Descubren un tratamiento contra la enfermedad que mata a la nacra

Una nacra ('Pinna nobilis') crece entre una pradera de posidonia, en el medio natural./Oceanogràfic
Una nacra ('Pinna nobilis') crece entre una pradera de posidonia, en el medio natural. / Oceanogràfic

El Oceanogràfic de Valencia consigue que los ejemplares en cautividad sobrevivan, lo que aporta esperanzas para salvar la especie mediterránea

Pepa García
PEPA GARCÍA

La luz se enciende en el horizonte, la supervivencia de la amenazada población de nacra ('Pinna nobilis'), autóctona del Mediterráneo, tiene desde hoy una sólida esperanza de sobrevivir. Un equipo de trabajo del Oceanogràfic de Valencia acaba de lograr, por primera vez en el mundo, detener la enfermedad parasitaria que ha arrasado la población de este bivalvo y que hasta hace poco era desconocida en esta especie. Precisamente esta afección ha causado estragos en la población de nacra -eliminado el 80% de las poblaciones-, lo que ha llevado al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) a que su situación sea declarada «catastrófica».

«La nacra es molusco bivalvo más grande del Mediterráneo, del que es endémico, vive principalmente en las praderas de 'Posidonia oceanica' y puede llegar a medir más de un metro de longitud y sobrepasar los 20 años de edad», detallan los investigadores del Oceanogràfic.

Las poblaciones españolas han resultado esquilmadas en la mayor parte del litoral mediterráneo, desde que a mediados de septiembre de 2016 empezaran a resultar atacadas por la enfermedad parasitaria que las matas. A fecha de hoy, «se ha constatado un descenso de ejemplares superior al 80%, en la mayoría de casos, y llegado en muchos puntos al 100%. A día de hoy solo se consideran libres de la enfermedad las poblaciones de nacra de la costa norte de Cataluña -y algunos ejemplares de las encañizadas del Mar Menor-, pero se teme que pronto puedan verse afectadas», explica el equipo de investigadores.

Cambios en la salinidad y temperatura del agua, y en la alimentación logran su supervivencia

Los especialistas sospechan que el protozoo 'Haplosporidium' es la causa de la masiva mortalidad observada en los últimos años en las costas españolas y que podría comprometer la supervivencia de la especie. «Ante esa dramática realidad, técnicos, biólogos y veterinarios del Oceanogràfic de Valencia han conseguido tratar satisfactoriamente y por primera vez varios ejemplares de esta especie, que está protegida por la Directiva Hábitats de la UE e incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, lo que supone un hallazgo de trascendencia para la pervivencia de este bivalvo, de gran relevancia en el ecosistema marino, dado que, entre otras razones, estas nacras, que favorecen la biodiversidad marina, producen un ecosistema alrededor de sus valvas en el que se reproducen y viven otras especies de micro invertebrados», afirman en un comunicado desde el Oceanogràfic.

Reproducción en tanques

Los esperanzadores resultados se han dado dentro de un proyecto, promovido por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Mapama, que en octubre pasado declaró de emergencia el rescate de 215 ejemplares de nacra y su mantenimiento en distintos centros especializados para tratar de garantizar su supervivencia. Esta operación extraordinaria está coordinada por el Instituto de Investigación en Medio Ambiente y Ciencia Marina (Imedmar) y cuenta con la participación del Instituto Español de Oceanografía (IEO) de Murcia, el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA) de Huelva, el Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA), en Tarragona, y el Oceanogràfic de Valencia.

Entre los centros implicados en este proyecto, el Oceanogràfic albergó una parte de ellos con el objetivo de «conseguir la maduración gonadal de la especie y lograr su reproducción en cautividad para su posterior reintroducción en el medio natural». Ahora, el equipo de Cuarentena del Oceanogràfic ha logrado tratar con éxito los primeros cuatro ejemplares que albergó -hace dos semanas recibieron 5 más- «mediante la introducción de cambios en salinidad, temperatura del agua y alimentación en las instalaciones preparadas para este proyecto, que desarrollan de forma conjunta la Fundación Oceanogràfic y el instituto Imedmar (Universidad Católica de Valencia)», detallan.

¿Serán inmunes?

«La supervivencia de estos cuatro ejemplares, originalmente infectados pero ya completamente recuperados, podría suponer un hito histórico para la conservación de la nacra, ya que abre una vía de esperanza para la recuperación de la especie», valoran desde el Oceanogràfic los responsables de la investigación. Hasta ahora, según aseguran, ningún otro ejemplar infectado había sobrevivido y «se desconoce, por el momento, si estos individuos, una vez superada la enfermedad, habrán podido desarrollar algún tipo de inmunidad que los haga más resistentes a una posible reinfección.

Por todo ello, los técnicos e investigadores del Oceanogràfic, gestionado por Avanqua, del grupo Global Omnium, y su Fundación siguen trabajando en el marco de los múltiples proyectos de investigación y conservación que actualmente llevan a cabo, «para comprender mejor esta grave enfermedad en las nacras y su propagación entre ejemplares. El objetivo es seguir avanzando en el éxito del tratamiento de la enfermedad y su posible control, al menos en las poblaciones mantenidas en cautividad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos