La Verdad

No es el Mar Menor, es el Ártico

El mar del Ártico bajo el hielo normal (izq.) y con floración masiva de fitoplancton (dcha.).
El mar del Ártico bajo el hielo normal (izq.) y con floración masiva de fitoplancton (dcha.). / NASA GODDARD
  • El 30% del hielo permite que prolifere el plancton por su delgadez

Las imágenes que ilustran esta información no son de las aguas del Mar Menor, son del Ártico, pese a que su verdor anuncian una explosión de fitoplancton. Fue en 2011 cuando se observó por primera vez una 'imposible' floración masiva de fitoplancton bajo el hielo marino del Ártico. Todo un misterio, ya que se consideraba que había demasiada oscuridad para que cualquier cosa que requiera fotosíntesis sobreviviera.

Investigadores de la Escuela John A. Paulson de Ingeniería y Ciencias Aplicadas (SEAS, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Harvard (EE UU) han descubierto ahora que el adelgazamiento del hielo marino del Ártico puede ser responsable de estas floraciones y otras que se produzcan en el futuro, causando potencialmente una interrupción significativa en la cadena alimentaria del Ártico.

El fitoplancton sostiene toda la red alimentaria del Ártico, de forma que, cada verano, cuando el hielo del mar se retira, la luz solar provoca una floración masiva del plancton. Esto atrae a los peces, que llaman a depredadores más grandes y proveen alimento a las comunidades indígenas del Ártico. El fitoplancton no debe ser capaz de crecer bajo el hielo porque refleja la mayor parte de la luz solar, bloqueando la posibilidad de que alcance el agua de debajo.

Pero, en las últimas décadas, el hielo del Ártico se ha vuelto más oscuro y más delgado debido al aumento de las temperaturas, permitiendo que más luz solar penetre aguas abajo. Han ido aumentando las grandes y oscuras masas de agua en la superficie del hielo, conocidas como estanques de fusión, disminuyendo la reflectividad del hielo; además de que el hielo que permanece congelado es cada vez más fino.

«Nuestra gran pregunta fue, ¿cuánta luz solar se transmite a través del hielo marino, tanto en función del espesor como del porcentaje del estanque de fusión?», dice Chris Horvat, primer autor del documento y estudiante graduado en Matemáticas Aplicadas en SEAS. «Lo que encontramos fue que pasamos de un estado donde no había ningún potencial para las floraciones de plancton a regiones masivas del Ártico susceptibles a este crecimiento», relata. El modelo matemático del equipo dio como resultado que el mayor culpable es el espesor del hielo.

Hace 20 años, solo entre el 3% y el 4% del hielo marino del Ártico era lo suficientemente delgado para permitir que grandes colonias de plancton florecieran. Hoy, casi el 30% del hielo que cubre el Ártico permite esa floración bajo el hielo en los meses de verano. «En los últimos 30 años, ha cambiado dramáticamente la ecología en esa área», apunta Horvat.

Los investigadores del trabajo, publicado en 'Science Advances', esperan que su modelo sea útil para planificar futuras expediciones para observar estas floraciones y medir el impacto que este cambio tendrá en los ecosistemas.