365 días profundizando

El bebé beluga 'Kylu', que cumple ahora un año, y su madre 'Yulka', en las instalaciones del Oceanogràfic de Valencia./Oceanogràfic
El bebé beluga 'Kylu', que cumple ahora un año, y su madre 'Yulka', en las instalaciones del Oceanogràfic de Valencia. / Oceanogràfic

La Fundación Oceanogràfic, que cumple un año, tiene como objetivo aportar conocimiento del mundo marino para su conservación; actualmente, tiene en marcha casi 50 trabajos de investigación

Pepa García
PEPA GARCÍA

La Fundación Oceanogràfic acaba de cumplir un año, prácticamente la misma edad que tiene el milagro vivo que es 'Kylu', la primera beluga ('Delphinapterus leucas') que nace y sobrevive en cautividad en Europa y que el pasado 15 de noviembre cumplió su primer año de vida. El bebé beluga, nacido en el Oceanogràfic de Valencia con 74 kilos de peso y 1,5 metros de longitud, se ha convertido en la estrella de este espacio que, hace ahora un año, decidió apostarlo todo a la investigación con la creación de la Fundación Oceanogràfic. Este organismo crece hoy tan fuerte y alegre como 'Kylu' y, como esa criatura ártica, se ha convertido en un regalo único para la ciencia y para la protección y conservación de la vida marina. Gracias a 'Kylu', explican desde la Fundación Oceanogràfic, se han podido desplegar, en unas circunstancia absolutamente privilegiadas y de proximidad, una serie de investigaciones que están revelando datos sobre la fisiología de las belugas hasta ahora inaccesibles y que servirán para conocer en profundidad a estos grandes mamíferos y ayudar a su conservación. Así, por primera vez se han podido realizar estudios sobre el corazón de las belugas, ya que la fina capa de grasa de 'Kylu' ha permitido realizarle ecocardiogramas, aportando una información única para entender las limitaciones de la vida en ambientes fríos y cómo los cambios en el entorno podrían afectar a su capacidad de supervivencia». Igualmente, las espirometrías que se le realizan están permitiendo conocer la evolución interna del sistema respiratorio de esta especie amenazada. «Las mediciones, pruebas y controles exhaustivos a los que 'Kylu' se presta serán claves para conservar la especie amenazada», afirma el equipo investigador.

Pero el trabajo que se está desarrollando en torno a 'Kylu', su cuidado, su cría y su conocimiento, solo es el más mediático y singular de los realizados por biólogos, cuidadores, veterinarios..., porque, «a lo largo de este año, se han registrado un gran número de actividades, junto al desarrollo de casi 50 estudios y trabajos de investigación y conservación, que responden a los principios fundacionales de la entidad. La Fundación Oceanogràfic nació con el objetivo de ampliar la misión del acuario, complementándola con el desarrollo de actividades de responsabilidad social y ambiental, lo que se materializará en labores de educación, divulgación, investigación y conservación, manteniendo por encima de todo los estándares de máximo bienestar de los seres vivos a su cuidado», resume su presidenta, Celia Calabuig.

Algunos de los proyectos destacados

1 Primeras espirometrías en belugas y morsas
Los científicos realizan espirometrías a las belugas y morsas del Oceanogràfic, similares a las que se practican en los reconocimientos médicos en humanos. El objetivo es conocer en profundidad su fisiología respiratoria y cómo influye ésta en el resto de su biología. Los hallazgos servirán, entre otras cosas, para predecir sus respuestas frente a cambios en el entorno tales como el cambio climático.
2 Diagnosticar nuevas enfermedades en delfines varados
Se aprovecha la asistencia a delfines varados para detectar nuevas enfermedades e investigar cómo deben tratarlas los veterinarios en animales enfermos. Además, este proyecto sirve para conocer el estado de salud de las poblaciones en el mar.
3 Estudios inmunológicos y de comportamiento
El bienestar animal es la máxima prioridad. Para asegurarlo, realizan estudios inmunológicos en el grupo de delfines que determinen sus valores normales con el fin de valorar en un futuro si un animal está inmunodeprimido. Además, con la colaboración de sus cuidadores, identifican a cada delfín por sus comportamientos y se evalúa cómo pueden influir ciertos parámetros del entorno en este comportamiento, lo que ayudará a determinar cuáles son las mejores condiciones en sus instalaciones.
4 Inducción de la reproducción en anguilas
Especie en peligro crítico de extinción, se persigue reproducirlas en medio controlado para poder repoblar sus hábitats naturales. En colaboración con los especialistas de Rara Avis, por primera vez se han utilizado hormonas recombinantes específicas de esta especie para inducir la ovulación en hembras y la espermatogénesis en machos y así poder controlar su reproducción. La estimulación ha tenido un éxito sin precedentes en todos los ejemplares.
5 Recuperación de tortugas y 'head starting'
Cada año llegan al ARCA del Mar de la Fundación Oceanogràfic decenas de tortugas por distintos motivos (pesca accidental, problemas con basuras y plásticos,...) que se logran recuperar; hasta ahora, 61. Además, en el programa de 'head starting', el 100% de las tortugas (16) alcanzaron un tamaño óptimo para su liberación y marcación por satélite, han sobrevivido y están en el mar.

Estudio y conservación

Los trabajos de la Fundación Oceanogràfic se centran en dos grandes áreas: la investigación y la conservación. En la primera de ellas, se abordan estudios de energía y fisiología cardiorrespiratoria de los vertebrados marinos del Oceanogràfic, con el fin de identificar los límites de supervivencia de estos de cara a la disminución progresiva de sus recursos alimentarios en los océanos.

Uno de los veterinarios realiza una ecografía a una de las tortugas en el ARCA del Mar.
Uno de los veterinarios realiza una ecografía a una de las tortugas en el ARCA del Mar. / Oceanogràfic

Así, se están estudiando con focas, delfines, leones marinos y belugas los mecanismos y la función pulmonar, así como el coste energético que supone realizar inmersiones más prolongadas en busca de alimento.

En el caso de las focas, se ha realizado un estudio para determinar la sensibilidad de la técnica de espirometría en la detección de la neumonía; con los delfines, se intenta definir cómo ha de ser la espirometría para diagnosticar sus enfermedades respiratorias; con los leones marinos, una investigación determina su respiración en ejemplares de California; y, en Nausicaa, se analiza su función pulmonar y su tasa metabólica.

El equipo de investigadores de la Fundación Oceanigràfic también trabaja en la imagen médica y la acústica de mamíferos marinos; pero, además, estudia el efecto de las resonancias magnéticas en vertebrados sensibles a campos magnéticos, como las palomas mensajeras. Otro de los amplios campos de investigación que abarca el equipo de la Fundación es el de las tortugas marinas, sobre las que se está evaluando el impacto del síndrome descompresivo y su relación con la mortalidad en tortugas marinas tras la interacción de pesquerías en la Comunitat Valenciana, Brasil e Italia. La Fundación también lleva a cabo un seguimiento exhaustivo por satélite de los quelonios recuperados y, posteriormente, liberados.

Cría de tortuga.
Cría de tortuga. / Oceanogràfic

Enfermedades víricas

La investigación en sanidad marina, bienestar animal y monitorización 'in situ' también ocupa un amplísimo espacio en las tareas de la Fundación Oceanogràfic, con trabajos de medicina forense en fauna marina para evaluar las causas de la muerte de animales varados y llevar a cabo estudios epidemiológicos que detecten virus, así como en el diseño de técnicas de diagnóstico para hallar nuevos virus y cuantificarlos, además del desarrollo de estudios inmunológicos 'in vitro'.

Con la investigación en bienestar animal, las líneas abiertas tratan de definir indicadores de comportamiento que sirvan para valorar el bienestar del delfín mular o de las tortugas marinas, como, por ejemplo, la función inmunológica.

Destaca, entre los numerosos proyectos, el de recuperación de huevos de tiburones y rayas capturados accidentalmente por embarcaciones pesqueras y su uso en investigación y conservación de las especies amenazadas.

Finalmente, la Fundación continúa con el proyecto, en su fase inicial, del uso potencial de leones marinos en el rescate, la seguridad y la asistencia con fines sociales, con entrenamiento de ejemplares de leones seleccionados para el transporte, además de familiarizar a los cachorros con personas y diferentes objetos para favorecer estas tareas.

Un 'arca' marina

La principal actividad de conservación del Oceanogràfic se desarrolla en el Área de Recuperación y Conservación Animal (ARCA) del Mar, en la que, durante el año y gracias a las campañas de concienciación con pescadores y a la acción de la Red de Varamientos (Consellería de Medio Ambiente, Universitat de València y Oceanogràfic), se han atendido hasta mediados de diciembre 61 tortugas varadas o procedentes de pesca accidental, cuatro cetáceos vivos y una musola -tiburón del Atlántico oriental-. Además, desde el ARCA se han promovido trabajos de refuerzo y propagación de especies en peligro de extinción para reintroducirlas en el medio natural. Un ejemplo de ello es el programa 'head starting' o la cría en cautividad de anguilas, tortugas de tierra y de agua dulce, y de gallipato.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos