La Región activa el plan para proteger las puestas de las tortugas bobas

Una tortuga boba ('Caretta caretta') durante el desove en una playa; a la derecha, un nido de tortuga boba con los nidos en el interior./ESTACIÓN BIOLÓGICA DE DOÑANA
Una tortuga boba ('Caretta caretta') durante el desove en una playa; a la derecha, un nido de tortuga boba con los nidos en el interior. / ESTACIÓN BIOLÓGICA DE DOÑANA

Del éxito de los desoves en el Mediterráneo depende la supervivencia de la especie vulnerable, en dispersión por el calentamiento global

Pepa García
PEPA GARCÍA

El pasado fin de semana se frustró el primer intento de desove de una tortuga boba ('Caretta caretta') en el Mediterráneo español. Un grupo de pescadores detectó en una playa de Canet de Mar (Barcelona) un ejemplar adulto a la una de la madrugada, pero «la molestaron con los flashes de los móviles y rodeándola, y, finalmente, regresó al mar una hora más tarde sin hacer la puesta», afirma Adolfo Marco, investigador de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) y uno de los mayores especialistas en la especie.

Precisamente para evitar estos «problemas graves», como los califica Marco, el proyecto 'Caretta a la vista', impulsado por la Fundación Biodiversidad dentro del Life Intemares y por la Oficina de Impulso Socioeconómico (Oisma) de la Consejería de Medio Ambiente de la Región de Murcia, celebra mañana una jornada de formación en la 'Detección y protección de la anidación de tortugas marinas. Creación de una red para la atención urgente'. Será en el Centro de Visitantes del Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.

Algunos de los rastros dejados por tortugas bobas en la playa.
Algunos de los rastros dejados por tortugas bobas en la playa. / EBD

A esta cita acudirán técnicos ambientales de la Región y de los ayuntamientos del litoral, de turismo, personal de conservación de playas y de ONG conservacionistas que actúen en la costa, además de personal de la Universidad de Murcia interesado. El objetivo es «aumentar el conocimiento de la especie y los procedimientos que hay que seguir cuando se detecten huellas, crías o puestas de tortugas marinas en las playas», explica Rocío Huertas, coordinadora del programa de voluntariado para la vigilancia de las playas en Calblanque, donde el año pasado se tuvo constancia de varios intentos frustrados de tortugas para desovar.

«La anidación de tortugas marinas en nuestras costas mediterráneas está aumentando muy deprisa. Ya hemos tenido el primer intento en Barcelona y esperamos muchos más. Este va a ser un año grande». Además, añade, «la población debe saber que el éxito de estas puestas tiene una importancia muy grande a nivel ecológico y de dispersión de la especie, ya que es una respuesta global al cambio climático», explica Marco. El especialista asegura que la temperatura del mar alcanza en Murcia ya entre 22 y 23 grados y la de las playas es de entre 30 y 31 grados. Este incremento de las temperaturas ha obligado a las poblaciones de tortugas bobas de otras zonas del mundo a desplazarse a nuestro litoral, que ahora reúne las condiciones para que el ciclo completo de reproducción se desarrolle en el litoral mediterráneo.

Alerta Marco que «existe mucha descoordinación y desinformación» sobre cómo se debe de actuar en estos casos, lo que está haciendo que «se pierdan muchos nidos, que no se pueden proteger». Por eso, considera clave «poner a punto un protocolo en todas las comunidades», cuya redacción, explica, ha aceptado el Ministerio, «pero quiere consensuarlo con todas las comunidades autónomas en una reunión sectorial». Mientras que se ultima este documento vital para la supervivencia de la tortuga boba, Marco tranquiliza: «Muchas comunidades han puesto ya en marcha algunos de sus elementos».

También considera fundamental Marco «la formación de expertos dentro del personal que ya trabaja en playas y divulgar -también a la población en general- información muy directa de cómo identificar las tortugas, los nidos y los rastros y cómo intervenir y protegerlas».

Para contribuir al éxito de las dispersión de esta especie, en unos días se pondrá en marcha el programa de voluntariado en Calblanque, en el que participarán Anse, la Asociación de Vecinos Cobaticas-La Jordana y la Asociación Calblanque que, por turnos y en grupos, realizarán recorridos a primera hora de la mañana para detectar nidos o huellas, avanza Rocío Huertas; y advierte que en cualquier playa puede ocurrir y que «cuantas más personas sepan cómo reaccionar para dar una buena respuesta, más posibilidades de éxito habrá».

¿Cómo actuar si encuentra crías, un rastro o una tortuga?

Aunque la jornada formativa que se celebra mañana está especialmente destinada a personal técnico cuyo ámbito de trabajo sea el litoral, la Oficina de Impulso Económico del Medio Ambiente no olvida que la formación de toda la ciudadanía es fundamental para que los desoves y las puestas lleguen a término. Por eso, mañana presentarán la campaña 'Caretta a la vista', que, preparada con la colaboración de la Universidad de Vic, difundirá material divulgativo para saber cómo actuar. Pero, resume Adolfo Marco, de la Estación Biológica de Doñana, lo fundamental es «si ves una tortuga por la noche en la playa, no está varada, no está enferma, está desovando: no la toques, no saques fotos con flash, no la deslumbres, evita ponerte en su campo de visión, mírala desde su espalda y evita los ruidos. Si lo haces así, la tortuga hará un agujero, pondrá los huevos y camuflará el nido antes de volver de nuevo al mar». Pero, sobre todo, advierten Rocío Huertas y Adolfo Marco, «llama inmediatamente al 112, que saben cómo actuar».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos