La UCAM desarrollará un método que elimine los tóxicos disueltos en el agua

El consejero Juan Hernández (centro), junto a los socios del Life Clean Up. / Ucam

La UE cofinancia con 1,5 millones el proyecto Life Clean Up, para liberar las aguas residuales de fármacos, pesticidas y detergentes perjudiciales

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

El proyecto europeo Life Clean Up, liderado por la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) y con la colaboración de otras entidades, tiene como objetivo desarrollar un método para eliminar residuos de productos como pesticidas, fármacos o detergentes que escapan a los tratamientos convencionales de aguas residuales.

El proyecto fue presentado ayer en la Consejería de Empleo, Universidades y Empresa. El Grupo de Investigación Reconocimiento y Encapsulación Molecular (REM) de la UCAM, junto con Hidrogea, Hidrotec, Regenera Levante, Centro Tecnológico Nacional de la Conserva y la Alimentación, la Universidad de Bari Aldo Moro y el centro de investigación Consiglio Nazionale delle Ricerche-Istituto per i processi Chimico Fisici, trabajarán en el desarrollo de este novedoso proyecto, que será cofinanciado por la Unión Europea con un millón y medio de euros.

La lista de contaminantes que se pueden encontrar en el medio ambiente (aguas o suelos) es cada vez más amplia. Muchos de ellos derivan de productos de uso cotidiano, como antibióticos, hormonas o tratamientos de cuidado e higiene personal, cuya presencia puede provocar efectos adversos sobre la salud del ser humano, incluso a bajas concentraciones, y sobre el suelo.

Hasta la fecha se han utilizado diferentes tratamientos para eliminar esos contaminantes, pero son varias las limitaciones que presentan, como el elevado coste, el bajo rendimiento o la transformación de algunos compuestos en otros potencialmente más peligrosos.

El grupo de investigación que desarrollará el proyecto estará dirigido por los doctores José Antonio Gabaldón Hernández, Estrella Núñez Delicado, Vicente Manuel Gómez López y María Isabel Fortea Gorbe, de la UCAM. El proyecto tendrá una duración de 36 meses.

«Este nuevo sistema, gestionado por la Oficina de Proyectos Internacionales de la UCAM, incluirá la filtración de las aguas a través de un polímero de ciclodextrinas, donde quedarán retenidos los restos de las sustancias tóxicas, que posteriormente serán tratadas con un proceso de oxidación avanzada», explican desde la UCAM. «Todo ello, realizado sin generar residuos y aplicando el principio de ecoeficiencia energética, ya que la energía necesaria para ejecutar el proceso será obtenida de fuentes de energía renovable», añaden.

José Antonio Gabaldón, investigador principal de esta iniciativa, asegura que «este proyecto tiene un gran interés para la comunidad científico-técnica, ya que permite el desarrollo de una tecnología muy innovadora que podrá eliminar contaminantes emergentes de las aguas depuradas, con un claro beneficio sobre la salud y el medio ambiente». Este experto señala que, «a nivel empresarial, este proyecto proporciona nuevas e innovadoras tecnologías de tratamiento de aguas con multitud de posibilidades de negocio para que las empresas puedan incrementar su estrategia de mercado a nivel nacional e internacional».

«Es una gran oportunidad»

La vicerrectora de la UCAM, Estrella Núñez, considera que «liderar un proyecto de esta envergadura supone una gran oportunidad para la universidad, que contribuirá a desarrollar fuertes lazos de colaboración entre las instituciones participantes, fortaleciendo así la relación universidad-empresa».

Desde la UCAM afirman que la consecución de fondos europeos para el desarrollo de este proyecto no solo contribuye al desarrollo regional, sino que también permite participar en el abordaje de los grandes retos de la sociedad actual, como cuidar la salud y el medio ambiente.

Por su parte, el director general de Hidrogea, Javier Ybarra, explica que «la compañía tiene como objetivo anticiparse a las posibles situaciones futuras para evitar riesgos y cumplir con los más altos estándares de calidad».

Para el correcto desarrollo del proyecto, la empresa Hidrotec y Regenera asumen el rol industrial, encargándose del diseño y la construcción de la maquinaria que integrará los equipos necesarios para retirar adecuadamente los compuestos tóxicos del agua. Hidrogea pondrá a disposición de los socios la estación depuradora de aguas residuales para que se pueda implantar la planta piloto con la nueva tecnología desarrollada en el proyecto y el personal experto.

Fotos

Vídeos