La Verdad

El Club Atalaya repasa la historia del ecologismo y su presencia en la política regional

  • Contará con destacados activistas del movimiento conservacionista

Dentro de los actos organizados por el Club Atalaya de Cieza para celebrar sus 50 años de vida, mañana, a las 20 horas, se celebra una mesa redonda que, bajo el título 'Ecología y política en la Región de Murcia', contará con destacados activistas del movimiento conservacionista para repasar la historia del ecologismo en la Región de Murcia. Pedro Costa Morata, ingeniero, sociólogo, fundador del Grupo Ecologista Mediterráneo (GEM) y Premio Nacional de Medio Ambiente 1998; Rubén Vives López, productor de planta autóctona y forestal, fundador y activista de Ecologistas en Acción Región de Murcia; Alejandro Romero Anglés, maestro de Primaria, fundador de Asociación Naturalistas del Sureste, socio fundador de Murcia en Bici y colaborador de SEO; y Andrés Pedreño Cánovas, profesor de Sociología en la UMU, fundador del Grupo Ecologista Grana y diputado de Podemos en la Asamblea Regional, harán «un recorrido por los casi 40 años desde que el ecologismo social irrumpió en la Región. Más de tres décadas en las que destacan, entre otras luchas, las primeras campañas por la defensa y conservación de nuestros espacios naturales, las protestas y movilizaciones por el Segura y el uso racional del agua, la defensa del litoral y el desastre ecológico de la Bahía de Portmán, las campañas contra las nucleares, por las energías limpias o, más recientemente, contra el cambio climático y la contaminación».

Una historia que, recuerdan sus protagonistas, arranca con la oposición a la central nuclear de Cope a principios de los setenta y la aparición de los primeros grupos naturalistas y ecologistas: Anse, GEM, GERM, Grupo Ecologista Campo Cartagena. Y en la que se dan momentos clave como las primeras jornadas ecologistas de la Región (Cartagena, 1980) y la posterior eclosión de numerosos grupos en localidades como Lorca, Molina, Cartagena, Abarán, Noroeste, Altiplano, Sierra Espuña,... algunos de los cuales confluyeron luego en la Garba Ecologista, después en Aedenat y, en 1998, en Ecologistas en Acción.