«El éxito debería ser la consecuencia y no la meta»

Fotografía de Ross. /
Fotografía de Ross.

El cantante y compositor presenta su nuevo EP, 'Ross Pop', con el que entrega un nuevo monumento de pop-rock atemporal

ALBERTO FRUTOS

Hay artistas que se escriben con mayúsculas. ROSS es, sin lugar a dudas, uno de ellos. Las razones son tan variadas y de tanto peso que tratar de describirlas con palabras supone un ejercicio tan complejo como, en el fondo, injusto. Discos como 'Rossland', 'Durante el fin del mundo' o el imbatible 'Supersonic Spacewalk', una de las lecciones de pop-rock más alucinantes jamás impartidas en nuestro país, no admiten más poesía que una escucha detenida y perenne, analítica y emocionante, vibrante y entusiasta. ¿Acaso existen versos mejores para definir una obra que todos los que se condensan en la esencia de lo inmortal? Pues eso. Juan Antonio Ross, nacido en Madrid pero murciano a base de estribillos capaces de conquistar cualquier Región que se propongan, ha entregado recientemente un nuevo trabajo, el EP 'Ross Pop', donde, con solo cuatro píldoras, consigue reafirmar su estatus de intocable pasando del guitarrazo energético a la melancolía Beatle, pasando por la desnudez acústica y el eco del music hall más sofisticado y juguetón. Imposible más en menos. Menuda capacidad tan maravillosa tienen los genios para impresionar con el espacio justo. Y, volvemos al principio, ROSS es uno de ellos. Charlamos con él.

-Una de las canciones del EP, 'I never wanted to be a star', además de ser un tema que hubiera firmado el McCartney más inspirado, cuenta con una letra especialmente brillante. ¿Se podría considerar autobiográfica? ¿Realmente nunca le ha dado importancia al éxito como meta final?

Cuándo
Sábado 10, a las 22.30 horas Dónde: Sala 12&Medio Cuánto: 10 /13 euros. Completa: Caballero Reynaldo & The Grand Kazoo

-Cuando me dicen eso de McCartney pienso en nuestras cuentas corrientes (risas). No sé si él firmaría este tema, pero la letra menciona a Lennon, a uno decepcionado de la fama. Es autobiográfica en el sentido de que es cierto que yo nunca me he sentido un verdadero frontman, un líder carismático. Soy alguien polifacético: compositor, arreglista, productor, multiinstrumentista, con una capacidad para la música que estaba en mí al nacer, pero ser Prince, Michael Jackson o Elvis Presley exige otras cosas que yo no creo poseer. «Nunca perseguí la gloria /ni dejar en la memoria /de los hombres mi canción», que escribiera Machado. Sin embargo, aquí estoy, haciendo algo que no puedo dejar de hacer porque es un dictado interior impulsivo y genuino que necesito para respirar. No obstante, a tu alrededor se mira como necesidad el triunfo. Es paradójico. Si llega, el éxito debería ser la consecuencia y no la meta. Pero, si no aparece, no es justificación para abandonar. El fin es el arte, eso para mí sí es algo indiscutible.

-¿De qué forma varía su proceso de trabajo cuando se enfrenta a un EP que cuando da forma a un LP?

-En realidad un EP siempre es algo que surge de forma espontánea, generalmente no está planeado, al menos en mi caso. Un EP nace de repente y se construye de improviso. Así nació 'Ross Pop', de la necesidad de publicar para la colección 'Apoya la escena murciana' de 'La Verdad' y seleccionar un material determinado que estaba ahí y que no iba a ocupar otro lugar.

-Su concierto se encuentra enmarcado dentro de la estupenda programación de la nueva edición de Microsonidos, una de las citas culturales más importantes y especiales del año en la Región, donde comparte cartel con un alto número de grupos y artistas recién llegados. ¿Qué es lo que más destacaría de esta nueva generación?

-Está ya muy dicho y oído pero es verdad que, generación tras generación, Murcia es un nido de talento impresionante y me lo parece sobre todo porque no hay grupos de una onda determinada, hay de estilos muy diversos y siempre hay grupos con calidad y personalidad destacadas. El muestrario de un festival como Microsonidos es precisamente lo mejor que nos puede pasar. Creo que la renovación está servida con el eclecticismo por bandera y eso me parece muy sano.

-¿Y hasta qué punto se considera una influencia para ellos? Su papel dentro de la escena musical de la Región es absolutamente indiscutible.

-No tengo mucha idea, alguna vez sí me han comentado que se han fijado en mí, que Ross podría ser un referente y es emocionante pensar en algo así, pero no lo sé. Yo realmente vivo aún dentro de mi mundo creativo, sintiendo que todavía tengo mucho por aprender. Cada paso que doy es un nuevo aviso de que lo de atrás ya no sirve para nada y lo importante es lo que todavía no has hecho y, claro, si serás capaz de hacerlo. Mi tiempo es ahora; el pasado, al igual que el futuro, no existen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos