La Verdad

La amenaza de un mundo sin buitres

Una pareja de buitres descienden sobre el cadáver de una res en el valle del río Alhárabe.
Una pareja de buitres descienden sobre el cadáver de una res en el valle del río Alhárabe. / Guillermo Carrión / AGM
  • La prohibición de abandonar ganado muerto en el monte y el diclofenaco siguen diezmando las poblaciones de rapaces necrófagas en España y en el mundo entero

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Acaba de concluir el censo de otoño de buitres leonados ('Gyps fulvus') en el Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega, uno de los mayores santuarios de estas aves en España y punto de reunión, el pasado fin de semana, de más de 70 ornitólogos de todo el territorio nacional -«de 11 provincias y 8 comunidades: Murcia, Comunidad Valenciana, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, La Rioja y Madrid», especifica el coordinador Juan José Molina-. El objetivo era participar en lo que, desde hace casi 42 años, se ha convertido en un acontecimiento para los naturalistas y, en especial, para los amantes de estas aves necrófagas imprescindibles para la salud de los ecosistemas.

Están satisfechos, las cifras -que han superado con creces los mil ejemplares de leonados y rozarán el número más alto contabilizado hasta la fecha- muestran que este territorio de 2.415 hectáreas, enclavado en las hoces del río Riaza (Segovia) y en el Parque Natural del mismo nombre, sigue siendo el que alberga una de las poblaciones más numerosa de buitres de toda Europa.

Fidel José Fernández (Madrid, 1957), presidente del Fondo para el Refugio, es uno de los principales expertos en buitres a nivel europeo y uno de los máximos responsables de que este refugio se haya convertido en lo que hoy es. «Soy de los pocos que quedan de esa época», dice orgulloso de haber sido testigo de uno de los primeros grandes hitos conservacionista en España, que fue su conversión, en 1974-75, en refugio de caza por iniciativa de Félix Rodríguez de la Fuente, entonces vicepresidente de WWF, con el apoyo de propietarios y vecinos de pueblos cercanos.

Entregado al 100% a los buitres y al Refugio -«un tercio de mi vida me la paso en el monte», certifica Fidel José-, este matemático (profesor titular d eAnálisis Matemático en la UNED y catedrático de Instituto de Matemáticas), estuvo recientemente en la Región, invitado por la asociación conservacionista Caralluma para participar en los actos de su 40 aniversario. Aprovechamos para hablar con él sobre la situación de estas rapaces en la Región, en España y en el mundo. Y, al principio, nos advierte: «Tres de las cuatro especies de buitres nidificantes en España están en peligro: el buitre negro ('Aegypius monachus'), el alimoche ('Neophron percnopterus') y el quebrantahuesos ('Gypaetus barbatus')».

-En los últimos años se han conseguido algunos de los censos más abundantes de leonado en el Refugio y aquí, en el Noroeste, se está recuperando bien la población, ¿es síntoma de que la especie mejora?

-Yo creo que la situación real del buitre en España puede ser más preocupante de lo que mucha gente piensa. Hay síntomas de que, lo mismo que ha ocurrido en Los Balcanes, en el Norte de África y en otros muchísimos lugares de Europa (lo del sur de Asia ya ha sido una catástrofe absoluta) puede pasar en España. Ojalá me equivoque, pero podríamos asistir, a nivel nacional, a un declive de las poblaciones de buitres.

-¿Cómo sería un mundo sin buitres?

-Pues no hay más que ver lo que ha pasado en Asia. Allí, de una forma sin precedentes, se han desplomado en poco más de 20 años inmensas poblaciones. Se han perdido millones de buitres. Lo cual ha provocado el avance de enfermedades como la rabia, y de los perros y las ratas, que las transmiten. Ha sido una apocalipsis. Según un artículo de 'National Geographic', solo en la India la muerte de millones de buitres se relaciona con el fallecimiento de 50.000 personas por el avance de estas enfermedades. Y no solo provoca problemas sanitarios, sino económicos, sociales e incluso religiosos. Pero es que, ahora, se está repitiendo en África.

-Y para quienes eso lo ven muy lejano, ¿en Europa, la desaparición de los buitres podría favorecer la propagación de enfermedades?

-Podría. El buitre tiene un sistema digestivo muy ácido, destruye casi todo. En Asia, se ha dado de comer a buitres cautivos del género 'Gyps' animales muertos por ántrax, se han recogido sus heces y habían eliminado la bacteria totalmente. Es muy difícil para un microorganismo pasar por el tubo digestivo de un buitre y salir vivo. Lo hemos dicho en distintos foros y en un escrito que hemos firmado 38 asociaciones de toda España y una de Francia: 'No se puede seguir así'. Los buitres son el sistema más natural, sencillo, barato e higiénico para reciclar los animales muertos, y también el más hermoso.

-¿Cómo ve la situación en la Región, con respecto a los buitres?

