Junior Mackenzie: «La industria me rechazó desde el minuto cero»

Junior Mackenzie./
Junior Mackenzie.

El proyecto musical del castellonense Juan Forte llega a Murcia con 'Files of Life', una de las grandes joyas discográficas publicadas en nuestro país el pasado año

ALBERTO FRUTOS

La cantidad de detalles brillantes e inspirados que habitan en las canciones de 'Files of Life', el nuevo trabajo de Junior Mackenzie, pseudónimo tras el que se encuentra Juan Fortea, constituye un secreto de puertas abiertas. Los arreglos de cuerdas de 'With You', los vientos en la cara de 'Colors of the Sky', la mejor del lote, o los apuntes de sintetizador que abrigan a 'Much More Than We Need' son tres ejemplos dentro de un disco al que nada le sobra y solamente le falta una cosa: la justicia poética. Hablamos de ese factor invisible, pero cada vez más necesario, cuya aparición implicaría, de forma automática, la aclamación popular, por encima de la crítica rendida, a esta obra mayúscula, auténtico monumento a una decena de rostros cautivados por la música de raíz que siempre se clava en la memoria más selectiva, ese rincón en el que solamente se queda a vivir y madurar lo que realmente importa. 'Files of Life' juega en esa liga, ganando todos y cada uno de los encuentros que comparte con las expectativas, la esperanza, la promesa, la realidad y, por supuesto, la emoción. El punto en el que nacen y se hacen inmortales las canciones. Hablamos con Juan para celebrar y analizar

Cuándo
Sábado 17, a las 19.00 horas
Dónde:
Fnac
Cuánto:
Entrada libre

-¿Cree que todos los caminos previos de su carrera le han terminado llevando hasta 'Files of Life'?

-A nivel musical y sonoro es algo que no me he planteado nunca. Me limito a intentar materializar una canción tal y como la escucho en mi cabeza, siempre arropado por la inestimable ayuda, talento y arte de los músicos con los que trabajo. Nunca un camino es premeditado, va fluyendo por sí mismo hasta el resultado final. Lo que sí que me ha llevado hasta 'Files of Life' han sido las experiencias vitales; el desamor, la sensación de desarraigo y soledad, los viajes, la vida... Es todo el resultado de una observación detallada del entorno que se filtra para dar lugar a las canciones.

-A nivel personal, le diré que me parece uno de los mejores discos nacionales que he escuchado en los últimos meses, con diferencia. Además, creo que es un trabajo con el que es extremadamente sencillo conectar de una manera casi sensorial, puede que incluso impulsiva. ¿Las canciones nacieron también desde un punto de vista tan intenso?

-Pues a nivel personal, le diré que agradezco enormemente su valoración ya que tras recibir su pregunta observo que ha captado a la percepción la esencia de este disco. 'Files of Life' es un trabajo que intenta sacar luz de los momentos oscuros con todo el optimismo y positividad que la vida moderna nos permite. Todas las canciones se han escrito en momentos significativos de mi vida que han tenido como nexo común el sentimiento de soledad y la melancolía. Podríamos haber plasmado esos sentimientos en un disco oscuro y pesimista, pero lo interesante aquí es que, desde mi punto de vista, hemos conseguido convertir esos momentos más negros en algo hermoso.

-Se trata de un tipo de música de raíz que, en los últimos años, parece ir sumando apasionados fieles dentro del panorama musical español. ¿A qué cree que se debe?

-Sinceramente, creo que el público se está cansando de ser bombardeado continuamente con la misma radiofórmula, con esas bandas clónicas que suenan todas igual sin aportar nada nuevo y que copan todos los carteles de los festivales y medios de comunicación. La gente se está cansando de la inmediatez. Es por eso que, desde mi óptica, el público está comenzando a investigar para refugiarse de este panorama y encontrar cosas nuevas que emocionen.

-Tengo entendido que, una vez grabado el disco, no fue nada sencillo publicarlo. ¿Qué ocurrió exactamente?

-La música como arte es para mí lo más grande que ha creado la humanidad. Sin embargo, la figura del músico dentro de la industria discográfica es comparable a ser un trozo de carne dentro de un estanque de pirañas, todas quieren morder. El rechazo de este trabajo por parte de los sellos discográficos apareció desde el minuto cero al no ser un estilo de música que esté de moda, es decir, un estilo fácil de monetizar rápidamente. En esta sociedad de consumo compulsivo la música se ha convertido en un mero producto comercial donde, en la mayoría de los casos, el que menos dinero gana es el propio autor que ha dado forma el disco. Finalmente, tras mucho trabajo, conseguí autoeditarlo con la ayuda de Big Artist, mi agencia de management y distribuirlo físicamente a través de Gran Sol. De esa forma, mis derechos están intactos y no siento que nadie me esté robando nada. Junior Mackenzie entendido como un colectivo tiene el control total sobre las canciones y sus beneficios. Y nadie me muerde.

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos