La Verdad

Seguimientos para evaluar la población

Fases de crecimiento. De arriba a abajo, angula fotografiada en el Mar Menor, casi lista para el remonte del río; anguila adulta o amarilla capturada en un azarbe; anguila plateada, preparada para iniciar la migración al mar de los Sargazos. :: javier murcia / david verdiell
Fases de crecimiento. De arriba a abajo, angula fotografiada en el Mar Menor, casi lista para el remonte del río; anguila adulta o amarilla capturada en un azarbe; anguila plateada, preparada para iniciar la migración al mar de los Sargazos. :: javier murcia / david verdiell

Aunque todavía es demasiado pronto para llegar a conclusiones científicas y contrastadas -de momento solo se han llevado a cabo los muestreos de otoño e invierno-, insisten en recordar los responsables del 'Proyecto Anguila' de Columbares, las campañas de prospección permitirán conocer la salud de la población. «Por ejemplo, si hay variedad de tallas, significa que la población es dinámica y está bien», simplifican.

Hasta ahora, las trampas usadas no han permitido encontrar ejemplares juveniles, sí anguilas amarillas, las más pequeñas de 34 centímetros -la luz de malla de la nasa, de 2 cm., no permite capturar ejemplares demasiado pequeños-, y también anguilas plateadas de gran tamaño, «aquellas que están preparadas para iniciar la migración al mar de los Sargazos» para reproducirse y morir, de casi un kilo de peso y más de 75 centímetros de longitud -encontradas en la acequia Aljufía, detallan-. Estos hallazgos han coincidido con el final del invierno, que es la época en que comienzan las migraciones.

Estos ejemplares se diferencian de los no maduros sexualmente (amarillas) en la coloración, «más oscura y metalizada»; el tamaño y forma de la boca, «se cierra y se afina preparándose para el larguísimo viaje, en el que la anguila no comerá nada; la aleta pectoral, se hace más grande para cumplir mejor su función natatoria; y los ojos, se agrandan porque la anguila nadará a mucha profundidad y tiene que aguzar la vista», explican. Según los datos disponibles, en la zona del Mediterráneo necesitan 10 años para completar el ciclo y que se produzca una renovación generacional.