La movilidad sostenible es algo más que un carril bici

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ PÉREZPRESIDENTE DE MURCIA EN BICI

Murcia destaca entre las ciudades con peor infraestructura ciclable de España (OCU, marzo de 2017), por lo que no está en condiciones de renunciar a ningún carril bici. El lema de la próxima semana europea de la movilidad 'Sharing gets you further' (compartiendo te proyectas) nos invita a adaptarnos al futuro cambiando los modos de desplazamiento. El modelo urbano basado en el coche particular, colapsando el corazón de las ciudades, envenenando pulmones, aturdiendo tímpanos y confundiendo neuronas, pertenece al pasado. Ciudades como San Sebastián, Sevilla, Valencia, Vitoria o Zaragoza, entre otras, ya han iniciado su transformación, por lo que no es necesario mirar allende los Pirineos para asomarnos al futuro. Para 'compartir y proyectarnos' se necesita esfuerzo común, como usar la bici a diario en trayectos de corta y media distancia, el coche compartido en trayectos coincidentes y el transporte público, entre otras opciones. Por supuesto que nada será posible sin el desarrollo de infraestructuras eficaces y el aporte adecuado de recursos, incluso incentivando estas opciones con rebajas fiscales.

Con esta vocación, la adaptación de las vías o la creación de nuevas vías ciclistas debe ser un complemento a una política global de movilidad. La reacción inicial, de una parte de la ciudadanía, contra la instalación de carriles bici es una constante en todas las ciudades que han mejorado su movilidad, y Murcia no va a ser una excepción. La aceptación de los carriles bicis con el tiempo es parte del proceso, al favorecer una movilidad segura, saludable, no contaminante y adaptable a todas las edades (modelo 8-80 años).

Sin embargo, la creación de vías ciclistas debe responder a objetivos definidos y técnicamente contrastados, evitando la sensación de estar ante una burbuja de carriles bici producto de una política errática. La ejecución del carril bici de las avenidas de Los Dolores, Miguel Indurain y Reino de Murcia fue comunicada por la Concejalía de Tráfico al Observatorio Municipal de la Bicicleta (OMB) en septiembre de 2016, alegando «criterios técnicos del ámbito de la ingeniería civil y la ordenación automatizada del tráfico», en contra de la opinión de la mayoría de quienes participaron en el debate y a pesar de que la anterior reunión de la Comisión de Infraestructuras del OMB priorizó otros ejes de carriles bici. La eficacia de esta infraestructura podrá demostrarse cuando conecte con una verdadera red ciclista que, de forma centrípeta, lleve las bicicletas al centro de la ciudad.

Mientras tanto, el debate técnico y el devenir político se ven superados cada vez que la realidad dramática del tráfico se impone, no con la muerte de un ciclista, sino con la de una persona que, de forma legítima, circula por una vía pública y que podría ser cualquiera de nosotros o de nuestros seres queridos. Cada acto de violencia vial tiene sus causas y sus responsables, tanto directos como indirectos, y no se puede mirar para otro lado. Los usuarios de las carreteras y las administraciones deben de ser conscientes de la necesidad de actuar de forma contundente y razonada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos