La UPCT busca ejemplares puros de jara de Cartagena

Arriba, recolección de material vegetal para su estudio genético; a la izquierda, cultivo en vivero de ejemplares de jara de Cartagena.
Arriba, recolección de material vegetal para su estudio genético; a la izquierda, cultivo en vivero de ejemplares de jara de Cartagena. / UPCT

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, crearán 6 nuevos núcleos de la especie en peligro de extinción y estudiarán el ADN para encontrar los individuos no hibridados

Pepa García
PEPA GARCÍA

Entre septiembre del año pasado y esta primavera, el número de ejemplares de jara de Cartagena ('Cistus heterophyllus subsp. carthaginensis') de la última reforestación en su área crítica ha pasado de 75 a «unos 30», afirma la responsable del proyecto 'Acciones para la recuperación y conservación de la especie en peligro de extinción jara de Cartagena' y profesora del departamento de Producción Vegetal de la Escuela de Ingeniería Agronómica (Etsia) de la UPCT, María José Vicente Colomer. Sin embargo y pese a que están ya en el límite de supervivencia por la edad -viven entre 12 y 20 años, y estas germinaron en 1999, tras el incendio que asoló la población original del Parque Regional de Calblanque-, siguen existiendo dos ejemplares 'puros' de jara de Cartagena y otros dos hibridados con jara blanca ('Cistus albidus').

Precisamente para que el declive de esta población no suponga la desaparición de esta subespecie que únicamente puede encontrarse en Cartagena y en la valenciana Pobla de Vallbona -solo hay un ejemplar-, la UPCT ha puesto en marcha este proyecto, apoyado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, y la Consejería.

Este trabajo, que se prolongará hasta diciembre próximo, supone dar continuidad al plan de recuperación de la especie -aprobado en diciembre de 2014- y tiene como objetivo principal «reducir la amenaza de extinción a la que se enfrenta la especie, desarrollando una estrategia integrada de conservación que combina técnicas 'in situ' y 'ex situ', y otras medidas relacionadas con la promoción y sensibilización social a nivel local, regional y nacional».

Así, el próximo octubre, el equipo de la UPCT aumentará a 300 el número de ejemplares de jara de Cartagena, creando seis nuevos núcleos de población: «tres en el área crítica, desde la vaguada a Peña del Águila; y otros 3 en el área potencial, que están en propiedad privada y estamos en negociaciones con los propietarios para que autoricen las plantaciones», explica María José Vicente. La idea es reforestar cada uno de estos seis núcleos con 50 plantas, que ahora crecen en el vivero con el fin de que «tengan un sistema radicular más potente para que sobrevivan con mayor facilidad, ya que uno de los problemas es que la especie muestra una alta tasa de mortalidad», explica la responsable de la iniciativa.

La hibridación de la jara de Cartagena con la especie 'Cistus albidus' (una especie muy similar pero de hojas más blanquecinas) es otra de las amenazas para esta subespecie cartagenera. Así, para detectar los ejemplares puros, «mediante herramientas genéticas moleculares para el rastreo de antiguas hibridaciones naturales, se están realizando estudios de los individuos morfológicamente puros, para seleccionarlos con total certeza», aclara María José Vicente, que añade que también se estudiarán los individuos silvestres y que espera que esta parte del proyecto concluya antes del verano. Este trabajo lo realizará el departamento de Genética y Biología de Plantas de la Etsia (UPCT) y, a partir de él, el grupo de Hortofloricultura Mediterránea de la UPCT cultivará 'in vitro' una colección de referencia que se conservará en el Centro de Flora Silvestre El Valle.

Sin embargo, junto al reto de conservar la pureza de la subespecie 'carthaginensis', los expertos se plantean el de preservar también su hibridación natural: «En las jornadas celebradas en noviembre pasado, expertos como Pedro Sánchez, Emilio Laguna y Pablo Ferrer plantearon la necesidad de no ponerle barreras a este proceso de especiación como acervo genético que es».

Este proyecto da especial importancia a la divulgación, así que en julio llevarán al Congreso de Biología de la Conservación de Plantas (Madrid) la monografía científica sobre la jara de Cartagena; de cara al otoño, convocarán al voluntariado ambiental para desbrozar las zonas en las que se realizarán las reforestaciones; y, en noviembre, se volcarán con la jara de Cartagena en la Semana de la Ciencia, además de difundir entre los más pequeños un cuento sobre la especie.

Fotos

Vídeos