Javier Murcia Requena: «El futuro está en el mar y debemos cuidarlo»

Javier Murcia Requena, con su equipo de fotografía, dispuesto a sumergirse en los fondos de La Azohía./José Luis Alcaide
Javier Murcia Requena, con su equipo de fotografía, dispuesto a sumergirse en los fondos de La Azohía. / José Luis Alcaide

«Un día decidí cambiar la pesca submarina por inmortalizar especies con la fotografía», recuerda el buceador y fotógrafo submarino

Pepa García
PEPA GARCÍA

Javier Requena Murcia (Cartagena, 1974) no puede vivir lejos del mar. Instalado en San Pedro del Pinatar, este buceador profesional y técnico superior en Cultivos Marinos es uno de los más reconocidos fotógrafos submarinos de la Región, no en vano es el autor de tres libros que repasan la flora y fauna del medio marino, dándola a conocer a la población. Si se asoman a sus redes sociales, será raro que encuentren un día en el que no cuelgue alguna impactante foto de la vida bajo el agua. Colaborador habitual de Hippocampus, su interés por la biología le ha llevado a continuar formándose. «Empecé Biología, pero no la acabé por las asignaturas de números. ¡Me llevaban de cabeza!», reconoce.

-Por su profesión y su afición es un espectador privilegiado de lo que sucede en el fondo del mar, ¿cómo vive la acumulación de residuos que sufre el mar, en especial, el Mediterráneo?

-Bueno, por desgracia, todos los mares están sufriendo ese problema, y el Mediterráneo es uno más. Causa mucha tristeza observar la cantidad de basura que se acumula en nuestros fondos, desde neumáticos hasta botellas de vidrio o latas de refresco... ¡Un verdadero mar de desechos!

Vertidos marinos: «Causa mucha tristeza ver la cantidad de basura que se acumula en nuestros fondos»

-¿Cree que tiene solución? ¿Qué podemos hacer para evitar que el Mediterráneo acabe enterrado en plásticos y otros desechos?

-¡Concienciar! Mucha educación medioambiental y empezar a concienciar a los más jóvenes.

-Es uno de los referentes en fotografía subacuática en la Región, ¿cómo nació esta afición y profesión? ¿Recuerda el primer día?

-Sí, el pasar mucho tiempo en La Azohía forjo esta afición. Desde que tengo 5 o 6 años he buceado en 'snorkel' -con máscara, tubo y aletas- y realizaba pesca submarina con los amiguetes. Un día me dije: ¿por qué no hacer otro tipo de pesca como inmortalizar especies a través de la fotografía? Y así empezó todo, con máquinas desechables...

Mar Menor: «Sus aguas se han aclarado, pero el año pasado tuve esa misma sensación y, en un abrir y cerrar de ojos, volvió la 'sopa verde'»

-En sus redes sociales es raro el día que no cuelga alguna fotografía maravillosa de fauna y flora del Mediterráneo o del Mar Menor, ¿cómo está evolucionando el medio, se deteriora rápido o, por el contrario, estamos haciendo algo bien y se van recuperando los fondos, las especies...?

-Bueno, el Mediterráneo es un ecosistema frágil y aun así aguanta las embestidas del ser humano. Otros no están teniendo la misma suerte, como la laguna costera del Mar Menor, que es un ecosistema gravemente dañando y va a necesitar muchos años de recuperación. También estamos haciendo cosas buenas, como las reservas marinas, la última, la de Cabo Tiñoso.

-Ha usado su afición a la fotografía submarina como medio para concienciar a la gente, ¿qué destacaría de cada uno de sus libros?

-Tengo tres libros propios y he participado en varios trabajos relacionados con el tema. Mi primer libro fue 'Guía de la flora y fauna marinas del Mar Menor', un trabajo necesario, ya que no existía ningún libro sobre la biodiversidad de este entrañable ecosistema. El segundo fue 'Vida bajo el mar Mediterráneo', un viaje por los distintos ecosistemas del Mare Nostrum y sus especies más emblemáticas que cuenta con apartados sobre pesca y conservación; está escrito en inglés y en castellano. El tercero es un libro interactivo sobre la 'Posidonia oceanica' titulado 'El bosque verde' y es en exclusiva sobre la riqueza que habita en las praderas de fanerógamas.

El mayor logro medioambiental: «Declarar más reservas marinas que conservan grandes riquezas de fauna y flora»

-¿Algún libro en proyecto?

-Bueno, estoy con varios, muy distintos unos de otros, pero todos enfocados a la fauna y flora del mar Mediterráneo.

-Supongo que los libros que publica pretenden ayudar a concienciar a la población, ¿lo consiguen?

-Eso espero, muestro a través de las imágenes la belleza que esconden nuestros fondos. Creo que la población está más concienciada con el paso de los años.

-¿De qué foto está más orgulloso?

-Hay muchas fotos de las que estoy orgulloso, especialmente de las de conservación. Pero tengo una de un caballito enmallado en una red de pesca en el Mar Menor que me gustó mucho por lo que transmite y por el impacto que causó. Porque una imagen vale más que mil palabras.

-¿Cuál es la foto que sueña hacer y no ha conseguido todavía?

-Muchas... Miles de ellas...

-Vertidos de aguas fecales, salmuera, basura,... ¿por qué cree que tratamos tan mal el mar?

-Falta de concienciación... El ser humano piensa que el mar es un gran vertedero y que puede soportarlo todo, que es grande y que es indestructible... Y están muy equivocados. Tratamos con un ecosistema muy frágil. Lo mínimo que podríamos hacer los humanos para compensar los servicios prestados por el Mediterráneo (y resto de mares) es que sus aguas estén limpias y repletas de comunidades animales y vegetales sanas. El futuro está en el mar y debemos cuidarlo.

-¿Considera que las medidas de conservación de la naturaleza en la Región son adecuadas?

-Soy de los que piensan que siempre se puede (o es necesario) hacer más, pero también pienso en las limitaciones económicas, técnicas, etc. Sin embargo, para el medio ambiente, siempre se debe tener la actitud de mejorar lo que hay.

-Como observador de lujo, ¿cómo encuentra el Mar Menor esta primavera? ¿Tendremos un verano de 'sopa verde' o la cosa está mejorando?

-Una pregunta muy difícil. De momento, sus aguas se han aclarado bastante, hace unos días estuve buceando con una visibilidad bastante aceptable, pero el año pasado tuve esa misma sensación y, en un abrir y cerrar de ojos, volvió la 'sopa verde' con el aumento de la temperatura.

-¿Cuál es el problema medioambiental que más le preocupa?

-La contaminación y la pesca incontrolada. La pesca industrial es lo opuesto a la pesca artesanal, cada vez más en desuso. A diferencia del pescador concienciado, conocedor de los límites de los recursos que explota, los armadores de muchos barcos pesqueros suelen ser simples inversores cuyas miras solo analizan los posibles beneficios a corto plazo.

-Y, ¿el mayor acierto?

-El mayor logro es declarar más reservas marinas, zonas donde se prohíbe la pesca o está muy controlada y se conservan grandes riquezas de fauna y flora.

-Parece que poco a poco la sociedad se conciencia y los colectivos profesionales se van implicando en la protección de la naturaleza, ¿qué diría a la gente para que se vuelque con esto?

-Que ese es el buen camino para un futuro mejor.

«No hay duda de que mi rincón favorito de la Región de Murcia es La Azohía. Desde bien pequeño, he pasado los veranos allí, disfrutando de la naturaleza, sus playas, sus montañas... Ahí fue donde empecé a bucear y a sentir el gusanillo de la fotografía», reconoce este buceador profesional que se sumerge casi a diario, la mayoría de las veces con su equipo fotográfico a cuestas, para subir a la superficie las maravillas que todavía atesoran nuestros mares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos