La Verdad

Murcia se adhiere al pacto por la soberanía alimentaria y la sostenibilidad del territorio

Vista panorámica de la huerta en la zona de las pedanías de La Ñora y Guadalupe.
Vista panorámica de la huerta en la zona de las pedanías de La Ñora y Guadalupe. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM
  • Todos los grupos del Ayuntamiento se comprometen a conservar los suelos fértiles y los territorios agrícolas históricos

Partido Popular, PSOE, Ciudadanos, Ahora Murcia y Cambiemos Murcia suscribieron el pasado jueves, en el último Pleno celebrado en el Ayuntamiento de Murcia, una declaración institucional en apoyo al pacto estatal por la soberanía alimentaria, la educación ambiental y la sostenibilidad del territorio.

Este pacto, que surge de las I Jornadas de la Federación Intervegas celebradas por primera vez en Granada, tiene como objetivo salvaguardar los territorios agrarios históricos de las 17 comunidades autónomas españolas antes de que su deterioro, desnaturalización y abandono lo hagan imposible. Y, al mismo tiempo, coordinar a todas las organizaciones, colectivos e instituciones que trabajan con este fin.

Miembro de la Federación Intervegas, la asociación Huerta Viva de Murcia propuso a los grupos políticos del Ayuntamiento de Murcia adherirse al pacto estatal, que presentaron una moción conjunta en el último pleno. Una iniciativa que contó con el respaldo de todos ellos. En el documento suscrito, los cinco partidos representados en el Ayuntamiento se comprometen a «promover y ejecutar medidas para proteger los territorios agrarios históricos, en nuestro caso, la huerta de Murcia con su red de regadío tradicional y la vegetación y fauna asociada, así como los cultivos en el campo de secano y sus sistemas de recogida y acumulación de agua». Igualmente, la propuesta secundada por el Ayuntamiento en Pleno propone potenciar el desarrollo de actividades agroecológicas como medida de protección y sostenibilidad a largo plazo, dinamizar el sector agrario y trabajar por erradicar en él su precariedad laboral, promover la biodiversidad agraria y la conservación de las variedades locales y reconocer el papel de los agricultores como modeladores del paisaje, custodios de la biodiversidad y protagonistas en la lucha para frenar el calentamiento global.

Mimar el campo productivo

Hasta la fecha, explica el arquitecto y activo miembro de Huerta Viva Enrique de Andrés, en España existen siete parques agrarios: en Fuenlabrada (Madrid), Bajo Llobregat, Sabadell y Gallecs (Barcelona) Soto del Grillo (Rivas, Madrid), Valle del Guadalhorce (Málaga) y La Güerta (Villena, Alicante). Una figura de protección de ámbito local que permite preservar espacios periurbanos productivos de la expansión urbanística de la ciudad y de los desarrollos industriales.

Estas iniciativas que funcionan con éxito, la primera de ellas fue la del Bajo Llobregat, mejoran la soberanía alimentaria de los núcleos urbanos y su calidad de vida, poniendo al alcance de los habitantes un comercio de cercanía, generando recursos económicos, al tiempo que preservan el patrimonio cultural y el valioso suelo fértil.

«Sería deseable que, igual que existen los parques naturales para proteger la biodiversidad vegetal y animal silvestre, se desarrollara una figura legal que proteja el suelo fértil y los espacios agrícolas», plantea José Antonio Moreno, de Huerta Viva, de manera que deban ser tenidos en cuenta cuando se desarrollan las planificaciones urbanas.

Satisfechos por la unanimidad con la que se ha aprobado esta moción conjunta, que confían sirvan para dar un empujón a la redacción del Plan Especial de Huerta de Murcia -«habríamos avanzado mucho para la protección de este espacio», apuntan-, así como la revisión del PGOU, consideran que las iniciativas puestas en marcha hasta la fecha dejen de ser «anécdotas que dependan de la voluntad política y propuestas deslavazadas y fragmentadas».

Intercambio de conocimiento

Además, entre los compromisos adquiridos en Pleno, el Ayuntamiento se ha comprometido a apoyar la celebración de las IV Jornadas Federación Intervegas a finales de 2018 que, de 2015 -fecha de la primera jornada en Granada- a 2031 se ha propuesto como objetivo celebrar una jornada en cada una de las 17 comunidades autónomas españolas, con el fin de implicar a corporaciones municipales e instituciones provinciales y regionales de cada una, como ya ha ocurrido en Granada y en Villena. El objetivo de estos encuentros es «crear un espacio en el que compartir información y el trabajo realizado, exponer las problemáticas y retos a los que se enfrenta cada territorio agrario y consensuar nuevas líneas de trabajo conjunto».