-Aquí, gracias a la labor de Caralluma y de todas estas personas, se ha conseguido algo maravilloso que debería ser conocido en toda España: el retorno natural de los buitres haciendo comederos bajo un cielo sin buitres. Es fantástico. Este sistema de Murcia luego lo han copiado en el Norte de Almería, el grupo Mahimón, y han conseguido que vuelvan los buitres a criar allí; ahora lo está haciendo el Fondo Amigos del Buitre, que tiene en Huesca cinco comederos; en Gambia (África), un país arrasado, han creado un comedero para los buitres en un sitio que vivía solo una pareja de cabeza blanca, la última del país, y han venido los buitres de 7 u 8 especies de otros sitios. Este proyecto del Noroeste de Murcia ha sido el embrión de la recuperación que parece que está habiendo.

-¿Qué está ocurriendo en África?

-Otro desastre de una magnitud tremenda: la desaparición de los buitres en gran parte del continente y, ojo, que a todos nos afecta. Está todo interconectado y nos estamos cargando el planeta. Pues ahora en África: en el Oeste ha habido una reducción de más del 90%; en el Este, con las enormes sabanas, han caído más del 60%; en el Norte se ha llegado a la práctica desaparición de los buitres nidificantes; y en el sur, la disminución ha sido brutal.

-¿De cuántos ejemplares estamos hablando? Lo digo porque, según los datos, más de 6.000 buitres han podido morir en España por el diclofenaco de uso veterinario. Eso desde marzo de 2013, que la Agencia Española de Medicamentos lo autorizó, tras prohibirse en 2006 en India.

-Esa es una de las causas de la hecatombe asiática, pero en África no es el caso, aunque ahora se está empezando a dar. Allí, una de las causas de la muerte de buitres es su uso para brujería o aplicaciones medicinales,... Pero hay un problema espantoso, que son los cazadores furtivos de elefantes y rinocerontes. Estos hombres asesinan a los guardas. Van más de 1.000 guardas muertos en los últimos 10 años, según WWF. Es una guerra tremenda, escalofriante. Estos furtivos se dedican, en los últimos años, a llenar de cianuro los elefantes muertos para eliminar buitres, para que no los delaten. Porque, en esas enormes extensiones, los buitres pueden tardar menos en descubrir el elefante muerto de lo que tardan los furtivos en quitarles sus defensas. Los guardas localizan a los furtivos gracias a los buitres y, con un solo elefante lleno de veneno, pueden matar cientos de buitres. La cuestión es que aquí la gente no se da cuenta de la magnitud del problema mundial, por eso se ha creado el Día Internacional de los Buitres (primer sábado de septiembre); también hay muchas personas con la idea de que sobran buitres.

-¿Y sobran?

-De eso nada. Hubo poblaciones mucho más numerosas que las actuales. No hay más que ver, por ejemplo aquí en Murcia, que está todo lleno de nombres que son alusiones a estos animales: Peña del Buitre, Rambla de las Buitreras, Sierra del Buitre, El Pajarón, Cerro de la Milopa... Y en el año 79 crió la última pareja -antes de su recuperación-. El otro día Jesús Rodríguez me estuvo enseñando sitios preciosos de Moratalla, donde claramente podría haber grandes poblaciones de buitres, y las hubo, y todo eso empieza a recuperarse aquí gracias a Caralluma. Pero es un indicio de que la situación es mucho menos halagüeña de lo que parece. El buitre es el vertebrado que más despacio se reproduce en Europa. Y lo mismo que en otros países ha habido un declive muy rápido, puede pasar en España.

-Por cierto, el programa de reintroducción del quebrantahuesos también está funcionando bien.

-En Andalucía, nació el año pasado por primera vez un pollo en libertad que le pusieron de nombre 'Esperanza', que, por cierto, está ahora en Gredos. Este año no ha salido ninguno adelante. De los quebrantahuesos que han soltado en Granada y Jaén, ya hay seis que se han pasado por Montejo de la Vega, cerca de donde crio la especie hasta no hace mucho tiempo. Y en la Sierra de Castril han muerto varios por veneno.

-La enfermedad de las vacas locas llevó a la prohibición de abandonar cadáveres de ganado en el monte para los buitres, ¿fue una medida correcta?, ¿debía haberse permitido ya el regreso de esa práctica?

-Lo de las vacas locas... He estado en muchísimas reuniones por toda España y es uno de los pocos temas en los que todos estamos de acuerdo: lo que han hecho es un disparate. No tiene sentido gastar un montón de dinero, y menos en época de crisis (se calcula que unos 150 millones de euros al año en España), para hacer algo que los buitres hacían gratis; consumiendo combustible fósil para el transporte y la quema de los restos, cuando los buitres se desplazan sin contaminar. Además de gravar a los pastores, que tienen que pagar un seguro, para favorecer a la empresa privada que, en muchas ocasiones, está apoyada o relacionada con el gobierno autonómico de turno. Han creado un negocio a costa de los ganaderos y de los contribuyentes. Pero, además, han creado un problema sanitario real para resolver otro que no existía.

-¿A qué problema se refiere?

-Por ejemplo, el otro día un ganadero de Extremadura contaba que había ido un camión a recoger una vaca que había muerto (sin desinfectar, como deberían hacer), después de haber llevado a otra vaca que había muerto de brucelosis. El camión llegaba lleno de moscas y avispas. 'Pues ese camión no entra en mi finca', dijo el ganadero, que temía que la infección de los cadáveres transportados en el vehículo con anterioridad se extendiera a su cabaña.

-Pero cuando se puso en marcha la controvertida prohibición, ya se sabía que el sistema digestivo de los buitres eliminaba todo rastro del mal de las vacas locas.

-Pues aquí en Murcia, el doctor Juan José Badiola, una de las máximas autoridades en el mal de las vacas locas, participó en 2008 en un congreso organizado por Caralluma, y habló de la capacidad de los buitres para destruir los priones y prácticamente todo.

-O sea, que fue un error.

-Yo creo que lo hicieron, en parte, por países de Europa donde no se dan las mismas condiciones que en España: donde la densidad de población es altísima, no hay un clima como el nuestro, no hay ganadería extensiva como la de aquí y no hay buitres. Han extrapolado un sistema que aquí no tiene sentido aprobar.

Un pastor tiene que pagar, por ejemplo en un caso de Castilla y León, 2.000 euros al año de seguro y tienen que avisar para que vengan a recoger el cadáver y dejarlo en el contenedor pudriéndose mientras tanto (algunos buitres están aprendiendo a abrir los contenedores). Están creando un problema auténtico, con el camión llevando la 'peste' de pueblo en pueblo. Y eso sin hablar de temas más escabrosos: hace años una empresa de Aragón tuvo unas denuncias porque estuvieron tirando un montón de carne de animales muertos al río Cinca y contaminándolo.

-Un grupo de científicos y asociaciones como SEO/Birdlife han iniciado una campaña para que se prohiba el diclofenaco de uso veterinario en España, ¿qué opina?

-Lo de Asia ha sido una gran hecatombe. Al principio no se sabía por qué. Empezó en el sudeste de Asia (Malasia, Camboya, Laos,...) y afectaba sobre todo al género 'Gyps', Por ejemplo, el buitre de bengala, que era una de las rapaces más numerosas del mundo, ha pasado en un tiempo récord a estar en el Libro Rojo de las especies más amenazadas del mundo. Se ha discutido mucho por qué. Y los investigadores concluyeron que el diclofenaco afecta al hígado y al riñón del buitre, pese al durísimo sistema inmune y digestivo, y es el principal causante. Por eso se prohibió en la India, Nepal,... (en 2006) y hace pocos años (en 2013) se autorizó en España. Hay una protesta para que se retire para uso veterinario.

Se refiere Fidel José a la iniciativa de varios científicos españoles, publicada en la revista científica 'Conservation Biology', en la que pidieron la retirada inmediata del producto. Los firmantes eran Antoni Margalida, investigador de la Universidad de Lérida y de la de Berna (Suiza); José Antonio Sánchez Zapata, de la Universidad Miguel Hernández de Alicante; Guillermo Blanco, del Museo de Ciencias Naturales del CSIC; y Fernando Hiraldo y José Antonio Donázar, de la Estación Biológica de Doñana, dependiente del CSIC, y su petición se extendió después a change.org, aunque, de momento, no ha surtido ningún efecto.

-¿Cómo acaba un matemático atrapado por los buitres y las rapaces?

-Yo siempre he estado con los buitres, desde el recuerdo más temprano de mi infancia -a los 13 años ya formaba parte del comité rector de Adena Juvenil-. Por un lado, a mí me gustan las matemáticas, son una cosa sencilla, donde más fácil es ponerse de acuerdo. Me gusta dar clase de matemáticas y me gusta su rigor y sencillez. Y además de que disfruto con mis alumnos, me permite ser independiente, decir lo que pienso. Yo eso lo vi desde pequeñito.

-¿Qué le ha unido a Caralluma?

-Conocí a Juan de Dios Morenilla (presidente de Caralluma) en un congreso de ornitología en Mallorca, en 1989. Pero, anteriormente, yo ya tenía contacto con Jesús Rodríguez Sánchez de Moratalla -uno de los socios fundadores de la asociación-, desde 1978, que visitaba Montejo y me mandaba informes de todo lo que veía por indicación del guarda Hoticiano. Tengo bastante amistad con él y estuvo implicado en las luchas para salvar Montejo.

-En Caralluma se lamentan de que no hay relevo generacional para defender la naturaleza, ¿lo comparte?

-Es una cuestión que está produciéndose a nivel nacional. Hay pocos chicos jóvenes. Me dijo Rafael Galán que en el programa del buitre negro de Andalus llevaban más de 10 años sin ninguna incorporación.