La Verdad

Seis de cada diez mujeres renuncian a su carrera profesional al ser madres

video

Una mujer deja a su hijo en el colegio. / Archivo

  • La mitad de las mujeres que todavía no tienen hijos estaría dispuesta también a hacer concesiones laborales, según un estudio de la Asociación Yo No Renuncio

  • Por el contrario, solo el 6% de los hombres han optado por dejar de lado su progresión laboral

La conciliación siguen siendo una palabra muy desconocida en la sociedad española. El 58% de las mujeres renuncia a su carrera profesional al ser madres frente al 6% de sus parejas según recoge un estudio realizado por la Asociación Yo No Renuncio, creada por el Club de Malasmadres. Un estudio realizado a través de más de 24.000 encuestas y que demuestra que “la corresponsabilidad está lejos de ser una realidad en España”, según ha señalado Laura Baena, presidenta de la asociación.

“Nos hemos encontrado con un techo de cristal que es la maternidad”, ha apuntado Baena, quien destaca que es fundamental romper “las propias barreras internas” que los hombres y las mujeres tienen asumidas. Por ejemplo, el estudio destaca que más de las mitad de las mujeres sin hijos (un 51%) renunciaría a su desarrollo laboral. En cambio, solo el 11% de sus parejas haría lo mismo. Además de esas barreras propias hay otras externas como los permisos de maternidad o paternidad o beneficios en el mercado del trabajo.

El estudio ‘Somos Equipo’ también se estudia la división del trabajo en el hogar. El 54% de las mujeres declara ser la principal responsable de las tareas invisibles (organización y planificación de tareas) frente al 17% de los hombres. Las mujeres están pendientes de los requerimientos del colegio o la guardería en un 72% de las ocasiones; del seguimiento médico de los hijos en un 67%; de poner lavadoras el 66% de las veces; y de preparar lista de la compra un 59%. En cambio, las actividades que más desempeñan los hombres en el hogar tienen más visibilidad y reconocimiento social que las desarrolladas por las mujeres. Son actividades físicas, previsibles y concretas, con menos carga mental, a excepción de llevar las cuentas del hogar, que lo hace el 37% de los hombres. “Es algo que tiene mucho que ver con el rol de género”, explica la socióloga Maite Egoscozabal. El resto de las acciones destacadas, tienen un inicio y un fin, como por ejemplo, cocinar (tres de cada diez casos) o hacer la compra en el 28%.

Mismo sueldo

Unas tareas en el hogar que no varían si los dos miembros de la pareja cobran lo mismo. El 45% de las consultadas aseveran que, aunque aporten lo mismo a la economía familiar, son ellas las responsables de las tareas dentro del hogar. Sólo en el 9% de los casos son sus parejas. En el 36% de los casos se gestionan de forma equilibrada.

Además, el informe señala una batería de medidas para cambiar la actual situación: actuar sobre la educación y concienciación de la sociedad; cambiar los permisos de maternidad y paternidad por unos iguales e intransferibles; redefinir las jornadas laborales y flexibilizar el trabajo remunerado para que éste deje espacio a otros usos del tiempo, figuran entre las principales conclusiones.