Piden a la CHS un caudal ecológico para las acequias de la Huerta de Murcia

Merancho de Gil (Llano de Brujas). /Vicente Vicéns/ AGM
Merancho de Gil (Llano de Brujas). / Vicente Vicéns/ AGM

Catedráticas de Ecología de la UMU advierten de que se ha invertido mucho en la recuperación de especies ahora en riesgo

Pepa García
PEPA GARCÍA

La red de riego tradicional de la Huerta de Murcia alberga especies de fauna acuática de interés, cuyas poblaciones, recientemente recuperadas por la mejora de la calidad de las aguas del Segura, se encuentran ahora amenazadas por el cierre de acequias anunciado y puesto en marcha, del 1 de noviembre al 15 de enero, por la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS). Para evitar que las poblaciones de anguilas europeas ('Anguilla anguilla'), en peligro crítico de extinción a nivel mundial; de galápagos leprosos ('Mauremys leprosa'), protegidos por la Directiva Hábitat de la UE; y de barbos del sur ('Luciobarbus sclateri'), casi amenazada en la Región, de la red de acequias mueran, las asociaciones Huerta Viva, Ecologistas en Acción, Anse y Columbares, así como las catedráticas de Ecología Rosario Vidal-Abarca y Mª Luisa Suárez, ambas del grupo de investigación de Ecología de Aguas Continentales de la Universidad de Murcia (UMU), se han unido para presentar un escrito a la CHS pidiendo «la circulación de un caudal mínimo de agua, al menos por las acequias mayores de la Huerta de Murcia, Aljufía y Alquibla, que garantice la supervivencia de las especies de fauna que habitan en ellas».

Tal y como demuestran los resultados de los censos que en los últimos años realizan asociaciones como Columbares y Anse, en las acequias y azarbes de la Huerta de Murcia las poblaciones de anguilas, consideradas extintas hace una década, están recuperándose. «No tiene sentido que se hayan empleado recursos económicos y humanos en la recuperación de especies como la anguila y ahora que se va recuperando, se ponga en peligro. Es absurdo», afirma Rosario Vidal-Abarca. E insiste en que «la idea fundamental es que, en nuestra cuenca, los ecosistemas están acostumbrados a los periodos de sequía, pero no a que la red funcione como una instalación de fontanería. No hace falta que el caudal sea excesivo, incluso, algún día pueden quedarse sin agua, pero no secas durante tres meses». Y, sobre todo, la catedrática recuerda que el agua que se suelte en las acequias «no se pierde, se percola y se recupera cauce abajo a través de los azarbes. Tenemos que dejar de pensar que las acequias son solo un sistema de canales de transporte de agua; son un sistema de vida y, ya que no hay ningún plan de protección de la huerta, su entorno y sus canalizaciones, la CHS debería de ser su garante y sensible a los ecosistemas y valores naturales y sociales que alberga».

Además, aseguran los firmantes de la petición a la CHS, las acequias constituyen corredores ecológicos de importancia al aumentar la conectividad de los hábitats y la porosidad del territorio, y contribuyendo a la conservación y la viabilidad de muchas poblaciones silvestres, «funcionalidad que se elimina completamente si se corta el agua».

Recuerdan que el agua «no se pierde, se filtra y se recupera río abajo»

La medida adoptada por la Junta de Gobierno de la CHS, consideran los firmantes de la petición, tendrá un efecto negativo sobre la vida en estos cauces, pues la falta prolongada de agua puede suponer la extinción definitiva de especies cuya recuperación ha resultado muy costosa. Además, advierten, «se producirían mortandades masivas de peces con los consiguientes problemas de salubridad y molestias a la población, a la vez que el deterioro de la calidad del hábitat por la descomposición de estos organismos».

Así, consideran fundamental mantener un caudal mínimo de agua circulando por estos cauces durante todo el año. Y, «en caso extremo, se podría mantener la vida realizando sueltas cada quince días, que renueven el agua de las pozas de las acequias mayores. Así, un gran número de organismos podría refugiarse en ellas, evitando mortandades masivas».

Fotos

Vídeos