A las hormigas también les gusta trasnochar

Una imagen de la hormiga de Anse, cuyos hallazgos se produjeron en Pulpí y Loca. / ANSE

La investigación de una tesis doctoral permite descubrir una nueva especie de formícido en Lorca y Pulpí, que solo sale de su colonia por la noche

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Solo sale de noche porque no soporta las elevadas temperaturas diurnas, es diminuta y tiene los ojos grandes para moverse con soltura en la oscuridad. A la hormiga Anse ('Temnothorax ansei'), una nueva especie hallada en la Cuenca del Segura, le gusta comer insectos y dormir durante el día. Este nuevo insecto, descubierto entre Pulpí y Lorca, pertenece al género 'Temnothorax', que habita en matorrales y espartales semiáridos, uno de los ecosistemas más valiosos y singulares a escala europea.

Esta nueva hormiga fue descubierta gracias a la investigación para una tesis doctoral sobre ecología de formícidos que está llevando a cabo Chema Catarineu, investigador y actual presidente de la Asociación de Naturalistas del Sureste (Anse), bajo la dirección de Gonzalo G. Barberá (CSIC-Cebas) y Joaquín Reyes-López (Universidad de Córdoba). Estos investigadores explican que decidieron denominarla 'Temnothorax ansei' (hormiga de Anse) «en homenaje a la asociación que trabaja desde hace 44 años por la conservación y recuperación de los ecosistemas semiáridos del Sureste ibérico». La publicación de su descripción ya ha sido aceptada en la revista 'Sociobiology' y se han enviado muestras a diferentes museos de Madrid, Londres, Ginebra, a la California Academy of Sciences y a otras colecciones de universidades españolas.

La hormiga de Anse evita las elevadas temperaturas diurnas saliendo a forrajear por la noche. Esto, unido al pequeño tamaño de sus colonias (no suelen superar los 50 individuos), ha permitido que hayan pasado desapercibidas hasta ahora para los científicos. «El hallazgo se produjo en 2015, en un espartal de Pulpí (Almería). Posteriormente, se localizaron también colonias de la misma especie en una zona de matorrales de Lorca. Estábamos haciendo un muestreo en la Cuenca del Segura y pusimos una sesenta trampas. En tres de esos puntos nos encontramos a estas nuevas hormigas», explica Catarineu con entusiasmo. Añade que, «cuando vimos esta hormiga, era la primera noticia que teníamos a nivel mundial. Consultamos con los máximos expertos de España y nos dijeron que era una especie nueva del Sureste peninsular».

«Fue la primera noticia que tuvimos a nivel mundial sobre su existencia», dice Chema Catarineu

Además de esta nueva especie, los investigadores han identificado un total de 108 especies de hormigas en la Cuenca del Segura, un número muy alto, teniendo en cuenta que en la Península Ibérica se conocen 290 especies distintas. «Me hizo mucha ilusión saber que había descubierto una nueva hormiga. De hecho, nadie se había dedicado a investigar estas especies en la Cuenca del Segura», puntualiza Catarineu.

«Es bastante probable que lleve viviendo en la Región millones de años. El tema es que nadie se había percatado de sus existencia porque estas especies solo salen de sus colonias de noche, son muy pequeñas y, en concreto, la hormiga de Anse come insectos. Guardan diferencias con respecto a los demás tipos de formícidos», afirma. El experto relata que el hallazgo se produjo en 2015, pero el proceso de publicación científica es bastante complejo: «Se elabora el texto, la publicación tiene que ser aceptada... Pero aún no se ha publicado».

Catarineu afirma que «el descubrimiento de una nueva especie es siempre muy emocionante para investigadores que, como nosotros, somos apasionados de la biodiversidad. Además, es un honor poder dedicar este descubrimiento a Anse, una de las asociaciones que más ha luchado por la conservación de los ecosistemas semiáridos en los que vive esta nueva especie de hormiga».

Fotos

Vídeos