«La balanza siempre cae del lado de la música»

«La balanza siempre cae del lado de la música»
Mario Miranda

La banda murciana despide su 'Viaje iniciático' con dos conciertos junto a la Orquesta Sinfónica de la Región antes de tomarse un descanso

ALBERTO FRUTOS

Toca recoger las maletas, preparar el siguiente destino, tomar aire y arrancar. Ventanillas bajadas, carretera y manta y todo un horizonte esperando ser conquistado. El futuro es la nueva búsqueda que los murcianos Second han decidido emprender, despidiéndose de un disco, 'Viaje iniciático', que ha marcado un antes y un después en su carrera. Canciones que llegaron con la frente alta, la mirada fija en la supervivencia y el sello musical que caracteriza a Sean Frutos y los suyos y que, dos años después, descubren su verdadera identidad: eran comienzo y desenlace. Ahora toca descansar, comenzar a construir nuevos castillos de naipes y desentrañar los secretos de los laberintos que vendrán, pero antes, Second vuelve a su casa, Murcia, para despedirse a lo grande con dos conciertos en los que estarán acompañados por la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, dirigida por Virginia Martínez, formando una dupla destinada a alcanzar la emoción y la épica más pura. Noches que sueñan despiertas con convertirse en recuerdo imborrable para todos los asistentes, testigos y cómplices, desde el escenario o desde las butacas, que tendrán la oportunidad de observar en directo la transformación de unas canciones en un hasta pronto. Y viceversa. Preparamos el terreno charlando con Sean.

-Dos años de 'Viaje iniciático' dan para mucho, ¿qué balance hacéis de este trayecto vital y artístico?

Cuándo:
Sábado 4 y domingo 5, a las 21.00 horas y a las 19.00 horas, respectivamente.
Dónde:
Teatro CircoCuánto: Entradas agotadas.
Cuánto:
Entradas agotadas.

-Han sido dos años muy intensos. De hecho, tengo la sensación de que han sido muchos más, por la cantidad de conciertos y trayectos que hemos realizado desde el inicio del viaje. Creo que mucha gente ha entendido el mensaje que queríamos transmitir, y eso ha hecho que nuestras canciones lleguen más. Supongo que nos desnudamos un poco más de lo habitual, que hemos sido más frontales y sinceros. La balanza siempre cae del lado de la música. Eso siempre es positivo.

-¿Qué os produce más curiosidad como banda, un inicio o un desenlace?

-Los inicios son muy interesantes, precisamente porque se adentran en lo desconocido. En nuestro mundo es cuando te das cuenta de cómo acoge el público las canciones que has hecho. Ahora ya sabemos las canciones que más funcionan y las que más se han extendido, pero eso no quita que lo disfrutemos.

-El proceso de creación de las canciones del disco estuvo marcado por momentos personales muy intensos, ¿de qué manera han terminado influyendo aquellas experiencias a lo largo de esta gira?

-Durante la composición del disco pasamos unos momentos un poco extraños, vamos a llamarlos así, y eso se reflejó en estas canciones, que sirvieron de escape. Lo curioso es que, cuando se editó, ya estábamos al cien por cien. La luz, presente en el fondo de esas composiciones, finalmente salió y ha sido una gira que hemos vivido muy intensamente. Es cierto que la oscuridad ha aparecido en algunos momentos puntuales, pero al final, y por ahora, gana la luz.

-¿Cómo habéis vivido la evolución de las canciones del disco? ¿Os ha sorprendido la manera en la que han ido creciendo dentro de vuestro repertorio?

-Sí, siempre nos sorprende. Muchas veces imagino cómo sería grabar un álbum después de estar tocando en directo las canciones que fueran a entrar en el mismo durante dos años, antes de meterse al estudio. Un poco al revés de como se hace, a ver qué pasa. Estoy convencido de que las canciones irían evolucionando y lo que había al principio cambiaría mucho al final. Es curioso, tendríamos que hacerlo alguna vez.

-¿Cómo surge la idea de celebrar este fin de gira con la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia?

-Lo teníamos en mente desde hace tiempo, y me consta que la OSRM también, así que a través de nuestros amigos del Teatro Circo surgió la historia de amor. Ellos hicieron de Celestina.

-¿Qué canciones son las que mejor se adaptan a esta reconversión sinfónica?

-Increíblemente, todas. Las más épicas está claro que entran muy bien con todos los arreglos e instrumentos, pero es que las movidas también han quedado muy interesantes. De todas formas, los espectadores serán los que juzguen esto.

-Estos conciertos suponen también un hasta pronto, ya que tenéis pensado tomaros un año de descanso para comenzar a trabajar en un nuevo disco. ¿Alguna pista de por dónde pueden ir vuestros próximos pasos?

-Tenemos algunas cosas, pero queremos tener muchas más. No podemos hacernos ninguna idea todavía, porque no hemos hecho criba. Por ahora componemos sin pensar en nada más. Sin hoja de ruta.

-La segunda fecha fue casi obligada después de que se agotaran en tiempo récord las entradas del concierto del 4 de noviembre. Murcia nunca falla, ¿no?

-Murcia nunca falla, pero es que para estos conciertos va a venir público de todas partes. Valoramos mucho que estas personas hagan tantos kilómetros para vernos. Intentaremos corresponder lo mejor que sepamos.

-¿Qué es lo más especial de jugar en casa? ¿Se acostumbra uno después de tantos conciertos en su tierra?

-Lo más especial es que está tu gente, y también lo que más responsabilidad te crea. Nunca me acostumbraré a tener en casa la mirada atenta y crítica de mis amigos y familia, sobre todo la de mi padre, que fue músico en los sesenta, y luego siempre me comenta cosas.

Fotos

Vídeos