La plataforma contra la línea de alta tensión acudirá a Bruselas

Manifestación contra la línea de alta tensión en Totana./P. ALONSO / AGM
Manifestación contra la línea de alta tensión en Totana. / P. ALONSO / AGM

Ayuntamientos y vecinos de Totana y Aledo alegan contra el nuevo trazado de la macroplanta de Zarcilla a la subestación de Totana

Pepa García
PEPA GARCÍA

El próximo viernes 20 de octubre concluye el plazo para presentar alegaciones contra el nuevo trazado de la línea de alta tensión que pretende servir para evacuar la energía producida por la macroplanta solar de Zarcilla de Ramos (Lorca) hasta la subestación de Totana, que cuenta con una gran oposición entre los vecinos de Totana y Aledo.

Hasta ayer ya eran, entre firmas y alegaciones presentadas, más de 5.000 los vecinos y organismos que han manifestado de nuevo su oposición a esta línea proyectada por la empresa X-Elio, pero desde la plataforma esperan superar las 14.000 alegaciones reunidas contra el trazado anterior. La línea atraviesa ambos municipios por zonas eminentemente agrícolas -de cultivo de uva de mesa y de hortalizas-, pero también sobrevuela viviendas y naves ganaderas y agrícolas. Entre los organismos que han presentado alegaciones están los ayuntamientos de Totana y Aledo, cuyos alcaldes han manifestado en varias ocasiones y públicamente su apoyo a los vecinos, que llevan ya dos años de movilizaciones para intentar que se modifique el proyecto de esta línea.

Fuentes de X-Elio reconocen que la actual modificación, ahora en fase de exposición pública, responde al requerimiento del Ministerio que, «tras las alegaciones presentadas en el anterior proceso de exposición (y gracias a ellas) detectó un error y dos erratas en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), que corregía en una DIA posterior (abril de 2017). Esto nos ha obligado a modificar 15 kilómetros del trazado de manera sensible y puntual», aclaran desde la compañía.

Los vecinos piden al Ministerio que anule las declaraciones de impacto ambiental por no cumplir la legalidad

El portavoz de la Plataforma contra la LAAT, Claudio Pallarés, asegura que ahora son más de un centenar más los afectados -cerca de 600- y que «ninguno de nosotros, ni los anteriores ni los actuales, vamos a dejar de luchar». En concreto, explica, «en mi caso, me afectaba en dos fincas y ahora no pasa sobre ninguna de ellas, pero estoy más cabreado que antes, porque soy el portavoz de la plataforma y pienso que están intentando comprarme». Según denuncian desde la plataforma, «la empresa está enviando a representantes a visitar a los vecinos afectados ofreciéndoles dinero y, si no aceptan y firman, les amenazan con que no van a recibir un duro».

A este respecto, desde la empresa aseguran que «no hay ninguna intención de dividir a los vecinos. Hemos ido más allá de lo que exige la ley, al ser un proyecto de utilidad pública, en el intento de llegar a acuerdos con los vecinos como nos instaron desde el Ayuntamiento de Totana. Para ello, una empresa especializada está ofreciendo condiciones más ventajosas a los propietarios de los terrenos por los que pasa la línea. Quien acepte los acuerdos se ahorra el proceso de expropiación y cobra más dinero», apuntan representantes de X-Elio. No obstante, desde la empresa aseguran que «nos hemos puesto a disposición de los alcaldes y de la plataforma para lo que necesiten para combatir la idea que tienen de que se ha actuado con ocultismo»

No obstante, como afirma el propio alcalde de Totana, «la gente no quiere la línea, hay un clamor social contra ella. Y el Ayuntamiento va a secundar y apoyar lo que decida la plataforma vecinal».

En opinión de García Cánovas, que aclara que, «desde el Ayuntamiento nunca hemos estado en contra de la planta de energía solar, sería mejor una planta más cercana a la subestación y no con 40 kilómetros de línea, para que no afecte a tantos vecinos» y pone como ejemplo la construcción de otra planta, entre Totana y Alhama, que va a soterrar la línea y que «no ha tenido ninguna contestación social. Eso se podría hacer, pero X-Elio no lo contempla», añade el alcalde totanero.

Asimismo, junto al alcalde de Aledo, Juan José Andreo, están a la espera de mantener una reunión con el alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, para ver si se suma al frente vecinal, «aunque lo vemos difícil», apostilla García Cánovas.

«Sin planta, no hay línea»

Hartos de ver cómo X-Elio desoye las demandas vecinales, la plataforma ciudadana anuncia que iniciará, cuando acabe el plazo de alegaciones, el camino a Bruselas. «Lo primero que vamos a hacer es recurrir a la Defensora del Pueblo Europeo y de ahí para arriba», asegura el portavoz de la plataforma. Y anuncia que hace unas semanas presentaron, ante el Ministerio y el Área de Industria de la Delegación del Gobierno, un escrito en el que denuncian que se han emitido las dos DIA «sin haber dado participación ni haber realizado el trámite de consultas previsto en la legislación aplicable» y solicitan que «se declare de nulidad la DIA del proyecto de Central Solar Fotovoltaica de 333 MW en Lorca» por haberse «vulnerado el procedimiento legalmente establecido».

Según la plataforma, «nunca hemos ido contra la energía limpia, pero X-Elio no atiende nuestras reivindicaciones, así que, acabada la planta, se acaba con la línea» y advierten desde el colectivo vecinal que estas mismas justificaciones legales las llevarán hasta Bruselas. Además, no descartan iniciar nuevas acciones por la vía judicial.

Igualmente, aseguran que la semana próxima volverá a reunirse la plataforma para establecer un nuevo plan de actuación, que incluirán más movilizaciones.

Fotos

Vídeos