Arquitectura ejemplar pero singular

Casa cueva. Vivienda semienterrada en Águilas, ejecutada con criterios de arquitectura solar o bioclimática. Arquitecto. Tomás Menor, 2012. /Sonia M. Lario / AGM
Casa cueva. Vivienda semienterrada en Águilas, ejecutada con criterios de arquitectura solar o bioclimática. Arquitecto. Tomás Menor, 2012. / Sonia M. Lario / AGM

El Espacio Doméstico de Blanca (Edom) de Enrique Nieto; el Centro de Salud del Infante (Murcia), de Tomás Menor; el Centro de Educación Ambiental de la CAM en Torre Guil, de Ignacio Blanco; la rehabilitación de la Imprenta Regional, de Pablo Carbonell (Ecoproyecta); el Centro de Interpretación de Almadenes (Cieza), de Adhoc msl; La Casa de la Tierra, de Antonio Abellán; los apartamentos bioclimáticos de La Rafa (Bullas) y la sede de la Fundación Parque Científico (Espinardo), de Fernando de Retes son ejemplos de una arquitectura que apuesta en la Región por el respeto al planeta. Una arquitectura ejemplar, aunque hay otras muchas, pero singular, ya que, por desgracia, no está generalizada en el territorio regional.

No obstante, para sus autores, esto son solo gotas de agua en un océano que debería tener su base en el urbanismo: implementar medidas para facilitar una movilidad que acabe con el consumo de las energías fósiles; devolver el protagonismo al peatón en las ciudades; desarrollos urbanísticos que reduzcan el efecto albedo de calentamiento y permitan filtrar el agua; ciudades compactas, de alta densidad y con un sistema verde que compense, y apoyadas en la tecnología.

Fotos

Vídeos