Finca Torrecillas apuesta por el turismo agroambiental y de naturaleza en Carrascoy

Pepa García
PEPA GARCÍA

Con un millón de metros cuadrados incluidos en la cara sur del Parque Regional El Valle-Carrascoy, Finca Torrecillas ha puesto en marcha un programa de actividades ecoturísticas «para visitantes interesados en conocer y disfrutar el genuino estilo de vida mediterráneo, basado en nuestros propios valores de historia, naturaleza y gastronomía», explica su responsable Paco de Lara, miembro de una familia que ha vivido y cultivado estas tierras desde hace cinco siglos.

Con una casa de 1.000 metros cuadrados que alberga toda la historia de la familia, esta finca es un espacio agroforestal en el que se entremezclan los cultivos de secano, con almendros, algarrobos y olivos centenarios, y la superficie forestal cubierta de pinos y matorrales, entre los que se encuentran especies con propiedades medicinales.

Recorrido por ramblas cuajadas de fósiles marinos, que también habitan el búho real y el zorro, además de numerosas especies de aves, las posibilidades de disfrutar de la historia geológica y de la naturaleza que atesora son inmensas . Por ello y conscientes del valor ecológico conservado gracias a un modo de vida respetuoso, Finca Torrecillas ha diseñado un programa de actividades para realizar, de jueves a domingo, de turismo agroambiental y de naturaleza, siempre con picnic, aperitivo o comida incluidos.

Además, los domingos se celebran cursos de cocina basada en un recetario de principios del siglo XX encontrado por sus propietarios en la finca y también adecuado a la temporada de producción en que se encuentren los cultivos.

Para realizar cualquiera de estas actividades es necesario inscribirse previamente en www.fincatorrecillas.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos