Tras el gen para resistir la sequía

Alfonso Navarro prepara el cultivo de bacterias en la cabina de flujo laminar. / JUAN CARLOS CAVAL / AGM
Alfonso Navarro prepara el cultivo de bacterias en la cabina de flujo laminar. / JUAN CARLOS CAVAL / AGM

Con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad, se han embarcado en una nueva investigación, se felicitan los miembros del grupo de Micología-Micorrizas de la UMU, Asunción, Alfonso, José Eduardo y Francisco, cuyos resultados pueden ser transcendentes en la adaptación al cambio climático de los cultivos, especialmente en el árido territorio murciano.

La secuenciación del genoma completo de la trufa del desierto ('Terfezia claveryi') les descubrió una acuaporina, «gen muy interesante y relacionado con el transporte del agua», aclara Alfonso Navarro, que ahora se ha empeñado en hacerle un seguimiento intensivo. Para ello le 'pegará' una proteína fluorescente que sirva de chivato para «conocer cómo, cuándo y dónde se expresa, lo que nos permitirá entender la resistencia a la sequía».

Aunque en fase muy preliminar, Alfonso Navarro y todo el equipo confían en que esta investigación les permita aumentar la resistencia de las plantas al estrés hídrico y que los resultados sean extrapolables, con posterioridad, a otras especies vegetales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos