Teodoro, Puebla, Bernabé

Una palabra tuya

Lo que no hay que dejar de ser nunca es un tipo educado

Fotografía: Pepe H. Tipografía: Nacho Rodríguez/
Fotografía: Pepe H. Tipografía: Nacho Rodríguez
Antonio Arco
ANTONIO ARCO

Bienvenida sea una viñeta gráfica que ha llegado para despertar una sonrisa y poner algunas cosas en su sitio, en mitad de esta mudanza constante de la generosidad y la grandeza de la política hacia otros mundos. La ha dibujado este nuestro de 'La Verdad', Puebla, que está que se sale y que a lo que no está dispuesto es a que nos tomen, tanto político de medio pelo y lengua de doble filo, por tontos 2.0, o sea por más tontos de lo estrictamente dictado por la moda imperante. Tras la llegada de Presidente/Sánchez a Moncloa, de donde salió sin dar crédito a que le hubiesen pegado una galleta de tales dimensiones el ya expresidente Mariano Rajoy, Puebla publicó una viñeta certera, protagonizada en sus principales papeles por el ya citado 'ex' y por, atención pueblo elegido, Fernando López Miras, como bien sabe usted mandamás regional en estos momentos. Cuenta/dibuja Puebla que va y dice Rajoy en el Comité Ejecutivo del PP: «...se ha sentado un precedente grave: gobierna alguien que no ha ganado las elecciones». A lo que López Miras, frente a él y llevándose la mano derecha a la cabeza, exclama raudo y veloz para sus adentros: «¡Acho no!». O sea: «¡Acho no!». Que traducido para todos los públicos quiere decir: «¡No me jodas, Mariano!» o «Respice post te, hominem te esse memento, ¡dientes, Fernando, dientes!».

Hay que tener cuidado con lo que se dice, algo que no hizo el siempre somnoliento o malhumorado, o ambas cosas a la vez, Rafael Hernando del PP cuando declaró, por decir algo aunque fuese una tontería suprema, que el nuevo Ejecutivo socialista «mira mucho al pasado». Uy, sí, muchiiii(í)simo, por eso mismo ya se ha hecho historia, ahora en serio, con el nombramiento de una mayoría de ministras que, atención porque esto es lo verdaderamente destacable, tienen unos perfiles profesionales y personales como para no tener que echarnos las manos, ni la derecha ni la izquierda, a la cabeza. Y menos mal que no dijo que estamos ante un Gobierno ilegítimo, porque en ese sentido Soraya Sáenz de Santamaría ya dio una lección de saber estar, frente a Monedero de Podemos, al que le pasa justamente lo contrario, que sobra, cuando incluso con demasiada amabilidad, para lo que éste se merecía, le soltó en su cara dura una verdad verdadera: «Esto es la democracia».

Miren, como hay gustos para todos, a mí en la oreja izquierda me reconoció la filósofa Marina Garcés que «ver marchar a todo un Gobierno y su aparato corrupto es motivo de alegría», mientras que en la oreja de centroderecha el historiador Fernando García de Cortázar me aseguró algo bien distinto, que «es hiriente y absurdo que quienes quieren destruir España la gobiernen». Bueno, pues que cada uno piense y opine libremente, pero vamos a hablarnos civilizadamente y a trabajar todos juntos por el bien común, que nos incluye.

Se puede decir todo pero hay que decirlo bien. Se trata de ser útiles, y luego en su casa que cada uno se disfrace de lo que quiera, incluido de matón de playa o de mantón de Manila. Dos políticos, también nuestros de por aquí, han estado fatal en las últimas horas por no saber callarse a tiempo en las redes sociales a las que tan adictos son nuestros representantes políticos. El primero, el diputado Teodoro García del PP, que mire usted que de tonto no tiene un pelo, ni de desagradable tampoco, aunque a veces se empeñe en serlo tontamente. No es que haya que utilizar en todo momento expresiones a la altura del filósofo en boga Byung-Chul Han, pero lo que no hay que dejar de ser nunca es un tipo educado. Veamos: la ya ministra de Medio Ambiente, la preparadísima Teresa Ribera, retuiteó recientemente una foto del Mar Menor realmente devastadora. El consejero Javier Celdrán, lo cierto es que muy comedido el hombre, le hizo saber que se trataba de una foto de 2016; pero Teodoro García no, él no, él se vino arriba y publicó en la red, dirigiéndose a la ministra de esta guisa neocampestre, lo que sigue: «Espero que antes de hablar vengas a ver». No creo yo que con esas formas le apetezca mucho.

Y luego está Francisco Bernabé, delegado del Gobierno en funciones, que se ha tomado muy mal tener que dejar el cargo y que, refiriéndose a quien será su sucesor, el socialista Diego Conesa, ha escrito en un grupito de whatsapp -¡Bernabé, que tú no eres así de cafre, no te equivoques más!-: «Voy a reventarlo cada vez que pueda». ¿Eh? Vaya, a eso se le llama ser constructivo, un bendito estadista, un hombre de diálogo, ¡Mahatma Gandhi reencarnado!, un conciliador. Qué no, que la salida no es por ahí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos