La Verdad

Vigilando al águila perdicera

Vigilando al águila perdicera

En los años setenta habían más de 42 parejas en la Región, pero en 1997 la cifra cayó hasta las 17. Las amenazas que sufren las águilas perdieras son la caza y la persecución con la colombicultura, según los expertos de Medio Ambiente. La electrocución en las líneas abiertas es otro de los factores que ha contribuido a que el número de ejemplares en la Región haya caído en picado en los últimos años. Ahora hay unas 28 parejas. Gracias al plan de recuperación, aprobado en el mes de julio de este año, se están incorporando medidas de protección en el cableado eléctrico y se llevan a cabo tareas para evitar molestias al águila perdicera durante la época de reproducción. Se hace, además, un seguimiento observando las zonas donde viven para ver si hacen puestas de huevos y si los pollos vuelan.