Andrés Zabala: «Es una pena que haya sendas que no sigan activas para poder disfrutar de su historia»

Andrés Zabala posa sentado en el embarcadero de secano que tiene en su huerto del paraje de Los Molinos, en Alhama./P. ESPADAS
Andrés Zabala posa sentado en el embarcadero de secano que tiene en su huerto del paraje de Los Molinos, en Alhama. / P. ESPADAS

«Los participantes en las travesías respetan y aman la naturaleza, aunque siempre hay una oveja descarriada», afirma el cofundador de la agrupación deportiva Leiva

PACO ESPADASALHAMA

De carácter afable y muy ligado a eventos sociales. Así se podría definir a Andrés Zabala, un hombre que pasó por la política en un periodo de su vida como concejal socialista, también fue uno de los vecinos elegidos para dar la salida a las fiestas de los Mayos, como «corremayo mayor». Pertenece a la asociación de ocio y tiempo libre y cultura La Rana Verde, Andrés Zabala (Alhama de Murcia, 1965) es actualmente un cargo de confianza en la empresa ElPozo Alimentación, es componente de la agrupación deportiva Leiva, la misma que ha dirigido durante 17 años y que ha organizado eventos deportivos medioambientales por toda la Región. Esta última faceta ha hecho que este hombre sea un gran conocedor de los rincones más insospechados de nuestra tierra, a la vez que combinaba deporte y aventura.

-¿Qué es la Agrupación Deportiva Leiva?

-Como su propio nombre indica, es una agrupación creada por un grupo de amigos con inquietudes deportivas. Fue pionera en Alhama de Murcia y abarcaba diversas actividades como la práctica de esquí, escalada, windsurf, kayaks y orientación y travesías de montaña. Esta última actividad nos dio a conocer a nivel regional, desde sus inicios hace ahora 28 años.

Para ser más sostenibles: «No tenemos que olvidar que la naturaleza es la madre y hay que cuidarla y valorarla»

Conservación: «Todo es mejorable, pero, en líneas generales, el estado de nuestros espacios naturales es bueno»

-¿Cuántos años dirigió la asociación?

-Comencé en el cargo allá por el año 2000, aproximadamente. En ese periodo, he vivido muchos momentos inolvidables, así como otros no tan buenos. Esta asociación continúa en activo, aún la sostenemos aquel grupo de amigos que quedamos con ganas de trabajar en el proyecto, el mismo que iniciamos con gran ilusión.

-Cuente sus experiencia en Leiva

-El estar en la dirección de eventos como las travesías de montaña me ha hecho llegar a conocer a muchas personas, así como la trastienda de la organización de eventos deportivos. A nivel personal, me ha enriquecido en mi conocimiento regional medioambientalmente hablando, pudiendo disfrutar de mi gran pasión, que es el senderismo y la orientación conjunta, cosa que siempre me ayudó a desconectar de mi rutina diaria.

-¿En qué consiste una travesía?

-Se trata de hacer un recorrido ya marcado en un mapa con la misma media de regularidad, siempre por espacios naturales sin medidas de restricción. Siempre se realizan de noche y hay de dos distancias, una de 10 kilómetros y otra de 20. En la actualidad y desde el pasado año, se hacen al atardecer por imperativo legal, pero son muchos los participantes que finalizan entrada la noche.

-¿Cuáles han sido sus mejores travesías en la Región?

-Entre tantas que he realizado, es muy difícil elegir. Cada una de ellas tiene su encanto. Particularmente, las he vivido con la misma intensidad e ilusión. Pero, sin lugar a dudas, las más importantes son aquellas que luego son comentadas como las más duras, tanto por el terreno como por una meteorología adversa. Una de las de más encanto y más bonita fue la que realizamos en Calasparra, por su entorno y su recorrido por los márgenes del río Segura.

También puedo destacar la del Valle de Ricote, partiendo de Ulea y pasando por el Azud de Ojós. Estos rincones tienen una belleza especial que tan solo se puede percibir haciendo este tipo de actividad. Me viene a la memoria la travesía por las costas de Lorca, en Puntas de Calnegre, por su espectacular orografía y con olor a mar. Rincones con mucho encanto, pero sin despreciar el resto de rincones de la Región, así como sus gentes, las mismas que nos han acogido gratamente en cada una de ellas.

-¿Qué opinión tiene del estado de conservación de esos lugares?

-Soy de los que piensan y creen que todo es superable y mejorable, pero, en líneas generales, el estado de conservación de nuestros espacios naturales es bueno. En ocasiones, en los preparativos hemos localizado sendas que ya estaban perdidas y que hemos intentado recuperar. Es un pena que estas sendas perdidas no se mantengan limpias y activas para poder disfrutar de sus recorridos e historia. La gran mayoría de ellas se utilizaron históricamente como enlace de diversos lugares, las conocidas como vías verdes, cañadas reales y veredas.

-¿Qué tipo de personas suelen participar en estas pruebas?

-Suelen tener el perfil de aquellos que aman y respetan el entorno y el medio ambiente, gustan de disfrutar de la naturaleza y el senderismo, siempre buscando cómo orientarse de forma aventurera, aunque, en ocasiones, suelen encontrarse ovejas descarriadas que no lo son, pero solo en alguna ocasión.

-¿Cuáles son sus sensaciones en sus espacios naturales preferidos?

-En Calasparra encontré un rincón que, quizás por ser de tierra de secano, fue encantador; las sombras de los arboles, el ruido del agua y las aves transmiten una paz extraordinaria. El estrecho de la Arboleja, que se encuentra en Aledo, es un rincón para visitar por todo amante de la naturaleza. El Salto del Usero de Bullas que es un lugar apacible y, sin lugar a dudas, mi Sierra Espuña, de la que destacaría un lugar muy pintoresco en el que en el pasado se proyectó la construcción de una presa, quedando las excavaciones a medio hacer. Allí ha quedado una zona de túneles y galerías en las que ha vuelto a crecer la vegetación, creando un entorno muy curioso. Este lugar se ubica al principio de la rambla de Algeciras, a la altura de la pedanía alhameña de Gebas.

-¿Cuál es su aportación para que el mundo sea más sostenible?

-Nos encontramos inmersos en una sociedad de consumo y tecnológica, pero no tenemos que olvidar que la naturaleza es la madre. Así que, debemos concienciar a toda la sociedad de que tenemos que contribuir a mantener, cuidar y valorar el medio ambiente con creatividad, que es la inteligencia para divertirse cuidando el entorno que nos rodea, estas son las herramientas que yo suelo usar.

«Es el lugar perfecto para contactar con la madre naturaleza»

«Se trata de un lugar idílico para mí, quizás lo he creado yo mismo sin darme cuenta, añorando algunos rincones que se han quedado dentro de mi ser por todo lo que he recorrido y conocido por la Región de Murcia. Me refiero a una parcela de terreno, situada al pie de Sierra Espuña, la misma que heredé de mis padres. Allí puedes encontrar desde olivos centenarios a una parra, un pinar, unos limoneros y hasta un pequeño muelle con su barco encallado», cuenta Andrés Zabala sobre su sitio predilecto. «Es el lugar perfecto para contactar con la madre naturaleza, dejarme llevar a cada uno de esos rincones, un sito especial a la entrada a Sierra Espuña, en el idílico paraje de Los Molinos, por donde discurren las aguas de riego a la sombra de grandes arboledas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos