una uva de mucha calidad y sabores muy complejos que tratamos de traspasar a la botella», poseen cepas de entre 35 y 100 años; y, excepto 2 de estas hectáreas (syrah), todas son monastrell: «La variedad autóctona es muy importante», resume Boudon la filosofía de esta bodega

La jornada comienza descubriendo este rincón natural privilegiado, incluido en la ZEPA Sierras de Burete, Lavia y Cambrón, Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Área de Protección de la Fauna Silvestre, es un espacio de alto interés paisajístico, en el que, incluso este año en que la amenazante sequía parece haberse perpetuado, como las altas temperaturas, abundan los nacimientos de cristalinas aguas.

Atravesando los viñedos de cepas centenarias -que el alicantino Luis Miñano ha librado de perecer arrancadas y cuida, como el entorno, optando por una viticultura sin herbicidas ni fertilizantes químicos-, dirigimos nuestros pasos, entre un arcoíris de pámpanos verdes que ya amarillean, ocres y anaranjados, fucsias y hasta violáceos, hacia el Cabezo de la Venta.

Allí, en su pie de monte, se levanta un viejo caserío junto al que mana la Fuente del Cabezo de la Venta; un agua que acopian en una balsa antropizada con abrevadero, que alguna vez hizo también las veces de piscina. El paseo, pegado a los pinos carrascos del cabezo, junto al abundante enebro repleto de frutos, la jara, la coscoja y el espino negro, permite disfrutar de la amplia paleta de colores que inunda en estas fechas la hoya poblada de viñedos: de los rojos vino de los racimos más remolones -los janglones, nos ilustra nuestro guía Antonio, de El Romero, naturaleza y aventura-, algunos ya pasificados; también de los vivos ocres que están adquiriendo los campos de melocotoneros que ahora salpican la zona; y, sobre todo, del verde profundo de la vegetación de la aserrada y picuda cima de la Morra de los Cuchillos y del redondeado culmen del Pico de Lavia, el más alto del término de Cehegín con sus 1.236 m.

En unos minutos se llega a otro nacimiento, conocido por los locales como la Balsa de los Enamorados porque no era raro que los jovencillos pasarán allí sus tardes de contemplación. Hoy, esta balsa que recoge el agua del nacimiento, antes de dejarla correr para regar algunos campos de almendro de plantación reciente, está vallada para evitar la caída accidental de fauna, pero también de algún chiquillo despistado. Unos enormes pinos custodian esta balsa de aspecto bucólico, pero, sin solución de continuidad, la siguiente parcela es un campo de nogales, porque, en este valle, la vegetación silvestre se entreteje con la superficie agrícola que, tradicionalmente, siempre estuvo destinada a cereal o a vid, «nunca a otros frutales», recuerda Antonio.

Dirigimos nuestros pasos hacia la Hoya de los Hermanos, un hondón repoblado no hace mucho de melocotoneros que, en contraste con la tupida cubierta vegetal de la Sierra de Lavia, llama aún más la atención. Aquí, junto a un viejo cortijo, comienza la ruta de ascensión a la cima del Lavia y los Cuchillos, un agradable pero exigente paseo de unos 8 km. que pasa por otro húmedo y atractivo hondón, Hoya Lóbrega. Es el collado que separa estos dos singulares picos con amplias vistas, desde donde se otea hasta la Sierra de María y La Sagra e incluso, dicen, en los días despejados se llega a ver el mar. Este es territorio de la cabra montés, pero también del arruí, que ya ha comenzado a desplazarla, y del jabalí, que baja por la noche en busca de alimento.

Una bandada de zorzales atraviesa el cielo en el momento en que el itinerario discurre por unos viñedos abandonados, donde algunas cepas, asilvestradas, han sobrevivido entre los matorrales y colorean el paisaje. Junto al camino, algún zorro ha marcado su territorio, desvelando que incluye estas uvas en su dieta.

De pronto, el sendero se interna en un tupido bosque y el paisaje cambia radicalmente. A apenas unos centenares de metros, los cultivos son ahora invisibles y los pinos, quebrados por las nevadas del pasado invierno, han caído al suelo cortando el paso. Pronto, la senda nos devuelve a los viñedos que rodean la bodega. Es hora de probar sus vinos.

Temas

Bullas, Vino

Fotos

Vídeos