«El agua recoge vivencias y sentimientos»

Perla Fuertes, junto a dos de sus obras./
Perla Fuertes, junto a dos de sus obras.

Imágenes femeninas expresan emociones inmersas en el líquido

PEDRO SOLER

Hace casi dos años, en su exposición 'Fragmentos y evocaciones', incorporó por vez primera el elemento del agua. Figuras femeninas, inmersas en una transparencia líquida, pronosticaban lo que Perla Fuertes buscaba para su futuro artístico inmediato. A aquellos fragmentos y a aquellas evocaciones ha seguido esta 'Caja de agua', en la que las imágenes siguen en su empeño de deslizarse por el agua, y parecen conseguirlo en un reducido espacio, «en el que se recogen una serie de movimientos y expresiones que también tienen que ver con situaciones puntuales de la vida, y es como decir que en ese espacio, en esa caja de agua, quedan recogidos esas vivencias y sentimientos». Es como la pintora define la exposición que actualmente presenta en la galería Bisel.

Y, ¿cómo se planteó Perla Fuertes esta exposición? «Lo hice, teniendo presente que, a lo largo de nuestra vida, todos pasamos por diferentes situaciones o trances. Unas veces es la angustia la que se apodera de nosotros, lo mismo que en otros momentos nos rodeamos de incertidumbres, de dudas, y tratamos de buscar una salida o damos un giro a nuestra vida, tratando de salir de esa situación que nos agobia. En otras circunstancias optamos por dejarnos llevar, nos abandonamos a nuestra suerte sin lucha alguna; sin embargo, también hay momentos en los que somos capaces de dar un impulso, un salto, para tratar de salir de ese estado adverso. Y este nuevo elemento que he incluido en esta exposición, el agua, se presta perfectamente para definir las numerosas situaciones anímicas que he comentado». De cualquier forma, es una respuesta, porque estamos ante una pintora a la que le gusta «buscar escenas que me remuevan interiormente, porque no puedo pintar cuestiones frías e indiferentes».

Dónde
Galería Bisel. (Plaza del Par, 14. Cartagena) Hasta el 13 de enero.
Horario:
de 10.30 a 13.30 y de 17.30 al 20.30 horas.
Cuándo:
Hasta el 13 de enero.

En los cuadros de la actual exposición, las imágenes se muestran agilizadas por sus propios impulsos, por unos constantes movimientos; pero, por encima de todo, siempre hay que resaltar la expresión de «esos sentimientos en los que, junto a una sensación humanista, también se impone una demostración artística». Y esto porque, como Perla Fuertes confiesa, «siempre he tratado de transmitir mis sensaciones o emoción través de mi obra. La figura humana me ha servido para seguir por ese camino». También es evidente la supremacía de la imagen femenina, algo que la pintora achaca «a que para mí se trata de una referencia, porque quiero ofertar unas sensaciones interiores, que en la figura masculina no hallaría de un modo tan evidente. Está claro que lo que se impone es el predominio de una mente femenina».

Unión

Inmersa en un mundo pictórico realista, hay quien, sin embargo, afirma, que la suya es una pintura en la que se nota «unión entre abstracción y figuración». ¿Cómo puede darse esa cercanía entre dos estilos tan dispares? Perla Fuertes reconoce que «el estilo en el que mejor me siento ubicada es el realismo, aunque también he hecho distintos experimentos dentro de otros modos artísticos; pero, por unas u otras causas, vuelvo al realismo, que, por ahora, sigue siendo lo que de una manera más intensa me atrae». Para ella lo importante es el resultado «de un trabajo en el que comienzo siempre manchando el lienzo, para pasar de una simple mancha a ir, poco a poco, ajustándome a lo que, en definitiva, yo busco y quiero desarrollar. Si acaso podríamos llamar descomposición a esa mancha inicial, de la que paso a la definitiva figuración».

Por encima de todo, lo trascendente en las obras pictóricas de Perla Fuertes es «el comportamiento personal, que debe sobreponerse a esos cambios que se pueden producir en la realización de una obra. Lo importante para mí es sentirme plenamente libre a la hora de ejecutar cualquier pieza, más allá de insinuaciones o proyectos». La pintora reconoce que de su obra brota, de modo casi espontáneo «un sentido connatural por la estética y una preferencia, como ya he indicado, por la figura humana, como bien claro queda demostrado en mi trayectoria».

Las obras de Perla Fuertes ofrecen un intenso, que no inmenso, abanico de colores, basado en una fortaleza cromática. Podría decir que ha eliminado «de modo consciente aquellos tonos y colores prescindibles de un modo consciente», porque haber abusado de los colores o las pinceladas «hubiera sumado una complejidad cromática a cada obra, que también hubiera parecido un postizo innecesario y antiestético».

Sus cuadros también suelen reflejar una luminosidad que no parece penetrar por espacio alguno, pero que siempre está presente. Es debido, afirma, a que «la luminosidad es un concepto que me atrae, y sin querer puede quedar reflejada en mi obra. En esta exposición, todas las figuras representadas se encuentran sumergidas bajo un manto de agua, y la luz en ellas es evidente, porque la profundidad no es total, y las figuras se mueven próximas a la superficie, pudiendo penetrarles la luz con más fuerza».

Asunto fascinante

El agua como pretexto. Cuerpos sumergidos en el agua. Un asunto fascinante por el que la pintura siente cierta predilección y en el que los artistas han incursionado una y otra vez. Un recurso pictórico, un tema, casi una metáfora, de la que se sirve Perla Fuertes para jugar, más allá de las sensaciones que puedan provocar las obras, con las propias emociones. Y, a la vez, una excusa perfecta para plantear dilemas y ambigüedades tan presentes en su pintura. :: PEDRO MANZANO

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos