Diana Navarro: «La música me ha sanado y lo sigue haciendo»

Diana Navarro, durante una actuación./Promocional
Diana Navarro, durante una actuación. / Promocional

La malagueña se sube a las tablas del Teatro Romea para estrenar su último trabajo, 'Resiliencia', un disco marcado por heridas y cicatrices

ALBERTO FRUTOS

Se desconoce el número de escuchas mínimas requeridas antes de lanzar un diagnóstico que, más allá de lo estrictamente musical, se lanza de lleno al vaso de la emoción. Sin embargo, hay algo en 'Resiliencia', el sexto disco de Diana Navarro -ahora surfeando un pico creciente de popularidad gracias al programa de Antena 3 'Tu cara me suena'-, tan indescriptible como profundo, tan tangible como melódico, tan sospechoso como, finalmente, certero en su realidad. Para entendernos, y acudiendo a la prosa errante de camino corto, cada una de estas canciones hiere como un puñal, sangra como una despedida frente al espejo y resucita, si se pone voluntad, desde la belleza de una voz de profundo calado. Las letras, firmadas en su gran mayoría por la malagueña, construyen un hostal de corazones rotos en el que el pop y el flamenco se encuentran para firmar la paz. Aunque, insisto, la guerra se viva por dentro y recorra cada estrofa. Hablamos con ella.

-Su último trabajo, 'Resiliencia' transmite la sensación de ser una especie de resumen de lo que es Diana Navarro a día de hoy. ¿Cabe todo un presente en trece canciones?

Cuándo
Viernes 11, a las 21.00 horas
Dónde
Teatro Romea
Cuánto
25 euros / 32 euros /38 euros

-Es una necesidad de compartir con mis seguidores una historia de crecimiento personal vivido en primera persona y desde la empatía de historias prestadas. No sé si cabe en trece canciones, pero es un fiel reflejo del mensaje positivo y de superación que quería transmitir.

-El título del disco hace referencia a la capacidad que tenemos los seres humanos para adaptarnos de forma positiva a situaciones adversas. En este sentido, ¿la música es la mejor de las herramientas posibles para ello?

-Para mí es una herramienta muy valiosa. A mí me ha sanado y lo sigue haciendo. Imagina un mundo sin música, me entristece solo pensarlo. La música nos hace evocar momentos de nuestras vidas, nos relaja, nos anima y nos acompaña. La música es vida directa a los oídos.

-'Resiliencia' es un disco detallista y resplandeciente en su forma, pero doloroso en su fondo. ¿Las heridas han jugado un papel especialmente relevante en su creación?

-Yo vengo de la copla y este género es dramático en su mayoría. Pero siempre desde el romanticismo. 'Resiliencia' pretende mostrar que aunque haya dolor siempre se puede encontrar la tranquilidad.

-¿En qué lugares ha encontrado la inspiración para dar forma a las letras de 'Resiliencia'?

-Llevaba cuatro años escribiendo y dando forma a todo lo que sentía. Estos trece temas me han salido de lo más profundo. Las armonías y melodías las tenía claras, pero para 'Los niños, no' y 'Desnuda vengo aquí', quise contar con el talento de Domi del Postigo, al igual que para 'Olivia Ovidia' con Martinez Ares y para 'Haz conmigo lo que quieras' con José Manuel Navarro. Siempre he sido autora de todos mis temas y me gusta reivindicarlo, pero también me gusta rodearme de buenos letristas que me ayudan a mejorar el mensaje que quiero transmitir.

-Como cantante, ¿se enfrenta de manera distinta a un texto escrito de su puño y letra que a uno elaborado por otro artista?

-Cuando lo escribes sabes más directamente de lo que hablas. Pero para mí no es problema. Estudiar interpretación me permite entender el personaje de cada canción y poder hacerlo mío.

-A lo largo de su trayectoria, ¿las canciones le han salvado la vida muchas veces? ¿Hasta qué punto se siente en deuda con ellas?

-La música es mi vida, es como respirar. Imagina.

-¿Qué cosas le quedan por contar que aún no haya cantado?

-Todo lo que la vida me permita vivir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos