El Acuario de la UMU bucea entre corales y tiburones

El Acuario de la UMU bucea entre corales y tiburones

El centro de investigación descubre datos de la biología de estos dos tipos de animales marinos, amenazados por la sobrepesca y el cambio climático, con un seguimiento continuo en sus tanques

Pepa García
PEPA GARCÍA

Se han convertido en un referente mundial en la reproducción en cautividad de especies marinas como los amenazados caballitos de mar (diez distintas, incluido 'Hippocampus guttulatus' del Mar Menor y el Mediterráneo), los tiburones (hasta 7 distintas de las 9 que albergan sus tanques: tiburón de puntas blancas de arrecife o 'Triaenodon obesus', tiburón de puntas negras de arrecife o 'Carcharhinus melanopterus', tiburón bambú o 'Hemiscyllium ocellatum', tiburón gato o 'Chilloscyllium punctatum', tiburón gato o 'Atelomycterus marmoratus', tiburón cebra o 'Stegostoma fasciatum', pintarroja o 'Scyliorhinus canicula' y alitán o 'Scyliorhinus stellaris'); y los corales con reproducción sexual y asexual. Una experiencia que les ha permitido desarrollar estrictos protocolos que garanticen el éxito de la reproducción y la posibilidad de contar con un 'stock' con el que atender la demanda de acuarios públicos del territorio nacional y europeo, e incluso intercambiar ejemplares con centros evitando las capturas en mar abierto que esquilman las poblaciones.

Ahora, con el proceso de ampliación de las instalaciones en marcha, el Acuario de la Universidad de Murcia, bajo la dirección técnica de Emilio Cortés, va a seguir profundizando en el conocimiento de la biología y los eventos reproductivos de los tiburones. «Se ha profundizado mucho en el estudio del tiburón de puntas blancas», afirma el investigador Emilio Cortés, que recuerda que «todos los tiburones están en peligro potencial por la sopa de aleta de tiburón. En los últimos años, las capturas han bajado mucho, pese al incremento del esfuerzo pesquero, porque la presión es brutal. Esto es un gran problema porque nos estamos cargando la cima de la pirámide trófica». No obstante, apunta Cortés, todavía es una cuestión bastante controvertida por la aversión que esta especie genera en la población, un miedo casi atávico, y recuerda que quizá sea el hombre el responsable de la desaparición de un ser vivo que lleva muchos cientos de millones de años sobre la Tierra sobreviviendo a extinciones debido a su gran capacidad de adaptación a los cambios ambientales. Como ejemplo, basta citar que los tiburones cuentan con todas las estrategias de desarrollo embrionario que se dan en el reino animal.

Seguimiento exhaustivo

Tres años completos, 24 horas al día durante 365 días. Así es el seguimiento que los investigadores del Acuario de la UMU han realizado del tiburón de puntas blancas de arrecife ('Triaenodon obesus'). Con la colaboración del Centro Cultural Puertas de Castilla, instalaron un sistema de cámaras con el que han grabado todos sus movimientos durante los últimos tres años. Una información que han ido repasando y analizando puntualmente para descubrir datos desconocidos hasta la fecha de este tiburón que se reprodujo por primera vez hace seis años en los tanques del acuario, una experiencia pionera a nivel europeo. «Este año han nacido un macho y una hembra que nos hemos quedado aquí», explica orgulloso Emilio Cortés, que cuenta que en el Oceanogràfic de Valencia y en el Acuario de Madrid tienen ejemplares criados en Murcia.

La vida en directo

Pendientes de publicar todavía el artículo científico en el que darán a conocer todas las novedades que han descubierto durante el seguimiento de los puntas blancas, adelanta Cortés que disponen del 'timing' de todo el ciclo reproductor, tanto cortejos, como cópula y parto de esta especie, en el que comienza dando vueltas y parándose, se va poniendo nerviosa, va cambiando la posición de las aletas pélvicas cuando está dilatando,... Incluso, anuncia el director del Acuario de la UMU, «hemos descubierto cambios en los tipos de natación que tienen lugar durante el parto».

La puesta en marcha del nuevo tanque, que «estará listo para después del verano», anuncian desde el Acuario universitario, les va a permitir centrar sus investigaciones en una especie pequeña de tiburón martillo que vive en aguas de Florida y es conocida como tiburón bonete ('Sphyrna tiburo'). A esta especie también la someterán a un seguimiento 24 horas al día con cinco cámaras y durante un periodo de dos o tres años. Mientras, profundizan en el análisis de datos y las mediciones que les permitirán conocer con precisión qué energías pueden influir en procesos biológicos como cortejos, cúpulas y partos y qué relación tienen con ciclos lunares, iluminación y circunstancias especiales como las mareas.

Corales y cambio climático

La puesta en marcha del tanque de 60.000 litros de agua para los corales, «uno de los más grandes de Europa», tendrá que esperar, sin embargo, a que el Ayuntamiento de Murcia apruebe la financiación para el Acuario, a la que el alcalde ya dio su visto bueno verbalmente, y a que la Comunidad Autónoma libere la partida presupuestaria comprometida.

Alimentación con jeringuilla de un coral no fotosintético.
Alimentación con jeringuilla de un coral no fotosintético. / Acuario UMU

«Con los corales llevamos trabajando desde que se inauguró el acuario (ya 12 años), sobre todo con especies formadoras de arrecifes que viven en simbiosis con las algas. Y también estamos investigando los corales no fotosintéticos, que viven en cuevas y zonas oscuras», explica Cortés. Y asegura que han obtenido resultados muy interesantes sobre la reproducción asexual, pero también sobre la sexual, que «sucede muy puntualmente, en momentos del año que coinciden con un ciclo lunar y mareas determinados, que favorecen la dispersión de los gametos que darán como resultado un elevado número de larvas». Así, al tiempo que muestran al gran público, muchos de ellos escolares, los resultados de la ciencia que desarrollan, han consolidado los procesos de reproducción y mantenimiento de un elevado número de especies de corales tropicales que se consideran complicadas, incluso solo su mantenimiento en cautividad.

«El nuevo tanque nos facilitará la obtención de muchos datos de reproducción, crecimiento y adaptación a condiciones del medio que son especialmente útiles en un momento en el que los arrecifes están sometidos a mucho estrés por efecto del cambio climático, como aumento de la temperatura del mar, acidificación del agua,...», explica Cortés, y lo harán reproduciendo modelos similares al medio natural.

Entre las curiosidades, cuenta que los corales no fotosintéticos se alimentan exclusivamente de plancton, desde diminutos organismos como el bacterioplancton hasta crustáceos de varios centímetros: «Llegan a comer cantidades ingentes, hasta medio kilo por metro cuadrado». Unos descubrimientos esenciales, junto con las corrientes necesarias para que puedan vivir y alimentarse apropiadamente, y el tipo de alimento que les proporciona mayor energía para crecer más rápido. Conocimientos básicos para que estos animales sobrevivan en óptimas condiciones en cautividad y para conocer las amenazas que se ciernen sobre las comunidades que viven en el mar.

Sin prisa pero sin pausa, el Acuario de la UMU también acaba de iniciar un proyecto, en colaboración con el Acuario de Madrid, sobre la reproducción de una especie de coral del Mediterráneo emparentado con las especies no fotosintéticas tropicales que se han logrado reproducir en el Acuario de la UMU.

«Ahora tenemos también preparado un proyecto para investigar a fondo las condiciones, el tipo de alimentación y las corrientes apropiadas para mantener los corales del Mediterráneo», avanza Emilio Cortés, que vendrá, paso a paso, con la ampliación de la superficie expositiva: tanque del Mar Menor, tanque de corales del Mediterráneo, aumentar el de la pradera de Posidonia...

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos