«Hay que ser muy cautos para evitar perjuicios»

Estado de degradación de uno de los hábitats en Almería./E. González
Estado de degradación de uno de los hábitats en Almería. / E. González

Pepa García
PEPA GARCÍA

Evitar cualquier contacto con la ranita meridional es uno de los primeros consejos que Mariano Paracuellos, coordinador del proyecto 'Hyla del Sureste' da a aquellas personas que quieran colaborar. «Son animales muy sensibles», insiste y advierte de que «hay que ser muy cautos para evitar perjuicios». En concreto, el quitridio, un hongo que está amenazando a la población mundial de anfibios, «se ha demostrado que se transmite con el simple contacto de objetos contaminados de una charca a otra. Por eso, nosotros seguimos un protocolo y limpiamos todo después de explorar una charca». Y explica que afecta a la piel de los anfibios, «la seca -aclara para profanos- e impide que pueda realizar su función circulatoria».

También, informa Paracuellos, «hay que solicitar los permisos preceptivos para usar reclamos de canto o muestrear en espacios protegidos con acceso restringido».

No obstante, valora, la ciencia ciudadana es fundamental para este proyecto, ya que no se dispone de medios para realizar muestreos exploratorios en todo el territorio de las provincias involucradas. Espera que esta iniciativa sirva para detectar las principales amenazas para las poblaciones de 'Hyla meridionalis' y para proponer medidas que favorezcan su conservación y la de sus hábitats. Y recuerda que la proliferación de las especies invasoras es una de las principales amenazas: «la carpa y el carpín eutrofizan el agua porque remueven los fondos e impiden la fotosíntesis de las plantas acuáticas; el cangrejo americano es un depredador de plantas e invertebrados acuáticos, así como renacuajos; y la caña ('Arundo donax') coloniza las pequeñas charcas de cría y consume el agua».

En cualquier caso, «la estandarización de los protocolos de trabajo es un aspecto fundamental si cualquier proyecto de ciencia ciudadana, como este, quiere ser útil para la investigación, gestión, conservación y divulgación de este anfibio a punto de desaparecer en el sureste ibérico», concluye el coordinador Mariano Paracuellos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos