La recuperación del patrimonio arqueológico da sus primeros pasos

Desentubamiento de la Aljufía, junto al Molino del Amor./HUERTA VIVA
Desentubamiento de la Aljufía, junto al Molino del Amor. / HUERTA VIVA

El desentubamiento de la Aljufía, la restauración de los molinos del Batán y del Amor y actuaciones en La Contraparada están ya en marcha

Pepa García
PEPA GARCÍA

El primer tramo de la Aljufía que volverá a ver el cielo ha empezado a desentubarse, es el del entorno del Molino del Amor, histórico edificio en fase de restauración y que se convertirá en el Centro de Agroecología de la Huerta de Murcia, asociado a huertos sociales y de ocio gestionados desde el centro. Este simbólico momento, muy esperado por vecinos y asociaciones conservacionistas, es solo el principio de lo que esperan suponga la recuperación completa de una de las dos acequias mayores de Murcia, tras la aprobación, el pasado jueves por el Pleno, de una moción que insta a la protección y rehabilitación de la acequia mayor de Aljufía por sus valores culturales, ambientales y paisajísticos.

A esta iniciativa, se suman la restauración del Molino del Batán, que ha comenzado con la intervención en el torreón del siglo XII y en el puente del siglo XVIII, que recuperará el agua para contextualizarlo y se asociará a un jardín autóctono, de 5.000 metros cuadrados, para hacerlo visitable, y a la posterior restauración del molino (hoy propiedad privada). Igualmente, el Ayuntamiento trabaja con Anse en la zona de La Contraparada, donde se ha empezado a intervenir en la Poza de Benito y está previsto que se abra en breve el centro de interpretación del agua y las infraestructuras hidráulicas, apunta Navarro, y adelanta que junto a la recuperación del palmeral de Zaraíche (ya en marcha) y del Castellar de Churra (encargado el proyecto), se prevé la recuperación del Molino de la Pólvora, «otro de los prioritarios», aclara el concejal Antonio Navarro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos